Un bar de Londres alquila cabinas para echar una siesta

0

Nos ha pasado a todos. Suena el despertador, has dormido mal, tienes que irte a trabajar…y lo único que piensas es en la siesta que vas a echarte nada más regreses a casa. Según pasan las horas, el cansancio aumenta junto a las ganas de tirarte en el sofá. Pero, si tu lugar de trabajo está en pleno centro de Londres, puede que una vez termines tu jornada laboral aún te quede un largo camino de vuelta a tu hogar.

Y tal vez al llegar sea demasiado tarde para hacer siesta y decidas esperar las horas que restan antes de irte a la cama. Una encuesta realizada el año pasado por Compare the Market determinó que los londinenses son los que menos duermen de todo Reino Unido.

Dormir en el transporte público es una opción, a no ser que necesites estar alerta para realizar transbordos. Sin embargo, los asientos de buses, trenes y metros no destacan por su comodidad y más que unos minutos de descanso te traerán algún que otro dolor lumbar.

¿Qué nos queda, pues? La solución podría ser dormir un poco antes de volver a casa. Pero no todos tienen la suerte de trabajar en empresas como Google, Uber o Ben & Jerry’s, que dedican espacios especialmente diseñados en sus oficinas para que los empleados puedan echarse una siesta. Esa oportunidad de mercado la quiere aprovechar Pop & Rest, un bar situado a cinco minutos de la estación de Monument, en plena City de Londres.

El bar Pop&Rest de la City de Londres ofrece hasta cuatro cabinas donde dormir la siesta

El ‘tardeo’ de este bar puede ser radicalmente distinto al de cualquier otro. Tomar té, comer fruta, ducharte y dormir tranquilamente en una de las cuatro cabinas para siesta de las que disponen (a partir de 9 libras), por períodos que van desde los 30 minutos a las dos horas. Puede ser una buena opción para empalmar la jornada laboral del viernes con las primeras cervezas del fin de semana.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario