Un 25% de los trabajadores con salarios precarios en Reino Unido permanecen anclados en estos empleos

0

El problema con el empleo precario se está volviendo endémico en Reino Unido. Según un estudio llevado a cabo por la Comisión de Mobilidad Social del Gobierno británico, uno de cada cuatro trabajadores con salarios bajos ha permanecido estancado en empleos precarios a lo largo de la última década, imposibilitado a acceder a mejores condiciones laborales.

El estudio divide a los asalariados que en 2006 estaban “mal-pagados” (menos de 8.07£ por hora) en tres grupos. Además de los estancados se encuentran los fluctuantes, aquellos que lograron encontrar empleos con mayores salarios pero no de forma regular, alternando entre estos y los peor pagados, y los “escapistas” (escapers), aquellos que se establecieron en un puesto digno y consiguieron situarse por encima del límite de las 8 libras por hora durante los últimos tres años

Únicamente uno de cada seis se establecieron en un puesto digno, mejorando su salario en cerca de 5 libras por hora de media (desde los 6.95£ de 2006 a los 11.80£ de 2016), mientras que el grueso del total está compuesto por los fluctuantes (un 48%). El 11% restante equivale a los “exiters”, personas que, voluntariamente o no, dejaron de trabajar.

Los jóvenes tuvieron más oportunidades de mejorar sus puestos de trabajo que los mayores, aunque solo un 23% de los menores de 25 años lo logró. Por regiones, Escocia fue la zona en la que más trabajadores con salarios bajos encontraron empleos dignos, mientras que el Noreste del país fue el área más “anclada” en la precariedad.

Las mujeres tienen más difícil “escapar” del empleo precario en Reino Unido

El estudio también incidió sobre la brecha de género. Las mujeres, además de que tienen más opciones de encontrarse por debajo del límite de los sueldos precarios, encontraron más dificultades que los hombres para mejorar su posición laboral: un 30% de ellas seguían estancadas en 2016, frente al 25% de los varones.

Pese a ello, la década de 2006 a 2016 ha mostrado una mejoría en este aspecto frente a estudios pasado. Entre 1981 y 1991, la brecha de género en lo referente al estancamiento en el empleo precario fue mucho mayor: un 48% de las mujeres no pudo escapar de los salarios bajos, mientras que en los hombres el porcentaje bajaba hasta el 20%.

Pese a que el número total de trabajadores situados por debajo de la barrera del salario bajo se ha reducido en los últimos años (2016 fue el ejercicio con mayor reducción de empleos precarios desde 1977, con una caída de 300.000 puestos) las predicciones no son tan buenas como cabría esperar. Para 2020 se calcula que 4 millones de británicos seguiran sufriendo este problema endémico que ya supone un desafío prioritario para el país.

Sobre el autor

Deja tu comentario