¿Por qué comer azúcar te hará engordar más que comer grasas?

0

El motivo de que hayas ganado unos kilos podría no ser un exceso de grasa en tus comidas, sino de azúcar. Así lo defiende Aaron Carroll, profesor de Medicina en la Universidad de Indiana en su último libro: The Bad Food Bible: How and Why to Eat Sinfully. Y así lo sustentan muchos estudios sobre alimentación: el azúcar te hace más propenso a la obesidad que la mantequilla, las nueces o los aguacates.

Mucha gente ha eliminado estos productos de sus dietas, buscando una alimentación saludable, sobre todo a partir de una corriente anti-grasas surgida en los años 90. Sin embargo, nuestro cuerpo necesita grasas para funcionar, por lo que comerlas en las cantidades adecuadas, y siempre que sean grasas ‘buenas’ (no saturadas) como las que encontramos en frutos secos, el aceite de oliva o pescados como el salmón, debería ser obligado dentro de una dieta equilibrada.

Un análisis publicado en agosto en la revista The Lancet comparó a más de 135,000 personas con dietas bajas en grasas y otras con bajas en carbohidratos (entre los que se encuentra el azúcar) en 18 países. Los investigadores encontraron que las dietas bajas en grasa estaban relacionadas con una mayor probabilidad de ataques al corazón. Las personas con dietas bajas en carbohidratos, por otro lado, tenían un riesgo significativamente menor.

Otro estudio realizado por la Universidad de Harvard durante ocho años a 50.000 mujeres que empezaron una dieta baja en grasas dio resultados similares. No se observó ningún decrecimiento en el riesgo de padecer cáncer de mama o de colón, ni de sufrir enfermedades cardíacas. Además, en general no mostraron una pérdida significante de peso.

Las calorías vacías del azúcar son enemigas de la pérdida de peso

Si entramos en materia de ganar o perder kilos, las grasas no juegan el papel que todos creemos. Lo que verdaderamente importa son las calorías. Las que aporta el azúcar están consideradas ‘vacías’. Éstas se caracterizan por casi no aportar nutrientes a la vez que nos sacian durante poco tiempo, lo que nos lleva a tener hambre más pronto y por tanto a comer más, ingiriendo un mayor número de calorías. Teniendo en cuenta que prácticamente todos los productos que encontramos en los supermercados contienen, en mayor o menor medida, azúcares, no controlarlos podría aumentar considerablemente nuestra ingesta calórica diaria.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario