7 semejanzas entre Cervantes y Shakespeare

2

Uno fue novelista y el otro dramaturgo; uno soldado, y el otro actor; el primero procedía de familia de doctores y juristas, el segundo de padres analfabetos. Las diferencias entre ambos caracteres son innegables, pero al mismo tiempo se pueden destacar muchos puntos de conexión entre “el manco de Lepanto” y “el bardo de Avon“. Y aprovechando el 400 aniversario de la muerte de ambos genios, hoy desde El Ibérico destacamos las similitudes entre los padres de la lengua española y la inglesa:

No se conoce que aspecto tenían

Al pensar en su apariencia física, a todos nos viene a la mente un hombre de pelo cano, con una amplia frente y un pronunciado bigote en el caso de Cervantes, mientras que en el caso de Shakespeare el retrato es el de un personaje de pelo oscuro y rizado con un aro en el lóbulo izquierdo. Pero por muy populares que ambas imágenes sean, lo cierto es que en ambos casos éstas no son más que un acto de conjetura sobre el verdadero aspecto físico que ambos tenían. Pese a la celebridad que ambos llegaron a tener, no se cuenta con ningún retrato contemporáneo, y aquellos que se han popularizado fueron realizados una vez habían muerto, basándose en información poco precisa y pudiendo darse el más que probable caso de que la imagen transmitida por generaciones tenga poco o nada que ver con la que en realidad ambos tenían.

Inventores de las palabras y expresiones y referentes universales

Se suele calificar a ambos como los padres y más importantes referentes para la lengua española y la inglesa, y dada la magnitud de su trabajo esta afirmación no resulta del todo exagerada. En el caso de Cervantes, su obra más famosa, Don Quijote de la Mancha, ha sido considerada como la primera novela moderna y uno de los mayores referentes para la literatura universal, siendo el libro más traducido sólo por detrás de la Biblia y que en su día influyó a toda la narrativa europea. En el caso de Shakespeare, llega incluso a marcar un antes y un después en la historia de la literatura inglesa, y se le atribuye la creación de hasta 1.700 términos y cientos de expresiones que revolucionaron el idioma.

Ambos tienen una etapa de su vida que se desconoce

Durante gran parte de su vida fueron celebridades, y su fama fue en aumento tras su muerte, pero existe en uno y otro una parte de su vida que resulta totalmente desconocida y en la que prácticamente no hay datos registrados. En el caso de Cervantes, no se conoce con exactitud ni el día de su nacimiento ni el nivel de estudios que alcanzó. Más allá de esta primera fase, Miguel de Cervantes pasó 5 años de su vida como esclavo en Argelia, una etapa de la cual apenas trascienden una serie de informaciones poco precisas. En el caso de William Shakespeare, tampoco se sabe con certeza ni el día de su nacimiento ni a qué se dedicaba antes de su llegada a la capital inglesa. Mientras que algunos historiadores creen que su huida a Londres estaba motivada por una acusación de caza ilegal de ciervos, otros creen que lo hizo por motivos laborales, dado que su trabajo era el de cuidador de caballos de los dueños y actores de los teatros o que incluso se unió a una compañía a su paso por su lugar de nacimiento.

Las obras de Shakespeare llegan a los escenarios de Londres en 37 idiomas

Sus obras figuran entre las más representadas

Si hubiera que realizar un top ten sobre las obras de teatro más representadas, sin lugar a dudas Shakespeare ocuparía las posiciones más destacadas. Hay consenso en destacar a Romeo y Julieta, Hamlet y El sueño de una noche de verano como las obras más reproducidas en todo el mundo, hasta el punto que se cree que estas obras son reproducidas entre cuatro y seis veces diarias. En el caso de Cervantes, su obra Don Quijote es la que ocupa un lugar más que destacado en el mundo del cine. Fue llevada por primera vez a la gran pantalla en 1898 por la compañía francesa Gaumont, y en las cientos de películas y series que se han hecho sobre el hidalgo caballero destacan obras tan exóticas como la coproducción ruso búlgara  Don Kikhot vozvratshchayetsya  realizada en 1996 por el director Oleg Grigorovich, la serie británica-estadounidense  The adventures of Don Quixote  realizada por Alvin Rakoff o la más reciente película  Tang Ji Je De,  una producción china en la que un Don Quijote con superpoderes se enfrenta a las fuerzas del mal.

