El colapso de la libra afectará al crecimiento de la economía británica hasta el 2019

0

El colapso de la libra a causa de la votación del Brexit ha hecho “más daño que bien” a la economía británica, según la Cámara de Comercio Británica (BCC, por sus siglas en inglés). La libra experimentó una caída récord en la noche del 23 de junio del referéndum de 2016, lo que llevó a muchos sus defensores a afirmar que esto estimularía las exportaciones y el sector manufacturero de Reino Unido.

Sin embargo, el director general de la BCC, Adam Marshall, que dio a conocer hoy la última ronda de pronósticos del grupo empresarial, describió un panorama distinto.

“Nuestro pronóstico sugiere que el esperado reequilibrio de la economía de Reino Unido hacia la inversión y la exportación es poco probable que se materialice en un plazo medio”, sostuvo Marshall.

“El aumento del costo inicial de hacer negocios en Reino Unido, la incertidumbre en torno al Brexit y las limitaciones creadas por las brechas de calificaciones y la infraestructura de mala calidad colectivamente superan cualquier beneficio derivado de la reciente depreciación de la libra esterlina. Una moneda más barata no significa automáticamente un auge de las exportaciones, sin importar cómo algunos políticos y comentaristas lo hagan.”, aclaró el director de la BCC.

En su pronóstico, el BCC eleva su predicción del crecimiento del PIB de 2017 del 1,5% al ​​1,6%, pero reduce su perspectiva de 2018 al 1,2%, desde el 1,3% anterior. Esta tendencia se mantiene para el crecimiento de 2019, según revela la BCC, con cifras de 1,5% a 1,4%. La disminución proyectada para el próximo año es impulsada por el menor gasto de los consumidores y una débil contribución del comercio local, ya que se proyecta a que las importaciones aumenten más de lo esperado anteriormente.

Suren Thiru, jefe de economía de la BCC, declaró en el informe que la economía de Reino Unido es probable que siga en una “trayectoria de bajo crecimiento” y añadió que la caída de la libra “ha hecho más daño que bien” alimentando la inflación interna, y el gasto de los hogares.

En vista de un Brexit menos duro

La tasa de inflación del IPC en julio fue del 2,6%, frente al 0,5% en el momento del referéndum del Brexit, debido principalmente a la caída en el valor de la libra. La inflación ha superado el crecimiento promedio de los salarios nominales desde abril, lo que significa que, en términos reales, los salarios de los consumidores se contraen de nuevo. La BCC pronostica que la tasa de inflación llegará al 3% en el último trimestre de 2017, aunque es inferior al 3,4% previsto en su anterior serie de proyecciones. La libra esterlina es hoy un 13 por ciento más baja que era en la noche de la votación.

En caso de mantenerse las proyecciones, la inflación perjudicará los salarios hasta el 2019, año en el que se planea la salida definitiva de Reino Unido de la Unión Europa. “El factor fundamental es la negociación de la salida de la UE”, explica Bankia Estudios a El País. Las previsiones de la BCC están enmarcadas en un tipo de Brexit más conciliador, opuesto al defendido por los sectores más conservadores del Gobierno. “Una salida más repentina podría provocar un debilitamiento mucho más marcado de las condiciones económicas”, alerta Thiru.

Sobre el autor

Deja tu comentario