El Gobierno británico se distancia de sus medidas migratorias del Brexit

0

El Gobierno británico se aleja de sus promesas de reducir bruscamente la inmigración en Reino Unido.

El Partido Conservador ha comunicado este jueves que la reducción de la inmigración es una de las tareas principales que llevarán a cabo, pero tendrán en cuenta que no es un asunto expresamente  de números. La secretaria de Cultura del Gobierno británico, Karen Bradley, una persona muy cercana a Theresa May, ha sugerido que no se realizarán promesas específicas sobre los niveles de inmigración en el manifiesto conservador.

Theresa May quiere reducir la inmigración a decenas de miles

La primera ministra británica ha informado que aspira a entregar unos “números sostenibles” de inmigración, definiendo este número como, aproximadamente, 100.000 personas. Los comentarios de Theresa May se han producido después de que Karen Bradley asegurase, durante una entrevista a Sky News, que la política de inmigración del Gobierno no debe ser expresamente sobre números concretos.

Cuando a la señora Bradley se le ha preguntado si los tories todavía pensaban que reducir la inmigración a “decenas de miles” era alcanzable, ella ha respondido: “lo que necesitamos es tener la gente adecuada, para atraer a los más brillantes y mejores. No se trata de poner números, se trata de asegurarse de que podemos entregar a la industria las habilidades que necesita, donde los más brillantes y mejores vengan a Reino Unido.”

Karen Bradley, secretaria de Estado para la Cultura, Medios de Comunicación y el Deporte del Gobierno británico.

“Queremos ser un lugar atractivo para que la gente quiera venir y trabajar, para entregar esa economía fuerte que paga por los servicios públicos que tanto valoramos.”, afirmó Bradley, en unos comentarios que marcan una señal importante de que el Gobierno británico podría estar retrocediendo sobre los compromisos del “Brexit duro”. Esto se  refleja también en la posibilidad de mantener las medidas europeas de libre circulación hasta tres años después de que Reino Unido abandone la Unión Europea.

Desde el mundo empresarial e industrial han recibido estas declaraciones como una señal esperanzadora de que Theresa May finalmente no ponga en peligro la economía de Reino Unido por reducir duramente la inmigración en el país. Sin embargo, el ex líder del Partido Independiente de Reino Unido, Nigel Farage, ha manifestado que el pueblo británico estaba siendo “engañado” por la retórica conservadora sobre la toma de control de las fronteras.

Theresa May ha expresado que su partido quiere “ver la migración neta sostenible en el país y esa cifra es decenas de miles”. “Salir de la Unión Europea nos permite controlar nuestras fronteras en relación con las personas procedentes de la UE y con aquellos que vienen de fuera”, ha añadido.

Aunque los ministros británicos han subrayado que el Gobierno tendrá “control sobre los números después de Brexit”, las cifras oficiales muestran que la inmigración no comunitaria, sobre la que el Gobierno británico ya tiene pleno control, ha estado sobrepasando el límite durante años. Algunas informaciones también han apuntado a que Theresa May ha estudiado medidas para sacar a los estudiantes extranjeros de las cifras de inmigración. 

Sobre el autor

Deja tu comentario