Encuentran en Dorset fósiles del ancestro más antiguo del ser humano

0

La afición por la paleontología del joven estudiante Grant Smith le ha llevado a grabar su nombre en la historia de esta ciencia natural. Mientras estudiaba las pequeñas muestras de unas rocas del Cretáceo recogidas en la costa del condado de Dorset encontró dos dientes fósiles de lo que identificó como un mamífero. Sin embargo, cuando se las mostró al Dr. Steven Sweetman, quien supervisaba su proyecto en la Universidad de Portsmouth, descubrió que no se trataba de un mamífero cualquiera. Eran restos del Cretáceo Inferior, de una rama de mamíferos de la que procede el ser humano y, más concretamente, la más antigua que se conoce.

Los fósiles pertenecen a dos especímenes distintos de dos especies distintas, que vivieron hace 145 millones de años. Una de ellas ha sido bautizada como Durlstotherium newmani en honor a Charlie Newman, dueño de un pub cercano a donde se encontraron y coleccionista de fósiles. La otra, Dulstodon ensomi, por Paul Ensom, paleontólogo local de Swanage, el pueblo en el que se realizó la excavación. Ambas tenían un aspecto similar a los roedores y pertenecen al grupo de los euterios, caracterizados por poseer placenta y la capacidad de expandir el abdomen durante el embarazo. De ellos provienen la mayoría de los mamíferos actuales.

Los fósiles ayudarán a entender los orígenes del homo sapiens

Este descubrimiento ayudará a entender mejor el origen de la rama de mamíferos que dio lugar al homo sapiens. A partir de solo dos dientes se podrá establecer cuál era su dieta y, más allá, en qué tipo de ecosistemas se movían. Se une al que se produjo en 2011 en China, un euterio conocido como Juramaia, que vivió hace 160 millones de años, en pleno período Jurásico, y que sería el más antiguo jamás encontrado.

Por tanto, el Durlstotherium, el Dulstodon y el Juramaia, son los tres animales más antiguos que se conocen cuya evolución acabó dando lugar a nuestra especie. Su hallazgo ha mostrado que estos mamíferos estaban mucho más avanzados (en cuanto a fisionomía y a capacidad de adaptarse al entorno) de lo que los científicos pensaban. También que, si es cierto que su origen fue Asia en el Jurásico, lograron expandirse hasta Europa y ya habitaban el viejo continente en el Cretáceo Inferior.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario