9 curiosidades sobre los Beatles

0

 

Pese a lo manida que puede resultar la expresión, quizás en este caso no resulta exagerado decir que The Beatles marcaron un antes y un después en la historia de la música. Capaces de crear éxitos comerciales en distintos géneros que van desde baladas pop hasta rock psicodélico, el cuarteto de Liverpool será por siempre recordado y considerado por algunos como la mejor banda del mundo. Hoy, desde El Ibérico, os traemos una lista no exhaustiva de curiosidades poco conocidas sobre la mítica banda:

1. Se separaron en Disney World

Desde años atrás se sabía que la separación de los Beatles era, simplemente, una cuestión de tiempo. Oficialmente fue en 1970 cuando la banda se disolvió, si bien su actividad en los meses previos había estado reducida a mínimos. Quizás lo más extraño resulta el lugar elegido, ya que la separación se hizo efectiva con el popular parque Disney World como telón de fondo.  Tras una llamada telefónica a través de la cual se aclararon los últimos flecos, John Lennon firmó, desde su habitación en el Hotel Polynesian Village, el contrato de disolución de la banda.

2. Creadores del gesto de “los cuernos”

Según los historiadores, la “mano cornuda” o Maloik es un gesto que ha sido utilizado desde tiempos remotos por diversos pueblos como los romanos o los vikingos. Tradicionalmente es un gesto para evitar el mal de ojo, si bien corresponde a la mítica banda de Liverpool el popularizarla dentro del mundo de la música. Este gesto jamás había sido utilizado dentro de esta disciplina artística hasta que éstos decidieron incluirlo en la portada de su disco Yellow Submarine. La travesura de John Lennon fue reproducida por otros grupos como Kiss o Black Sabbath hasta el punto de convertirla en uno de los gestos más habituales entre los aficionados a la música heavy y rock.

3. Superéxitos en ventas

Si se trata de hablar del aspecto comercial, casi se podría asegurar que los Beatles conforman la banda más exitosa de todos los tiempos. Y para verificarlo bastan algunos ejemplos como que en su día obtuvieron 27 números uno como grupo en la lista de canciones más famosas o que se considera a la canción Yesterday como la que ha sido versionada en un mayor número de ocasiones (se habla de más de 1.300 adaptaciones).

Sin embargo, lo más representativo sería que a lo largo de 1964, en plena efervescencia de la llamada Beatlemania, las canciones de su disco ocuparon catorce de los cien primeros lugares del ranking británico, teniendo los cuatro primeros lugares de forma consecutiva durante semanas.

4. Nombres alternativos

Es difícil saber qué importancia puede tener el título de una obra para popularizarla. Pero parece que la primera idea de la banda británica no era la más acertada. Por presiones de la discográfica, el cuarteto de Liverpool es conocido hoy por hoy con ese nombre y no con el que fue creado y que de hecho quisieron siempre utilizar, Johnny and the Moondogs. El acierto en la elección de otro apelativo no se limitó al nombre del grupo, sino que también alcanzó a algunas de sus canciones y discos, ya que la popular canción Yesterday fue llamada en un principio Scrambled Eggs (huevos revueltos) y el disco Abbey Road iba a ser llamado Everest. 

The-Beatles

5. Levantamos el veto

Pese a la inocencia de sus letras, carente de contenido político, el tremendo éxito comercial de los Beatles les valió ser censurado en aquellos países que se encontraban al otro lado del telón de acero por ser vistos como una “herramienta del capitalismo”. Sin embargo, hubo una excepción, y es que pese a que inicialmente la banda fue censurada en Cuba en 1964, la prohibición fue levantada tras sólo dos años por el mismo Fidel Castro, que quedó encantado tras escucharlos y pasó a considerarlos una banda totalmente aséptica.

6. Creadores de estilo

El cantante de los Beatles, Paul Mcartney

Uno de los componentes de los Beatles, Paul McCartney.

Los Beatles fueron los primeros en muchas cosas, como en realizar un concierto en un estadio o presentar impresa la letra de sus canciones en sus discos. Pero las innovaciones incluso llegaron a otros aspectos. El famoso “corte de pelo a lo Beatle” que durante años lució una generación fue idea de una fotógrafa alemana llamada Astrid Kirscher, amiga de los miembros de la banda, y que se lo propuso a sus integrantes durante un periplo que los mismos hicieron en el país germano.

7. Su propia comunidad utópica

En su transición al género de rock psicodélico hubo un momento en que los Beatles propusieron crear su propio movimiento social. Cansados de no encontrar ninguna religión ni ideología política donde pudieran encajar plenamente, sus miembros estudiaron en 1967 la compra de una pequeña isla en Grecia donde querían traer a sus familias y amigos para formar una especie de comuna. Fue John Lennon el que apoyó con más firmeza dicha idea, que finalmente fue desestimada por el más realista Paul McCartney que no entendía que beneficio se podría obtener de dicho proyecto.

8. Un negocio redondo

Desde el principio los Beatles contaron con asesoramiento legal para gestionar los beneficios económicos derivados de sus canciones. Cansados de la presión de los medios aun años después de haberse retirado, en 1985 tomaron la decisión de vender la mayoría de los derechos de sus obras para poder pasar a un plano casi de anonimato. Gran parte de estas canciones fueron compradas por uno de sus sucesores como superventas, Michael Jackson, que desembolsó 47 millones y medido de dólares. Una cantidad exorbitante, pero que devengó una operación sumamente rentable, ya que hoy en día se calcula que el valor de dichas canciones se ha multiplicado casi por 10, siendo en la actualidad de casi 450 millones de dólares.

9. ¿A qué olían los conciertos de los Beatles?

Puede parecer un ejercicio de sinestesia decir a que huele una determinada música, pero en el caso de los Beatles hay una respuesta y para todos la respuesta resultará desagradable: a orina. Desde periodistas hasta cantantes como el irlandés Bob Geldof aseguran que éste era el olor que se podía percibir en determinados conciertos. La sobreexcitación de sus fans al verles actuar provocaba que algunas personas no pudieran contener la micción dejando un enrarecido ambiente.

 

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

Deja tu comentario