La exposición Clouded Lands aterriza en Londres

0

Ayer, miércoles día 5 de abril, se celebró la inauguración de la exposición de arte “Clouded Lands”, con motivo del 31 aniversario del accidente de Chernobyl. El evento, que fue llevado a cabo por el colectivo Food of War Art, se desarrolló en el Rich Mix de Londres, el cual es el foco principal de arte en Shoreditch. Food of War Art muestra las consecuencias que el desastre de Chernobyl produjo en varios países europeos a los que llegó la nube radiactiva.

“Clouded Lands”, una exposición que muestra la verdad de Chernobyl

Se trata en una exposición de arte con numerosas pinturas y fotografías en la que participan Omar Castaneda, artista colombiano que basa su práctica en la comida; Quintina Valero, documentalista y fotógrafa de prensa española dedicada a los derechos humanos y a las crisis humanitarias; y Zinaida Lihacheva, artista y diseñadora ucraniana que trabaja en las intersecciones de arte, entre otros.

Quintina Valero

Esta iniciativa empezó hace un año en Ucrania para conmemorar el 30 aniversario del desastre nuclear, con la idea de hacer una exposición europea y terminar en Londres, lugar donde la exposición estará disponible para visitar durante un mes. Y es que, la muestra ha ido viajando por diferentes lugares de todo el mundo como Berlín, Burgos, y Ucrania.

“Propuse al colectivo hacer por primera vez un proyecto en el que estuviéramos todos colaborando en una misma idea”, añade la artista. Omar Castaneda y Quintina Valero fueron los primeros en viajar a Chernobyl y visitar la planta nuclear queriendo, de este modo, buscar las consecuencias de la radiación en la gente, en el medio ambiente y, sobre todo, en la comida.

“Se trata de un trabajo que tiene mucha investigación detrás, porque entrevisté a médicos, científicos, víctimas de Chernobyl, artistas y gente del Gobierno. Es una tarea muy completa, donde encontramos una zona que fue evacuada siete años después del accidente, en la que se encontró una radiación invisible, que no se palpa, no se huele y no se siente”, asegura Quintina Valero.

En la primera planta del edificio se encontraban las fotografías de Quintina Valero, a quien le encanta aprender tradiciones, festividades y rituales de otros países. En el interior de la sala se hallaba una inquietante pieza visual, con imágenes del paisaje después del desastre nuclear creadas por Zinaida Lihacheva.

Omar Castaneda, por su parte, presentaba su creación con la comida como principal protagonista de su trabajo. Voices of Chernobyl se basa en algunos de los principales alimentos de la zona afectada, como las manzanas, el trigo y el vodka.

 

Sobre el autor

Deja tu comentario