En lo que a amor se refiere, ¿existe una regla para la Familia Real británica y otra para la población?

0

Ante el supuesto noviazgo que ha salido a la luz esta semana entre el Príncipe Harry, el quinto en la línea de sucesión para la Corona británica, y la actriz Meghan Markle, la cuestión de la raza ha sido el principal foco de atención en las conversaciones cotidianas.

Dejando a un lado si el Príncipe Harry tiene una relación o no con la actriz de la famosa serie americana ‘Suits’, tal y como postulan los distintos medios del corazón, profundicemos a continuación en las actitudes que han surgido ante la posible relación entre un príncipe británico, blanco, y una mujer mulata.

Se supone que, en 2016, en un país como Reino Unido, con una de las capitales más multiculturales del mundo, un hombre podría salir con la mujer que quiera independientemente de su origen racial. Pero, según los periódicos más conservadores del país, el Príncipe no es cualquier hombre y su posible relación con Markle pone en peligro la ‘puridad real’ del linaje del monarca británico.

La possible novia del principe Harry

¿Todavía existe el racismo encubierto en la sociedad británica?

El mero hecho de que estemos hablando de la raza de una mujer hoy en día pone en duda los avances en la integración de las distintas etnias en la sociedad británica, sobre todo entre las clases medias y altas blancas. Y, por mucho que los políticos de Reino Unido intenten vender una imagen de un país tolerante e integrador, aún se hace distinción entre los blancos y las demás comunidades de la población.

A pesar de esta perspectiva negativa, vale la pena mencionar que la Familia Real sí ha hecho algunos progresos en el ámbito del amor. Por ejemplo, el enlace entre el Príncipe William y Kate Middleton. La duquesa de Cambridge era considerada una chica ‘normal’ debido a su carencia de un linaje real, pero aun así logró formar parte de la Familia Real.

Otro caso es el del Vizconde de Weymouth, Ceawlin Thynne, que se casó con una mujer mulata pese a la desaprobación de su familia. En caso de que finalmente exista una relación entre el Príncipe Harry y Meghan Markle, quizás el quinto sucesor del Reino tenga que preguntarle al Vizconde de Weymouth si merece la pena alejarse de las tradiciones reales.

 

Sobre el autor

Una inglesa apasionada por la lengua y la cultura española. Estudié ciencias políticas en la universidad de King’s College en Londres y el Pompeu Fabra de Barcelona. Estoy muy interesada en el mundo de los medios de comunicación y actualmente compagino el trabajo en el Ibérico y Channel 4.

Deja tu comentario