El cambio climático aumentará las turbulencias en los aviones

0

Tras una investigación sobre las turbulencias en los aviones realizada recientemente, científicos han concluido que para el período entre 2050 y 2080 este fenómeno se convertirá en una experiencia común para los pasajeros de vuelos comerciales. El causante de ello será el cambio climático que, además de hacerlas más frecuentes, intensificará las turbulencias. Si bien pocas veces llegan a ser peligrosas, no son buenas noticias ni para las aerolíneas ni para aquellos que tienen miedo a volar.

El estudio, publicado online en Geophysical Research Letters, una revista de la American Geophysical Union, afirma que las turbulencias extremas son causadas por fuerzas más fuertes que la gravedad y que son lo suficientemente fuertes como para hacer caer a personas y equipaje. Básicamente lo que está previsto que suceda es que el calentamiento global aumente las temperaturas y, como resultado, incremente los vientos inestables a gran altura en la corriente en chorro, lo que genera una turbulencia intensa y más frecuente.

Los investigadores concluyeron que la presencia de turbulencias severas a una altitud de crucero típica podrán llegar a ser hasta tres veces más comunes de lo que lo son hoy. Por regiones geográficas, aumentarán en mayor medida en el hemisferio norte. En el Atlántico Norte serán, mínimo, un 180% más frecuentes; en Europa, un 160%, un 110% en América del Norte o un 90% en el Pacífico Norte. Pero el sur también lo sufrirá: un 60% de incremento en Sudamérica y un 50% en África y Australia.

Las turbulencias son la primera causa de accidente laboral entre la tripulación de aviones

Pese a que los aviones están totalmente preparados para volar bajo la influencia de turbulencias de gran intensidad y estas no suponen ningún tipo de peligro para la viabilidad de los vuelos, pueden causar problemas en los mismos. Sin ir más lejos, es la causa más común de lesiones graves entre la tripulación de a bordo y se estima que le cuesta a las aerolíneas estadounidenses hasta 200 millones de dólares anuales.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario