La London Fashion Week 2017 presenta las nuevas tendencias para el 2018

0

La semana pasada Londres se preparaba para recibir la London Fashion Week 2017 (LFW ’17) de septiembre, uno de los eventos más esperados del año para todos los amantes de la moda. El viernes día 15, el glamour, los colores y las tendencias se aglutinaban a pie de calle, junto con una gran congregación de gente impaciente por un pase vip que les acreditara poder disfrutar de los shows y espectáculos más exclusivos de la capital. Cinco días de estilo, cada cual más propio, peculiar e inalienable. Un escaparate para el diseño en todas sus facetas que van desde el conjunto de los espectáculos hasta la música, las flores y accesorios, junto con pantallas LED que recuerdan dónde estás. Con más de 250 diseñadores y 85 pasarelas, la LFW ’17 se convierte en la mejor oportunidad para ver de primera mano las obras artesanales y únicas de cada marca.

La ciudad más cosmopolita de Europa cerraba el 19 de septiembre su semana de la moda. La capital británica despide las tendencias que estaban establecidas desde el año pasado para ofrecer las nuevas de la temporada primavera/verano del 2018. Una de las preferencias más grandes de la temporada pasada, los volantes, están de vuelta en esta segunda ronda. Ropa de estilo renacentista que se aleja de forma definitiva del uniforme clásico negro y gris. Por su parte, el amarillo ha encabezado la gama en los escenarios. Sin embargo, la paleta de colores enrojecida irá perdiendo peso para la próxima temporada. Los puntos, las flores y los estampados son elementos clave en todas las prendas. Como complementos, las gafas de estilo “cat-eyes” seguirán siendo tenencia y las bandoleras pequeñas de colores vivos y llamativos.

Patalla LED FLW

Pantalla LED de bienvenida. Foto: Patricia Soto Risco

Armani y Hilfiger, los más esperados. De la Morena, el representante español

Todos los grandes nombres de la industria del modelaje han estado presentes en la LFW ‘17 de esta temporada. Hailey Baldwin con Matty Bovan, Adwoah Aboah en Burberry, Versus de Donatella Versace o el diseñador Sadie Williams. Y como no, el español Emilio de la Morena representado una vez más a España con sus técnicas tradicionales de bordado español. Por su parte, las marcas británicas de complementos Paradise Row y Finlay & Co presentaron sus bolsos y gafas. Las joyas de alta calidad de Pascale X James y de Oliva Grace también estuvieron a la venta en los stand junto con los maravillosos zapatos de Alzúcarr o de Primury.

Después de más de 10 años, Emporio Armani  ha vuelto a las pasarelas de la LFW ’17 con motivo de la reinauguración de su tienda en Bond Street. La última vez que estuvo presente fue en su evento One Night Onlyen la LFW de 2006. Otro de los grandes, Tommy Hilfiger, tampoco se lo ha querido perder, presentando su desfile seenowbuynow, donde propone la combinación de prendas de hombre y de mujer.

Pero no solo los diseñadores más importantes y privilegiados tienen cabida en la semana de la moda. En los últimos años, Londres se ha bautizado como el núcleo principal a nivel internacional de acogida de jóvenes diseñadores, promoviendo así el trabajo de las más recientes estrellas de la industria, gracias, en gran parte, a la potente infraestructura de formación en moda y diseño que tiene la ciudad.

Presentación del diseñador Sadie Williams

Presentación Sadie Williams. Foto: Patricia Soto Risco

Manifestaciones a la puerta de las pasarelas

Varios integrantes de la organización de Personas por el Trato Ético de los Animales, PETA, también se han dejado ver en la London Fashion Week desde el primer día, aunque su foco principal para manifestarse se centró en el desfile que celebró Burberry el sábado día 16.

El evento que tenía previsto empezar a las 19:00 horas tuvo que retrasarse 15 minutos por las quejas y los gritos de los manifestantes a la llegada de diseñadores, invitados y celebrities como Naomi Campbell, Jourdan Dunn o Kate Moss; o importantes editores como Edward Enninful, de Vogue. Al grito de “¡vergüenza en la semana de moda de Londres!” con megáfonos y pancartas, pedían a los diseñadores que terminen con el uso del cuero en sus prendas e intentan que los compradores no apoyen económicamente este tipo de materiales. La policía y los guardias de seguridad tuvieron que hacer cadenas humanas para frenar a los manifestantes en dos ocasiones.

Los activistas quisieron llamar la atención a la industria del cuero porque la responsabilizan de la muerte de más de mil millones de animales cada año. Aún así, aseguraban que gracias a la creciente conciencia de los consumidores sobre estas cuestiones, las empresas están empezando a tomar nota y ofrecer otras alternativas como la piel sintética.

 

Sobre el autor

Deja tu comentario