9 curiosidades sobre George Best

0

Hay jugadores que se ganan un hueco en los anales de la historia gracias a su capacidad de hacer con un balón algo que resulta inalcanzable para todos los demás, tal como es el caso de Bobby Charlton o Bobby Moore, dos históricos del gran Manchester de los 60 y el West Ham que lideraron a la selección de fútbol de Inglaterra que obtuvo el Mundial del 66, el único éxito del equipo nacional hasta la fecha.

Otros, al margen de su habilidad, son recordados por su faceta díscola y rebelde, como es el caso de Robin Friday o el de Paul Gascoigne, en donde alcohol y excesos quedan irremediablemente asociados a sus apellidos.

Y por otra parte, la evolución que ha sufrido el fútbol en las dos últimas décadas, donde la faceta deportiva pesa cada vez menos frente a la del marketing, ha dado lugar a “jugadores-anuncio”, hombres que conocemos porque son capaces de promocionar desde cuchillas de afeitar hasta fragancias y que consiguen que sus ingresos por publicidad multipliquen varias veces sus emolumentos deportivos, entre los cuales el mejor ejemplo sería David Beckham.

Pero en la historia del fútbol inglés hay sólo un jugador, George Best, que podría estar presente y pelear por el primer puesto en todas las categorías. El mejor segundo punta que ha habido en la liga inglesa, autor de innumerables frases gamberras que casaron a la perfección con su estilo de vida y primer jugador con una presencia masiva en anuncios, hoy desde El Ibérico os comentamos una serie de curiosidades sobre el jugador más peculiar en la historia del fútbol inglés:

George Best, preparándose para lanzar un saque de esquina

1. Un estudiante ejemplar

Su excéntrico comportamiento como jugador profesional nos llevaría a pensar que procedía de un ambiente desestructurado y que quizás en su juventud ya se podían intuir sus futuros excesos. Nada más alejado de la realidad, ya que en su etapa en el colegio George Best fue un estudiante ejemplar visto por sus profesores como de carácter extremadamente tímido y hogareño. Sus buenas calificaciones le sirvieron incluso para obtener una beca en una escuela de gramática donde compaginó la práctica del fútbol con la del rugby.

2. Rechazado por su constitución física

George Best creció apoyando a dos equipos, el modesto Glentoran FC y el también humilde Wolverhampton Wanderers. Llegó a realizar una prueba con el primero, pero fue rechazado por que a pesar de su ya visible talento, su débil constitución física y sus 1,75 centímetros hicieron que fuera visto como un jugador endeble para el fútbol de choque que por entonces se estilaba en Inglaterra.

George Best, en la disputa de un balón3. Un registro impresionante

George Best debutó en el Manchester United con tan sólo 17 años, ganó el Balón de Oro en 1968, y durante lo mejor de su carrera siempre estuvo entre los candidatos a obtenerlo. Figura en el top 20 de la FIFA de los mejores jugadores del siglo XX, fue máximo goleador de su equipo en cinco temporadas y ganador del premio Top Scorer en la temporada 67/68, y ganó popularidad internacional cuando en 1970, en un partido contra el Northampton, logró anotar 6 goles.

4. Estuvo cerca de jugar en España

George Best detestaba el tiempo británico y la presión de la prensa inglesa, y realizó innumerables escapadas a Mallorca y la Costa del Sol. En la prensa de la época siempre se especuló con la idea de un traspaso al Barcelona, el Real Madrid o el Atlético, pero fue su debilidad por Andalucía lo que le llevó a coquetear con la idea de fichar por el humilde Atlético de Marbella, por entonces un club semi profesional de tercera división. Con 26 años y en lo mejor de su carrera, George Best propuso al club andaluz firmar en blanco. Esto no pudo materializarse dado que por entonces el club jugaba en tercera división, y en esa categoría se vetaba la contratación de jugadores extranjeros, que se reservaba exclusivamente para equipos de primera y segunda división.

5. El primer jugador-anuncio

Hoy en día vemos normal la utilización de deportistas en general y de futbolistas en particular como herramienta para promocionar todo tipo de productos. Algo que hace décadas no era normal, y que tuvo su punto de partida con el propio Best. El extremo fue el primer jugador de fútbol que tuvo una gran presencia en anuncios y campañas de promoción de diversos productos. En la década de los 60 y los 70 apareció regularmente en comerciales para la marca de salchichas Cookstown. También protagonizó anuncios para marcas de moda o coches. No obstante, sin duda la más llamativa fue una campaña para promocionar el consumo de naranjas valencianas en el Reino Unido, una acción que fue gestionada por el Sindicato de Exportadores de Fruta de España y en la que parte de la retribución consistía en naranjas que se hacían llegar al propio jugador.

6. Amenazado por el IRA

Nacido en una familia presbiteriana y adherida a la orden de Orange, George Best fue siempre objeto de amenazas por el grupo terrorista IRA. A principio de la década de los 70 llegaron a señalarlo como objetivo prioritario, y en noviembre de 1972, poco después del conocido como “Bloody Sunday” en el que 14 manifestantes católicos murieron a manos del ejército británico, tuvo que retirarse de un partido internacional contra España dado que los servicios de seguridad descubrieron que la banda terrorista preveía la ejecución inminente de un atentado contra él.

Billete de 5 libras conmemorativo de la carrera de George Best7. Billete conmemorativo

En noviembre de 2006, justo un año después de su muerte y como homenaje al futbolista, el Banco de Irlanda del Norte puso en circulación un millón de billetes de 5 libras que incluía al legendario jugador en el reverso. El billete se agotó en tan sólo cinco días, y hoy en día éstos han pasado a ser piezas de coleccionista por lo que se puede llegar a pagar hasta 10 veces su valor.

8. Una revuelta vida deportiva

George Best jugó en numerosos países, y llegó a pasó por equipos como el Jewish Gild de Sudáfrica, el Hibernian F.C. escocés, el San Jose Earthquakes de Estados Unidos, o el Queensland Lions de Australia. Desde 1982 hasta 1984, año en que retiró, George Best pasó por 7 equipos con los que disputó tan sólo 13 partidos anotando un único gol. Dos de los clubs por los que pasó, el Sea Bee y el Rangers de Hong Kong, fueron disueltos poco después, y en otros dos clubs, el Nuneaton Town inglés y el Tobermore de Irlanda del Norte no llegó a disputar un solo minuto.

9. O quinto Beatle

La gran presencia mediática de George Best propició que fuera conocido con multitud de apodos. The Belfast Boy, en atención a su lugar de nacimiento, Geordie por su acento o “the beautiful boy” por las seguidores femeninas son sólo algunos de ellos. No obstante, el sobrenombre más conocido fue el de “el quinto Beatle”. Dicho término fue acuñado, lógicamente, por su corte de pelo, similar al que lucían los miembros de la popular banda, y se comenzó a usar tras un partido de cuartos de final de la Copa de Europa entre el Manchester y el Benfica en el estadio de este último equipo, en el cual la prensa portuguesa quedó maravillada al ver la actuación del “melenudo” Best que anotó 2 goles.

 

 

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

Deja tu comentario