Cerca de la mitad de los jóvenes británicos no se consideran totalmente heterosexuales

0

En 1940, Alfred Kinsey inventó la ‘Escala de Kinsey’, conocida como el marcador, del 0 al 6, donde los individuos de una sociedad se dividen en función de su condición sexual. De esta forma, aquellos que se consideren heterosexuales se encontrarán en el nivel 0 de la misma, mientras que los homosexuales representarán el número 6.

La agencia de estadísticas YouGov ha publicado recientemente un estudio sobre la orientación sexual de la población británica basándose en esta escala, donde un 43% de los jóvenes británicos no se consideran totalmente heterosexuales. 

encuesta-heterosexuales-uk

Dejando atrás los tópicos sexuales

Más de 1.500 británicos participaron en la encuesta, de los cuales un 72% se posicionaron en el nivel 0 (heterosexuales) y un 4% en el nivel 6 (homosexuales). Sin embargo, ¿qué ocurre con el porcentaje restante? Un 19% reconocía situarse en algún punto intermedio de la escala, aunque tuviera clara su orientación sexual. Es decir, no necesariamente eran bisexuales por no posicionarse en alguno de los extremos de la escala.

A pesar de que la gran mayoría de la población se considera heterosexual, elegir el nivel 1 como respuesta a la encuesta indica que un sector de los participantes están abiertos a probar experiencias homosexuales. Algunos de ellos indicaban que la sexualidad no es tan simple como escoger “blanco o negro”, sino que plantean la opción de conocer nuevas sensaciones a pesar de tener clara su orientación sexual.

La organización elaboró un segundo informe por edades, destacando el que comprendía los años 18 y 24, donde se encontraron los resultados más sorprendentes. Casi la mitad (un 43%) de los participantes comprendidos entre estas edades eligieron un nivel entre el 1 y el 5 para definir su orientación sexual. Estos resultados concluyen que nos encontramos ante una sociedad sin duda más avanzada, que no se ciñe solo a los tópicos sexuales y donde la diversidad está a la orden del día.

 

Sobre el autor

Periodista, amante de las frases sentimentales y de la buena pizza. Su vida, en una historia de Snapchat. Una hoja en blanco es la mejor solución a sus problemas; escribir le libera el alma. Se pasa la vida organizando y bailando sobre sus zapatillas de ballet. Y así llegó a Londres, con una maleta llena de ilusiones por cumplir y muchas ganas de conocer mundo.

Deja tu comentario