Israel Galván vuelve a triunfar en Londres

0

Un año más el teatro de Londres Sadler´s Wells se ha convertido en la sede del Flamenco Festival London, celebrando así la decimocuarta edición del festival que arrancó en pasado miércoles 15 de febrero.

El encargado de inaugurar la celebración fue Israel Galván y su espectáculo Fla.co.men dando lugar a una segunda actuación por parte del artista el jueves 16 de febrero donde en esta ocasión fue acompañado por David Lagos, Tomás de Perrate, Eloísa Cantón, Caracafé y Proyecto Lorca.

Israel Galván une lo tradicional con lo contemporáneo

Las puertas de la sala donde tuvo lugar la actuación se abrieron sobre las 7:15 de la tarde, llenando casi al completo las 1568 localidades del teatro. A las 7:30 Israel Galván salía al escenario vestido de negro y con delantal blanco acompañado por Eloísa Cantón, quien durante los primeros minutos de la función haría de traductora interpretando algunas de las palabras en español que decía Galván mientras taconeaba y bailaba.

israel galvan bailaor

Israel Galván bailaor y coreógrafo

En la actuación del jueves 16 de febrero, Israel Galván fue capaz de unir durante 90 minutos de función lo tradicional con lo contemporáneo, mezcló sonidos como el del agua, el aire y el sonido de las gaviotas, trasladando la naturaleza por todo el teatro. Galván Quiso transmitir al público londinense lo mejor de él, ya que para el artista “el público es muy honesto y por eso tienes que ser muy legal con lo que haces”.

Israel Galván es un gran artista, hijo de los bailaores sevillanos José Galván y Eugenia de los Reyes, que empezó a bailar desde muy pequeño de la mano de su padre en la Compañía Andaluza de Danza. En poco tiempo obtuvo tres de los más importantes premios de baile flamenco, entre los que se encuentra el premio Vicente Escudero. Años más tarde, en 2005, obtuvo el Premio Nacional de Danza en la categoría de creación, otorgado por el Ministerio de Cultura. A pesar de ser importante en el país, cuenta como el teatro en España no se llena:  “Yo no he ido en general y cuando voy, no hay mucha gente. Es verdad que la gente quiere ver otras cosas, se quedan más en lo que hay fuera y lo que tienen dentro no lo ven“.

Es por sus complicados pasos de baile por los que Israel es tan reconocido y no solo a nivel nacional, puesto que ha actuado en grandes ciudades como Sídney, Santiago de Chile, Nueva York o Leipzig. Sin embargo,  a pesar de su larga trayectoria, afirma reconocer que “pasan los años y los nervios siempre siguen, pero yo creo que eso es bueno. Aunque ya tenga mi edad yo me siento bailando como un niño“.

La música que suena por el artista, aparece libre de tramas y guiones. Los zapatos rojos, La Metamorfosis, Galvánicas, Arena, El final de este estado de cosas… son el sonido de una historia que llevan la quietud y el ritmo del cuerpo. Israel Galván utilizó durante toda la actuación su cuerpo como un instrumento, no solo como de percusión, sino también para imitar los sonidos del viento y de las cuerdas y poder unirse así con el ritmo de su cuerpo a la melodía de la orquesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

Deja tu comentario