¿Cómo afecta el frío a nuestra salud y comportamiento?

0

El clima, junto con los cambios bruscos de temperatura, es uno de los principales (y más comentados) temas de conversación durante esta época de transición en la que nos encontramos. Es hora de despedirse del verano y dar paso a un otoño que no será más que la antesala del inevitable invierno. Y es que, aunque no seamos conscientes de ello, las condiciones extremas producen diversos efectos en las personas: tanto a nivel mental y físico, como en el área de salud y comportamiento. El cuerpo no permanece inerte ante el frío y somatiza las distintas maneras en las que este factor externo afecta al organismo. Recientes investigaciones confirman que el denominado fenómeno climático del “tiempo loco” genera diversos cambios en el organismo, además de influir en el bienestar, malestar o en la conducta  general de los individuos.

1. Las bajas temperaturas ayudan a dormir

Con la llegada del invierno la temperatura global alcanza una cota óptima para el desarrollo del proceso del sueño. Así lo certifica la investigadora Natalie Dautovich, especialista del medio ambiente y miembro de la Fundación Nacional del Sueño, quien afirma que la temperatura ideal para dormir oscila entre los 16 a 20 grados Celsius aproximadamente. Por lo que el invierno se instaura como la estación idónea para lograr un sueño más placentero y profundo. La explicación científica es tan simple como que cuando la temperatura del cuerpo disminuye, el cerebro se prepara para entrar en la fase de sueño y vigilia.

2. La temperatura invernal afecta a la salud mental

El trastorno afectivo estacional es un problema de salud mental relacionado con la depresión. Se disparan sus efectos durante los meses de invierno donde los días son más cortos y más oscuros. Según los expertos, se trata de un trastorno que afecta a más de diez millones de personas. Michelle Riba, profesora de psiquiatría y directora asociada al Centro de Depresión de la Universidad de Michigan, recomendó que las personas que distinguen un patrón regular de tristeza y ansiedad durante los meses fríos necesitan tratar su depresión subyacente.

3. El frío aumenta la desconfianza que depositamos en los demás

Aunque parezca imposible, la temperatura puede influir en nuestra capacidad para depositar confianza en los demás. Este experimento, denominado como “el dilema del prisionero iterado”, se basó en encerrar por parejas a diversos individuos en una cárcel. Posteriormente, éstos debían testificar contra su pareja. Los sujetos a quienes se les pidió sujetar un químico caliente durante el experimento fueron doblemente más cooperativos comparados con aquellos que sujetaron un paquete frío. De esta forma, los investigadores de la revista científica Evolutionary Psychology concluyeron que es posible que la sensación de frío físico disminuya la confianza interpersonal de las personas entre sí.

4. Meses más fríos, más enfermedades

El invierno reúne factores que elevan la probabilidad de contraer afecciones. El sistema inmunológico está más expuesto ante la llegada de temperaturas frías –fundamentalmente en los niños– porque se debilita la respuesta defensiva de las mucosas respiratorias consideradas como las puertas de entrada de los agentes infecciosos. Además, los gérmenes tienen más posibilidades de desarrollar todo tipo de virus y bacterias durante las estaciones invernales. El ambiente frío y hostil del invierno colabora a acrecentar la condición de “enfermos”.

5. La creatividad disminuye con la llegada del frío

Así como la confianza varía con el clima, la creatividad también. Los investigadores señalan que los diferentes tipos de creatividad pueden surgir cuando una persona siente frío o calor. En una serie de experimentos, los científicos encontraron que cuando las personas tenían frío fueron mejores en el reconocimiento de metáforas, la creación de nombres y las ideas abstractas para regalos. Según los investigadores, el frío estimula el procesamiento referencial, distante y frío de las personas acortando su capacidad para tener una mejor creatividad relacional.

6. El clima extremo produce problemas psicológicos

No resulta indiferente el fuerte impacto que tienen los fenómenos meteorológicos intensos en nuestra sociedad. Aquellas personas que viven en zonas propensas a fenómenos extremos experimentan un mayor riesgo de padecer trastornos mentales. El frío extremo puede provocar un estrés capaz de dejar secuelas de impacto psicológico duradero. De acuerdo con el informe del clima emitido por la Fundación Vida Silvestre, aproximadamente 200 millones de personas podrían estar expuestas a problemas de ansiedad o mala medicación por efectos derivados del cambio climático.

Sobre el autor

Atraída desde pequeña por la comunicación me gradué en Periodismo por la Universidad de Sevilla hace algunos años ya. Soy periodista de vocación, y una profesional incansable en busca de su sueño: Ser escritora. Mi necesidad de versos y letras me han traído de vuelta hasta mi querida familia del El Ibérico...

Deja tu comentario