Javier Galdón: “la ciencia en Reino Unido hace sencilla la inclusión de gente de otros países”

0

Javier Galdón Armero (Albacete, 1992) es el paradigma de lo que el más idealista hubiese imaginado si, en pleno auge del sueño europeísta durante las primeras décadas de la Unión Europea, se le hubiese preguntado “¿cómo serán los jóvenes del futuro en Europa?”. Un joven estudiante, concienciado con su futuro y el de nuestro planeta, multilingüe y sin miedo a conocer otras culturas, al contrario, con ansias de viajar y descubrirlas.

Javier estudió Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia entre 2010 y 2014, cursando uno de los semestres en Cracovia (Polonia) como estudiante Erasmus. El verano de 2012 lo pasó en Newcastle (Reino Unido) realizando un proyecto para la Newcastle University dentro del programa IAESTE. Al siguiente período estival cruzó el charco para formar parte de otro proyecto de investigación en la Vanderbilt University de Nashville (Estados Unidos). Volvería a América en 2014 para realizar su trabajo de final de carrera en la Universidad Nacional de la Plata (Argentina).

Desde entonces se encuentra doctorando por el centro de investigaciones biotecnológicas John Innes Centre, de Norwich (Reino Unido). Su proyecto se centra en el estudio del Solanum lycopersicum, más conocido como el tomate, y en sus posibilidades agronómicas para aumentar su resistencia al cambio climático.

¿En qué consiste tu actual investigación en el John Innes Centre?

Mi proyecto tiene como objetivo entender cómo se forman los pelos del tomate, que se conocen como tricomas. Si alguna vez has visto una mata de tomate, veras que está completamente cubierta de una especie de pelos, y estos son los que investigo. Mi meta es entender su desarrollo y también su función, que está relacionada con la resistencia a sequia e insectos, y por tanto con un gran potencial agronómico.

¿Algún motivo especial por el que te inclinaste por investigar sobre el tomate?

¡El tomate me encanta! Es una parte esencial de la dieta mediterránea, es muy nutritivo y es el cultivo hortícola más importante a nivel mundial. Además, tengo la suerte de que hay una inmensa comunidad científica que lleva muchos años trabajando con el tomate, y contamos con mucha información y herramientas, que permiten llevar a cabo investigaciones que en otras especies serian mas difíciles.

En tu formación has recorrido varios países ¿cuál es el principal motivante que te ha empujado a hacerlo?

Seguramente la curiosidad. Curiosidad por saber cómo se trabaja en otros sitios, por conocer otras culturas e idiomas y por saber qué oportunidades hay disponibles en otras latitudes. Sinceramente, creo que estos periodos en distintos países han sido los más importantes desde un punto de vista formativo y profesional, y en cada caso adquirí conocimientos y aptitudes que seguramente en España siguiendo la ruta canónica no hubiera adquirido.

 

Entrevista Javier Galdón

Javier en los laboratorios del John Innes Centre de Norwich.

¿Por qué decidiste no realizar tu doctorado en España?

La principal razón fue que en Reino Unido y otros países de la órbita anglosajona (EE UU, Canadá…) no se requiere un Master para empezar un doctorado. Yo estaba convencido de querer hacer un doctorado, y no quería pasar otro año o dos en un aula con matrículas de muchos miles de euros. Así que Reino Unido, cuyo sistema ya conocía por mi estancia en Newcastle, ofrecía el ambiente perfecto para lo que quería hacer. Y sinceramente no me arrepiento en absoluto de mi decisión.

¿Qué consejo darías a un estudiante que esté pensando en realizar proyectos de formación fuera de España?

Probablemente sea la mejor experiencia de tu vida, así que lánzate, muévete para encontrar lo que más te apetezca hacer y disfruta al máximo. ¡Este tipo de experiencias siempre involucran mucho trabajo y esfuerzo, pero siempre merece la pena!

¿Qué diferencias existen entre Reino Unido y España en cuanto a la apuesta por la investigación biotecnológica y la puesta en marcha de proyectos como el tuyo?

Creo que en general la ciencia tiene los mismos problemas en ambos países, financiación siempre a corto plazo, inestabilidad laboral para los investigadores… Pero en ambos países existen grandes grupos de investigación con trabajos de excelente calidad. Por supuesto, hay mucha mas financiación en Reino Unido, que dedica un porcentaje mayor de su PIB a la ciencia, de la misma manera que las empresas y fundaciones tienen una labor mucha más activa en cofinanciación de proyectos y en la interacción con la investigación académica, y quizás esto no esté pasando en España aún.

Tras haber estado en Newcastle y Norwich, ¿por qué recomendarías Reino Unido como país donde venir a estudiar o completar la formación académica?

Hay muchos aspectos positivos. En primer lugar, la ética de trabajo es mejor que en muchos otros países, en el sentido de que se respeta mucho el tiempo de vacaciones, la jornada laboral y trabajar con un salario aceptable. La ciencia es una profesión muy vocacional, y en otros países se tiende a explotar esto teniendo gente trabajando 12 horas al día por un sueldo bajo, y en muchos casos, inexistente. Aunque el problema existe aquí en algunos casos, es mucho menos generalizado, a mi entender. También es un país con una tradición académica muy grande y una ciencia muy internacionalizada, que está acostumbrada al extranjero y que hace mucho más sencilla la inclusión de gente de otros países. Por supuesto hay otros factores más prácticos, como el idioma o la cercanía a España.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

En el futuro inmediato, terminar mi tesis doctoral y publicar mi investigación de los últimos años. A más largo plazo, aún estoy intentando determinar si quiero continuar la carrera investigadora convencional o quizás explorar otras opciones en la industria. Lo que no sé es si será aquí, en España, o en algún otro lugar.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario