Las mejores imágenes que nos dejó el ‘Día sin pantalones’ en el metro de Londres

0

Por noveno año consecutivo, el metro de Londres vio a centenares de usuarios pasearse por sus terminales y vagones sin pantalones, celebrando el No Trousers Tube Ride. Desde que esta ‘tradición’ surgiese en Nueva York en 2002, ha llevado sorpresas, carcajadas y situaciones surrealistas a ciudades de todo el mundo y todas las culturas, desde Moscú a Jerusalén o Tokio. Y es que esa es la idea principal de este movimiento: romper con la monotonía del día a día y despertar sonrisas en los demás pasajeros.

 

En total, más de 400 personas se sumaron ayer a este flashmob mundial en la capital británica, y eso que la vergüenza no es lo único contra lo que deben luchar sus participantes. Las temperaturas durante todo el día rozaron los cero grados, por lo que o se desvistieron y volvieron a vestir una vez dentro, a las puertas de las estaciones, donde aún podían notar el frío en sus carnes (nunca mejor dicho).

El numeroso grupo, dirigido por la asociación sin ánimo de lucro londinense The Stiff Upper Lip Society, se reunió en Westminster a primera hora de la tarde. Desde allí, se dividieron por las distintas rutas del metro de Londres y durante noventa minutos sorprendieron a los demás usuarios. La premisa que les dieron los organizadores era clara: actuar con normalidad, como si no pasara nada fuera de lo común, y esperar las reacciones de la gente. Además, instaron a vestir ropa interior graciosa, pero que no pudiese resultar ofensiva para los demás pasajeros. La jornada acabó con una after-party para todos los participantes.

Así reaccionó Twitter al No Trousers Tube Ride en Londres

Como era de esperar, las redes sociales se llenaron de participantes compartiendo su experiencia o pasajeros mostrando su sorpresa. Las fotos de personas sin pantalones viajando en metro inundaron Twitter, en concreto bajo el hashtag #NoTrousersTubeRide.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario