10 curiosidades sobre la Torre de Londres

2

Oficialmente conocida como Palacio Real y Fortaleza de su Majestad, la Torre de Londres es uno de los monumentos más populares del Reino Unido. Utilizada como fortaleza militar, armería o prisión, ésta ha tenido un destacado papel en la historia de Inglaterra. Hoy desde El Ibérico os comentamos algunas curiosidades de uno de los emblemas de Londres. 

1. La mayor colección de joyas del mundo

Hoy en día la Torre de Londres ha pasado a ser básicamente una atracción turística. No obstante, uno de sus usos más populares es el de centro de custodia de las joyas de la Corona Británica.

Joyas de la corona británica en la Torre de Londres

Ésta colección está integrada por unas 23.500 piezas, que incluyen insignias, joyas y otros elementos como espadas y cetros utilizados en actos oficiales, y con un valor aproximado de 20.000 millones de libras está considerada la colección de joyas más valiosa del mundo.

2. La huida de Ranulf Flambard

A pesar de que no era su propósito primario, desde el año 1.100 fue utilizada como prisión. A la vista de lo sucedido queda claro que este complejo no estaba preparado para albergar ningún reo, y es que la primera persona que fue encerrada consiguió fugarse.

El honor corresponde a Ranulf Flambard, obispo de Durham, que logró huir descolgándose de la ventana de la Torre donde era vigilado usando una cuerda que había camuflado en un barril de vino que utilizó para emborrachar a los guardias que tenían como misión vigilarle.

3. Más de un centenar de ejecuciones

A pesar de su reputación como lugar de tortura y muerte, el número de ejecuciones es relativamente pequeño si tenemos en cuenta los acontecimientos acaecidos en casi el milenio de vida de la Torre.

Desde 1388 hasta 1780 hay 122 ejecuciones confirmadas en las instalaciones de la Torre o sus inmediaciones, especialmente Tower Hill, y la mayoría de ellas fueron por decapitación. En el período de 1914-1916, en el transcurso de la Primera Guerra Mundial, se ejecutó a otras 10 personas bajo el cargo de espionaje, haciendo uso de un pelotón de ejecución, y la última víctima fue el alemán Josef Jacobs en 1941. La silla donde estaba sentado el espía nazi en el momento de su muerte aún se conserva.
poppies-primer-guerra-mundial-tower-london

4. Robo de las llaves

En noviembre de 2012 un fallo en la seguridad de la Torre permitió que un ladrón robara un juego de llaves. Éstas permitían la entrada al restaurante y varias salas de conferencias de la fortaleza, pero tras el incidente y por seguridad se procedió a la substitución de todas las cerraduras del complejo.

5. El zoo de la torreEsculturas de animales en la Torre de Londres

Su utilización como zoológico real o casa de bestias se prolongó por más de 6 siglos, y entre los animales que integraron la colección había osos polares, elefantes, leones, canguros o avestruces. Hoy en día éstos han sido substituidos por esculturas y una de las puertas tiene el nombre de ‘La puerta del león’ en honor a los animales que un día residieron en ella.

6. Los guardianes de la torre

'Beefeaters' o 'Yeomen Warders' en la Torre de LondresLos populares beefeaters que se ofrecen a ser fotografiados junto a los visitantes pueden despertar simpatía, pero lo cierto es que el acceso a dicha posición es muy complicado. Quienes desean convertirse en un Yeomen Warders (nombre oficial que reciben los guardianes de la Torre de Londres) deben contar con al menos 22 años de servicio en las fuerzas armadas y un historial inmaculado que incluya las medallas al servicio prolongado y a la buena conducta.

7. Patrimonio de la Humanidad

En 1988 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y se destacó su excepcional estado de conservación. Hoy en día su mantenimiento corre a cargo de la institución benéfica Historic Royal Palaces.

8. Privilegios del condestable

En ausencia del rey o reina, la administración de la Torre de Londres corresponde al condestable a cargo. Tradicionalmente era una posición de gran importancia, y en contraprestación por sus servicios gozaba de ciertos privilegios como apropiarse de cualquier carro que cayese en el foso de la torre, la titularidad de todos los cisnes que fueran a nadar a las proximidades de la torre o una suma de dinero por cada barco de pesca y/o transporte que pasara cerca de ésta.

9. Apariciones en la Torre

Varias personas han coincidido en afirmar que han sentido o presenciado fantasmas. Los más famosos son
los de Ana Bolena, Enrique VI o la condesa de Salisbury Margaret Pole, pero quizás el más llamativo es el fantasma de un oso pardo que formó parte de la colección de animales primigenia.

10. Los cuervos de Carlos II

Es conocida por casi todos la tradición de mantener un mínimo de 6 cuervos en el complejo. El motivo se debe a que cuando el supersticioso monarca Carlos II solicitó que estos fueran expulsados a petición de John Flamsteed, el astrólogo real, se le avisó que ello conllevaría la caída de la Torre Blanca y, con ello, de la monarquía inglesa.

Tras ello no sólo ordenó que éstos debían permanecer en la torre, sino que también obligó a que se les alimentara con carne y una jarra de cerveza diaria al objeto de evitar su huida. Hoy en día su alimentación se limita a grano e insectos, y se garantiza su permanencia en el complejo recortando una de sus alas.

Cuervos ante la Torre de Londres

 

 

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

2 comentarios

  1. Holas!
    Es increíble cuantas historias en una misma locación, sin duda en Inglaterra saben explotar el turismo, le “sacan el jugo” a cada m2.
    Nuestro edificio histórico mas simbólico es El Cabildo, que data de tiempos de la revolución y comienzos de la independencia de España.
    Este período de la historia me recuerda que por aquí anduvo el General Whitelocke con sus tropas en 1807, tal vez hicimos mal en rechazarlos, hoy estaríamos mejor a nivel país, no te digo como el Reino Unido o Hong Kong, quizás como los “Aussies” 😀
    Perdón por el desvarie =D
    Hasta luego!

  2. Totalmente de acuerdo con usted en aquello de que saben mejor que nadie explotar su historia, son genios del marketing. Porque entre nosotros, entre Shakespeare y Julio Cortázar no hay color, ya me gustaría ver al primero escribiendo un relato sobre como subir una escalera y hacerlo de la forma tan divertida en que lo hizo el genio argentino.

Deja tu comentario