¿Cuántos emigrantes británicos hay en el mundo?

0

Un rápido vistazo a cualquier periódico británico o unos pocos minutos de algún debate televisivo servirán para comprender la creciente preocupación que hay en el Reino Unido por la inmigración. Trimestre tras trimestre se supera la cifra de recién llegados, y esto ha provocado que la inmigración se haya colocado en los últimos años como la segunda preocupación de los británicos, sólo por detrás de un concepto tan general como el estado de la economía. Sin embargo, el análisis puede realizarse desde una doble perspectiva, ya que no sólo deberíamos incidir en los que llegan, sino también en los que se van. Al contrario de lo que la mayoría de medios hacen, hoy planteamos un análisis de la emigración británica hacía otros países.

Datos estimativos

Hay que indicar que es imposible dar una cifra precisa del número de británicos que viven en el exterior. Por ejemplo, la Oficina Nacional de Estadísticas del Reino Unido ni siquiera realiza recuentos sobre el número de exiliados. También hay que señalar que existen registros sobre los movimientos realizados en aeropuertos y puertos nacionales, aunque tampoco resultan del todo fiables dado que pueden contener datos duplicados. Por otra parte, el Ministerio de Interior del Reino Unido se ha servido de algunos análisis realizados por instituciones académicas para calcular el volumen de ciudadanos que residen en el exterior. Pese a que todos estos censos y estadísticas pueden proporcionar pistas sobre el número de expatriados, lo cierto es que incluso sus propios autores admiten que arrojan cálculos subestimados, ya que al basarse en registros incompletos es imposible contabilizar a aquellos británicos que no se han registrado oficialmente en sus países de adopción.

De este modo, se considera que las estadísticas realizadas por organismos internacionales como el Banco Mundial o Naciones Unidas resultan más fiables, si bien también cuentan con el perjuicio de que no son análisis actualizados. Conforme a estos organismos se calcula que entre 4,5 y 5,5 millones de británicos viven fuera de su país de origen, una cifra que supone entre el 7 y el 8% del total de ciudadanos. En cualquier país del mundo es posible encontrar a algún británico, pero la distribución de éstos es muy irregular, y más del 90% se concentra en antiguos países de la Commonwealth y otros unidos por vínculos culturales y países de la Unión Europea.

Países de la Commonwealth y otros con vínculos culturales

Históricamente, la emigración de ciudadanos británicos se ha producido hacia países de habla inglesa que en el pasado fueron colonias suyas. En los últimos años, se ha restringido el acceso de éstos a dichos países por el endurecimiento en la concesión de visas de estudio y trabajo, pero aun así el grueso de emigrantes británicos está en países a los que resulta culturalmente próximo. Australia, con cerca de 1.275 millones, Estados Unidos, con 758.000 o Canadá, con 675.000 mil son los países donde se concentra el mayor número de expatriados británicos. Otros países como Nueva Zelanda o Sudáfrica también presentan contingentes de población británica importantes aunque menores que en los anteriormente mencionados.

Un dato que resulta llamativo de estos emigrados es que su número se ha mantenido más o menos constante en las últimas décadas, con lo cual parece que no está motivado por razones económicas. La restricción en la concesión de permisos de residencia, que están sujetos a la capacidad de realizar trabajos de difícil cobertura entre los nacionales, hace que la mayoría de los emigrantes británicos en dichos países sean trabajadores cualificados o que se sirvan de conexiones familiares para fijar allí su residencia.

Emigración hacia países de la Unión Europea

Gráfico británicos en el mundo

A diferencia de los países anglosajones, la emigración británica hacía países del bloque comunitario ha crecido en los últimos años por la implantación de la libertad de movimiento y la reducción de trámites burocráticos. En conjunto, se estima que cerca de 1,2 millones de británicos residen en otros países de la Unión Europea (si bien otros estudios elevan esta cantidad a 2,2 millones), un saldo migratorio positivo si lo comparamos con los cerca de 3 millones de ciudadanos comunitarios que han elegido el Reino Unido como lugar de residencia.

Al margen de España, que merece un epígrafe individual, los países en los que se concentra el grueso de población británica son Irlanda y Francia, y en bastante menor medida, otras naciones como Alemania, Italia y Holanda.

En el caso del país celta, la emigración parece ser producto de circunstancias económicas. A pesar de la interconexión histórica, geográfica y económica entre ambos países, lo cierto es que el éxodo de británicos a Irlanda ha sido simbólico hasta bien entrada la década de los 90, y éste creció año tras año hasta 2008, cuando el inicio de la crisis financiera lo frenó en seco. El último análisis realizado indica que cerca de 250.000 británicos residen en la actualidad en Irlanda. Diversos censos realizados por Dublín han indicado que menos de un 13% de británicos en Irlanda tienen más de 65 años, lo cual indica que son pocos los que deciden viajar al país vecino con ánimo de disfrutar allí de su retiro.

Británicos en el mundo

Francia e Irlanda tienen en común un incremento de la población británica desde mediados de la década de los 90, pero si en el anterior caso está ligado a cuestiones laborales, en el caso del país galo parece deberse a otros motivos. La agencia de estadísticas de Francia ha indicado que casi la mitad de los británicos residentes allí son mayores de 55 años, con lo cual parece que muchos eligen ese país como lugar donde disfrutar de su jubilación. Se da también la particularidad de que el grueso de expatriados se concentra en dos puntos, París y la región de Alpes-Maritimes, con lo cual cabe hablar de una distribución muy irregular de los ciudadanos británicos.

España

Por diversos motivos, España merece un capítulo propio. Primero, es el único país de Europa que presenta un saldo migratorio negativo con el Reino Unido. Se estima que el número de españoles residente en el país británico, incluyendo a los no registrados, es inferior a los 200.000, una cifra que contrasta con los 300.000 ciudadanos británicos censados en España a los que se podrían añadir, según otros estudios, otros 300.000 que o bien no se han inscrito en el censo, o bien no pasan la totalidad del año en nuestro país. La segunda particularidad es que en términos proporcionales, los británicos son uno de los grupos cuya población ha aumentado en mayor volumen en los últimos 25 años, con un aumento del 500% ya que en 1990 se calculaba que el número de británicos censados era de aproximadamente 60.000.

Históricamente, los británicos han elegido España como lugar de retiro, y la mayoría de éstos eran personas de avanzada edad que residían en zonas con alta población de compatriotas como Orihuela (Alicante) o Marbella y Mijas (Málaga), donde apenas se relacionan con otras nacionalidades. A día de hoy, diversos censos elaborados por organismos gubernamentales indican que más de la mitad de los emigrantes británicos en España superan los 50 años. Este perfil sigue siendo el mayoritario aunque ya no exclusivo, dado que ya se puede hablar de una segunda generación de británicos que se aleja del estereotipo que se tiene en mente. Aún a día de hoy, el grueso de británicos eligen como lugar de residencia la Comunidad Valenciana y Andalucía, seguidos a mucha distancia de Murcia y los archipiélagos canario y balear.

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

Deja tu comentario