La policía de inmigración británica deporta a decenas de trabajadores latinoamericanos de Byron Hamburgers

8

Hay veces que la realidad supera con creces a la ficción. Situaciones inimaginables en la vida real, sueños truncados y familias rotas a causa del interés de unos cuantos por engrosar y proteger sus bolsillos. Algo parecido se vivió el pasado 4 de julio en la cadena de hamburgueserías Byron.

Uno de los trabajadores de esta compañía ha querido contarnos lo acontecido con el único objetivo de que la gente conozca la práctica de este tipo de situaciones que, normalmente, no trascienden a la opinión pública. Por respeto a su privacidad, pues a día de hoy sigue siendo trabajador de Byron Hamburgers, se va a mantener en todo momento el anonimato de la persona entrevistada.

Byron_Burgers_

Eran las 9:30 de la mañana cuando los trabajadores de uno de los restaurantes de la cadena acudían al local tras ser citados días anteriores para la realización de un training. Apenas habían pasado cinco minutos cuando entraron dos policías de inmigración y empezaron a citar a algunos de los presentes en una sala aparte.

“Sacaron unas hojas donde pude ver que había algunas fotos y empezaron a leer nombres. En sus espaldas ponía policía de inmigración. Empezaron a llamar uno por uno. En mi restaurante citaron a seis personas, aunque dos de ellas no se encontraban allí en ese momento”, explica nuestro testigo.

Los acontecimientos se produjeron, al menos, en 15 restaurantes de la cadena en Londres

Tras minutos de incertidumbre y desasosiego la encargada, que teóricamente había venido a impartir un training para los trabajadores se sinceró: “Voy a ser honesta con ustedes. Nosotros sabemos lo que está pasando y todo esto estaba preparado. Esto no es un training. Esto es porque sabemos que tenemos gente ilegal trabajando y hemos llamado a la policía”.

Byron hamburgers cuenta con un total de 56 restaurantes en todo Reino Unido, la gran mayoría de ellos con sede en la capital británica. “Puedo poner la mano en el fuego de que sólo en Londres hay al menos 100 personas ilegales trabajando en la empresa. El número exacto sólo lo puede saber la policía y la propia cadena”, explica el trabajador de Byron.

Aunque no han transcendido los datos oficiales, nuestro testigo nos habla de que son decenas las personas deportadas, la mayoría de ellas de origen latinoamericano: “La redada tuvo lugar, que yo sepa, en 15 restaurantes de Byron Hamburgers, todos a la misma hora. Entre los compañeros se habla de que han sido 50 los trabajadores deportados y otros 150 que han podido evadir los controles y se están actualmente escondidos”.

Las personas que se encuentran en Reino Unido en una situación irregular se la juegan a diario, y son conscientes de que una redada policial de este tipo puede ocurrir en cualquier momento. Nuestro protagonista, quién a día de hoy tiene su documentación regularizada en el país, nos relata el poco tacto que tienen los jefes con estas personas: “Yo mismo he trabajado en España en esta situación y sé que nos la jugamos. Corremos el riesgo de que en la calle o en la casa nos cojan”.

“Se te pueden colar en la empresa cinco, diez personas de manera irregular, pero no 200. Hay gente que llevaba trabajando cuatro años en Byron. Ellos lo saben y encima llaman a la policía y los venden”, explica este trabajador de Byron con lágrimas en los ojos.

Las deportaciones tuvieron lugar la misma noche del 4 de julio

Byron Hamburguer

Por solidaridad con los compañeros afectados, los trabajadores decidieron no trabajar el día que ocurrieron los hechos. “En la misma noche del 4 de julio los deportaron a sus países con lo puesto. Los jefes conocen la situación de estas personas. Curramos duro y no decimos nada. Si hay que hacer 60 horas a la semana pues nos callamos y las hacemos. La gente de arriba de la empresa lo sabe y por eso contrata a esta gente”, arguya el testigo.

Este trabajador asegura no haber visto nada igual en los cuatro años que lleva trabajando en Byron Hamburgers: “La gente está muy enfadada y asustada por esta situación. En los años que llevo en la empresa nunca había visto algo igual. No sé si esto es un procedimiento habitual“. Tras lo acontecido, el testigo intentó pedir explicaciones a la mánager sobre porque traicionaban a trabajadores que llevan años trabajando con ellos. La respuesta fue que, si tuviesen que pagar una multa por cada persona en situación irregular, la empresa se iría a la quiebra.

El día posterior a la redada policial, una persona de recursos humanos pasó por el restaurante para hablar con los empleados. Su propósito, contratar nuevo personal que sustituya a los deportados y que todo vuelva lo antes posible a la normalidad.

Respuesta de Byron Hamburguers

Tras conocer la versión de los hechos de este trabajador, nos pusimos en contacto con la empresa para que nos pudiese explicar, desde su punto de vista, lo ocurrido. Byron Hamburguers nos derivó a un correo electrónico donde enviar nuestras preguntas. La respuesta fue este escueto comunicado de prensa que revelaba muy poca información (por no decir nada) de la actuación policial que se había llevado a cabo en la cadena de hamburgueserías:

“Byron confirma que varios de nuestros restaurantes de Londres fueron visitados por representantes de Ministerio del Interior a principios de semana. El Ministerio del Interior reconoce que Byron, como empleador, cumple los requisitos de la ley de inmigración en su procedimiento para emplear a sus trabajadores. En Byron estamos orgullosos de la diversidad que existe en los staff de nuestros restaurantes, construido alrededor de gente de todos los orígenes. Tenemos una larga y estrecha relación de colaboración con el Ministerio del Interior, cooperando plenamente con ellos durante todo el curso de las investigaciones que se llevan a cabo actualmente y que se llevarán en el futuro”.  

 

Sobre el autor

Licenciado en periodismo por la Universidad de Sevilla. Pudiste leerme en Estadio Deportivo o Goal.com entre otros medios. Crítico e inconformista. Ahora tecleo para el Ibérico.

Deja tu comentario