La subida de tipos del Banco de Inglaterra: causas y efectos

0

El Banco de Inglaterra acumulaba titulares de los diarios económicos de todo el mundo la semana pasada cuando, tras la votación de los nueve miembros de su consejo, aceptaba por siete votos a dos la subida de las tasas de interés sobre la libra esterlina. Esta subida, aunque mínima —el tipo de interés aumentó un cuarto de punto, pasando del 0,25% al 0,5%—, supuso el primer movimiento al alza de los tipos de interés sobre la moneda británica en nada menos que diez años.

El último movimiento del Banco de Inglaterra sobre los tipos de interés de la libra había tenido lugar hace poco más de un año, cuando el principal organismo bancario de las islas había aplicado un descenso de las tasas tras los resultados del referéndum del Brexit. Con dicho movimiento, lo que el Banco de Inglaterra pretendía era proteger su moneda y economía del impacto negativo que el ‘Leave’ podría provocar.

Así pues, muchos esperaban la semana pasada que la subida de los tipos supusiese un regreso a una senda más positiva y esperanzadora para la economía británica. Pero lo cierto es que no es así. O, al menos, no del todo.

Lucha contra la inflación

Una de las principales razones que llevó al Bank of England a tomar esta decisión sobre los tipos de interés es la lucha contra una inflación que supone uno de los mayores problemas de la economía británica. Ésta supera con holgura su objetivo del 2%, y el pasado mes de septiembre el IPC británico alcanzó el 3% debido a la devaluación de la libra. Así pues, y ante la previsión de que este índice supere el 3% en el mes de octubre, el Banco de Inglaterra ha decidido aplicar esta medida sanadora.

Además, según el órgano rector del sistema bancario británico, la economía del país se encuentra en un estado de salud suficientemente positivo como para resistir esta subida, dado que ofreció un crecimiento del 0,4% en el tercer trimestre de este año, una décima más que durante el segundo tramo del año.

Cae la libra esterlina y suben los índices bursátiles británicos

Sin embargo, los comentarios con los que el propio Banco de Inglaterra aderezó el anuncio de la subida aniquilaron cualquier atisbo de positivismo en los mercados, sobre todo en el de divisas. Tras afirmar que cualquier subida futura de los tipos será “gradual y limitada”, los mercados entendieron que las subidas importantes de este elemento no se van a producir a corto plazo, y ya actuaron en consecuencia.

Por lo tanto, pese a la subida de los tipos, la libra esterlina caía en su valoración frente a sus principales pares —el dólar estadounidense y el euro—, ya que los mercados siguen entendiendo que el incremento en las tasas debe seguir siendo mayor. El órgano bancario, sin embargo, sigue sin tener todas consigo debido al fantasma del Brexit, y prefiere seguir aplicando una política más precavida.

Pese a todo, el nimio aumento de los tipos y la consecuente caída de la libra sí produjeron un efecto positivo sobre los índices bursátiles de la City. Así pues, y gracias al descenso de la moneda británica, tanto el FTSE 100 como el FTSE 250 aumentaron su cotización, gracias a que una moneda más barata facilita las exportaciones de las firmas de las Islas Británicas.

Sobre el autor

El Ibérico Gratuito es el único periódico quincenal escrito en español para la comunidad española e hispanoparlantes de Londres.

Deja tu comentario