Árboles de Navidad interactivos en Londres

0

No se trata de dejar de lado los simples pinos adornados con luces y salpicados de bolas y guirnaldas, pero hay que admitir que un árbol de Navidad construido a partir de canciones tradicionales de estas fiestas (por ejemplo villancicos) o uno con una pantalla de 20 metros de largo suena un poco más emocionante. Buenos para algo más que una foto de Instagram, los árboles de Navidad interactivos e inmersivos de Londres te permiten vivir una experiencia diferente. Aquí te dejamos 4 de ellos:

The Singing Tree

Un ‘árbol cantante’ decora este año el hall de entrada del museo Victoria & Albert. Creación de Es Devlin, que ha diseñado juegos de luces para, entre otros, Kanye, Beyoncé, la Royal Opera House o el National Theatre. The Singing Tree es una escultura de audio-luz construida a partir de canciones festivas navideñas, propuestas por visitantes del museo y por el propio V&A, que servirá a la vez de decoración visual y de hilo musical.

Ace Hotel’s lobby tree 

Más que un árbol de Navidad, esto es una película sobre un árbol de Navidad. Una gran proyección de video de un pino nevado (‘Evergreen’) del cineasta y fotógrafo islandés Sebastian Ziegler. Sin embargo, esta no es solo una ‘instalación visual’. Aromas de pino, manzana, cangrejo o helecho suministrados por la compañía de fragancias naturales Haeckels estarán flotando en el are, y dispone de un bar propio del hotel donde comer salmón ahumado con aroma a pino o mince pies cubiertas con merengue con aroma a pino.

Slideatron

Esta estructura futurista, que hace las veces de experiencia navideña inmersiva, es en realidad un árbol de Navidad abstracto. Hecho de cajas de andamios que cobran vida con fascinantes luces LED, Slideatron encierra un tobogán de 20 metros de largo que impulsa a los visitantes intrépidos hacia abajo y tiene una plataforma de observación de 18 metros de alto.

The memory-powered tree

Durante dos semanas en diciembre, la organización benéfica Marie Curie exhibirá el primer árbol de Navidad del mundo iluminado por recuerdos. Alimentado exclusivamente por las memorias del público, este abeto de siete metros brillará más cuantas más personas compartan sus mejores momentos navideños en las redes sociales.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario