Los turistas ingleses provocan más de 100 millones de euros en demandas falsas en España

0

Los hoteleros españoles han visto incrementada la aparición de denuncias falsas en hasta un 700% el año pasado. Según datos de la Asociación Empresarial Hostelera de la Costa Blanca (HOSBEC), las reclamaciones falsas han causado unos 60 millones de pérdidas al sector turístico hotelero en la Costa Blanca.

Por su parte, a los hoteles mallorquines les costó mas de 50 millones de euros en 2016 las falsas denuncias de daños.

El origen del incremento de las demandas tiene mucho que ver con la proliferación de los claimfarmers, pequeños bufetes de abogados que esperan en la puerta de los hoteles a los turistas y les hacen firmar para empezar el proceso.

El engaño es muy fácil. Estos grupos de “abogados” se encuentran en las zonas turísticas británicas de la costa española. Comienzan con un “small talk” a preguntar a los turistas sobre temas banales relativos a las vacaciones para, más adelante, informarles de que el viaje les puede salir gratis sin necesidad de coste alguno para el turista. Solo tienen que ir a la farmacia y adquirir un medicamento que se puede comprar sin receta, Amodium, para combatir dolores intestinales, intoxicaciones o digestiones pesadas.

El Reino Unido se compromete a abrir una investigación

Turespaña, la empresa que representa los intereses del turismo español en todo el mundo, habla de un problema de fondo, “la raíz del problema es la normativa británica de consumo, muy garantista con el consumidor, al que le basta con reclamar y presentar una receta o una factura de farmacia para que sea el proveedor turístico el que tenga que demostrar que no intoxicó al cliente”.

Según explica Turespaña, los clientes defraudadores presentan una reclamación al touroperador británico, el cual la acepta directamente para evitar los altos costes de los procesos judiciales británicos (pueden llegar hasta 50.000 libras). Más adelante, el touroperador británico le factura al hotel español correspondiente que, previamente, tenía una cláusula de responsabilidad firmada, que deja en absoluta indefensión al hotel español.

Los hosteleros españoles siguen sin ver todavía una solución ante la proliferación de demandas falsas de turistas británicos que sólo en 2016 aumentaron un 700 por ciento en España. “No hay ninguna solución todavía encima de la mesa”, recalca la presidenta de HOSBEC, Nuria Montes.

El secretario general de la  Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Ramón Estrella, asegura que, a raíz de las denuncias de la patronal contra la proliferación de denuncias falsas y el trabajo conjunto con la embajada de Londres, así como la Secretaria de Turismo en Londres, el Reino Unido ha abierto una investigación.

Estrella cree que, para poner coto a esta situación, los hoteleros deberían tener protocolos de colaboración con el touroperador británico y “avisar a sus clientes que las reclamaciones falsas puede ser motivo de cárcel en España”. Los hoteleros españoles avisarán de que existe una tipificación de las reclamaciones falsas como delito penal de estafa según el ordenamiento jurídico español, que podría ser castigado con una pena de prisión que iría desde los 6 meses a los 3 años, siempre que se supere los 400 euros.

El crecimiento desorbitado de estas denuncias fraudulentas tiene en vilo a los hosteleros de nuestro país que se preparan para que este tipo de reclamaciones no les coja por sorpresa.

Benidorm, la costa blanca en general y las Baleares son los destinos preferidos para estos bufetes buitres de abogados que facturan el 90% de la reclamación, mientras que solo el 10% del importe se destina a los supuestos daños sufridos por el turista, según Hosbec.

La presidenta de la patronal mallorquina, Inma Benito, asegura que pueden dejar de vender a operadores británicos. “Esto nos puede llevar a cerrar los cupos de camas a ese mercado, porque se está llegando a un nivel de fraude que es insoportable“.

Sobre el autor

Amante del deporte, interesado en política y sociedad. Privilegiado por vivir en esta era pero crítico con la sociedad actual. Me gustan los clásicos de la música. Sevilla es mi ciudad, Londres es mi casa.

Deja tu comentario