obra-don quijote de la mancha-miguel de cervantes

Shakespeare inspiró una de sus obras en el trabajo de Cervantes

Pese a las muchas especulaciones al respecto, está absolutamente descartado el que Shakespeare y Cervantes se conocieran personalmente. Quizás sí que quepa la posibilidad de que entre ambos hubiera cierto sentimiento de admiración. Y con total seguridad se puede afirmar que ambos actores conocían de forma parcial el trabajo del otro. Tanto es así que se atribuye a Shakespeare la autoría de la obra Historia del loco Cardenio, o simplemente Cardenio, un personaje oriundo de Sierra Morena y mencionado en la primera parte de El Quijote y en torno al cual Shakespeare basó una obra que en su día fue llevada al teatro en varias ocasiones pero cuyo contenido hoy se ignora dado que los únicos textos escritos desaparecieron en un incendio del teatro donde estaban depositadas.

“Casi” murieron el mismo día

Quizás la mayor leyenda en torno a las similitudes que unen a ambos personajes es la que afirma que murieron el mismo día. Pero habría que precisar que su muerte se produjo el mismo día, con diez días de diferencia. Cuando se elaboró el calendario romano se dotó al año de un total de 365 días, obviando el hecho de que la traslación de la tierra entorno al sol es ligeramente superior. Ese desfase llegó a ser notable tras el paso de los años, afectando gravemente a las cosechas, de modo que el Papa Gregorio XIII organizó un comité de sabios que propuso, entre otras medidas, saltarse diez días del calendario. Mientras que el nuevo calendario gregoriano fue adoptado de forma casi inmediata por los países católicos, su implantación en el resto de naciones fue gradual. Y dado que en el caso de Inglaterra y sus satélites la aceptación de tal calendario no se produjo hasta 1752, esto dio pie al curioso hecho de que mientras la fecha de la muerte de Cervantes fue el 23 de abril de 1616 en el calendario Gregoriano, el de Shakespeare también lo fue en mismo día, pero del calendario Juliano, lo cual equivalía al 3 mayo en el país hispano.

El misterio en torno a sus tumbas

Y si las semejanzas entre ambos le acompañaron durante su vida, cabría decir que también lo han hecho tras su fallecimiento. Y es que ambos casos hay cierto misterio en torno a su lecho de muerte. En el caso de Shakespeare, está enterrado en la Iglesia Trinity de su pueblo natal, Stratford-Upon-Avon, bajo un epitafio que amenaza a aquel que ose remover los restos del escritor. Existe una leyenda urbana que dice que éste se llevó a su tumba una serie de obras inéditas, pero cuya existencia jamás conoceremos por la petición del poeta que niega a cualquiera tocar sus restos. En el caso de Cervantes, el misterio en torno a su tumba es incluso mayor ya que se desconoce incluso la ubicación exacta de dónde está enterrado. Diversas investigaciones han descartado que los restos hasta ahora encontrados pertenezcan al escritor, con lo cual se especula que su osamenta reposa en algún punto del convento de las Trinitarias Descalzas en Madrid, pero desconociendo el lugar.

Fachada de la casa en la que nació Shakespeare, en Henley Street.

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

2 comentarios

  1. “Shakespeare inspiró una de sus obras en el trabajo de Cervantes”. No saben que Shakespeare y Cervantes eran nada más que testaferros? Beaumont & Fletcher escribieron “Cardenio” en el Don Quixote y también como obra de teatro como si lo hubiera escrito Shakespeare. Sin embargo ellos dos, Beaumont & Fletcher formaron parte del grupo “the Sireniacal gentlemen”, y 5 del grupo ayudaron a Francis Bacon a escribir el Don Quixote, y además la Avellaneda.. Quieren saber más? Pregúntenmelo..

Deja tu comentario