Los robots autodirigidos de reparto llegan a Londres

0

La compañía Hermes, especialista británica en la distribución de productos, empieza el periodo de prueba de los robots autodirigidos para el reparto de mercancía en el barrio de Southwark en Londres. En asociación con StarShip Technologies, empresa creada por un exfundador de Skype, estos robots empezarán a repartir y recoger paquetes a menos de 3 kilómetros de distancia.

Los robots para el transporte de mercancías en Londres ya no son cosa del futuro

Los robots autónomos que ha construido y diseñado Starship pueden hacer repartos a nivel local sin necesidad de conductor. Tienen un motor eléctrico que mueve sus seis ruedas y una capacidad de carga de hasta 10 kilos o, lo equivalente a 3 bolsas de compra. Estos robots pueden transportar mercancía a unos 5 km de distancia y, además, pueden dirigirse a sí mismos y evitar obstáculos usando señales GPS y nueve cámaras.

Y mientras empresas como Amazon imaginan un mundo repleto de drones voladores para repartir sus paquetes, recientemente Starship ha anunciado su cooperación con Domino’s para el reparto de pizzas. El proyecto forma parte del DRU (Domino’s Robotic Unit), una iniciativa de la empresa que usa las tecnologías de los robots y los drones para el reparto.

Domino’s empezará a utilizar los robots este verano en restaurantes Domino’s de Hamburgo, en Alemania. Y, si todo va bien, llevarán el prototipo de robot también a Holanda. La asociación entre Domino’s y Starship Technologies es un paso muy importante para convertir los repartos de pizza con robots en una realidad, según Don Meij, CEO y director del grupo Domino’s.

“Somos una empresa global y tenemos muchas ganas de progresar en una tecnología que innove en todos los países en los que operamos. Estamos muy emocionados de la asociación con Starship, ya que trae los repartos con robots un paso más cerca de las operaciones comerciales,” afirmó Meij. “Los robots complementarán nuestros métodos de reparto, incluyendo coches, scooters, bicis, asegurando que nuestros consumidores puedan tener las pizzas más frescas, repartidas directamente a ellos, donde sea que estén”.

Las tecnologías de Starship están ya en uso en Just Eat en algunas partes de Londres, después del éxito de sus primeras entregas en diciembre de 2016. Así que, parece ser que cada vez estamos más cerca de un mundo que permita reemplazar a los conductores de carne y hueso.

Sobre el autor

Deja tu comentario