El Gobierno británico, acusado de invertir el dinero en combustibles contaminantes

0

El Overseas Development Institute, una institución dedicada al desarrollo internacional, ha advertido que el Gobierno británico no se toma en serio la lucha contra el cambio climático. Esta organización ha publicado un estudio revelando que casi la mitad del dinero que el Gobierno británico gasta en energía fuera del país se invierte en combustibles contaminantes antes que en fuentes de energías renovables.

Este estudio se ha basado en datos de los gastos en energía fuera del país llevados a cabo entre los años 2010 y 2014. Casi la mitad del dinero (un 46 por ciento) se gastó en combustibles fósiles y solo un 22 por ciento en fuentes de energía renovable. Los combustibles fósiles generan emisiones de gases contaminantes como el dióxido de carbono o el monóxido de carbono que contribuyen a potenciar el efecto invernadero, la lluvia ácida y la contaminación de aire, suelo y agua.

En concreto, del presupuesto de 7,5 billones de libras que Reino Unido gasta en energía en el extranjero, solo 1,3 billones se gastó en energías renovables y un 2,9 en combustibles fósiles. Esto contradice las promesas de los ministros del Gobierno sobre el cambio climático y los compromisos internacionales que Reino Unido aceptó en el Acuerdo de París sobre el cambio climático en el año 2015. Además, los datos afirman que Reino Unido solo gastó un 8 por ciento para ayudar a las personas pobres a acceder a fuentes de energía en los países en vías de desarrollo.

El Gobierno británico no se pone de acuerdo en una estrategia conjunta para combatir el cambio climático

Los datos también demuestran que existe cierta tensión en el Gobierno británico sobre dos posibilidades: dar prioridad a los compromisos de Reino Unido sobre el cambio climático o centrarse en los beneficios económicos a corto plazo. Por un lado, el Departamento de Desarrollo Internacional ha progresado al conseguir que un 32 por ciento del gasto vaya a fuentes de energía renovable frente al 22 por ciento en combustibles fósiles.

Por el contrario, más de un 99 por ciento de la inversión de Reino Unido para financiar las exportaciones de empresas británicas se gastaron en combustibles fósiles. Esto sugiere que los factores medioambientales no son tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre el gasto del dinero. El estudio sugiere que los departamentos del Gobierno están menospreciando los esfuerzos de unos y otros. Algunos departamentos ayudan a financiar el cambio hacia energías renovables mientras que otros invierten en la industria de los combustibles fósiles, el principal competidor de los productores de energías renovables.

 

 

Sobre el autor

Deja tu comentario