Mi experiencia como reportero de la NFL: Día 1

0

PonderCasselHoy es un gran día en mi vida y no solo porque haya desbloqueado un nuevo nivel del Candy Crush, sino porque hoy he cumplido un sueño. El sueño de conocer la NFL por dentro. Mis dos pasiones: Periodismo y Fútbol Americano se han entrelazado como nunca antes lo habían hecho. Bien es cierto que sólo he asistido a un entrenamiento, pero es una experiencia que nunca olvidaré.

Me presento. Mi nombre Carlos Hernández-Sonseca Hervás y soy un español loco por el Fútbol Americano. Vivo en Londres, ciudad en la que la NFL ha celebrado anualmente un partido de su liga regular desde el año 2007. En esta ocasión han dado un paso adelante y han decidido que serán dos los encuentros que se disputen en el mítico estadio de Wembley. El primero de ellos tendrá lugar el próximo domingo, 29 de septiembre, entre los Minnesota Vikings y los Pittsburgh Steelers. El segundo llegará el 27 octubre, cuando se enfrenten los San Francisco 49ers y los Jacksonville Jaguars. Estos últimos han firmado un acuerdo con la liga para jugar un partido en Londres hasta el año 2016. Quién sabe si se trata del primer paso para instalar una franquicia permanente aquí, al otro lado del Atlántico.

Como fan, he asistido a los últimos 3 encuentros que la NFL ha celebrado en Wembley. Puedo afirmar que he sido bastante afortunado. El primer año fue en 2010, cuando vi a los 49ers, entonces entrenados por Mike Singletary, ganar a los Denver Broncos el año rookie de Tim Tebow. El partido no fue nada del otro mundo, pero tuve la suerte de cruzarme con el mejor WR de la historia de la NFL, Jerry Rice que amablemente accedió a firmarme el programa oficial del partido. Mi segunda experiencia NFL fue un año más tarde, cuando vi a los Chicago Bears doblegar a los Tampa Bay Buccaneers, la temporada del debut del recientemente defenestrado Josh Freeman. La temporada pasada, viviendo ya en Londres, vi a los New England Patriots destrozar a los St Louis Rams. El mejor momento llegó el día previo al partido, en Trafalgar Square, cuando tuve la oportunidad de hacerme fotos con los jugadores de los Bills, Marcel Dareus y Stevie Johnson.

Este año, ya asentado en Londres, no existía ninguna posibilidad de perderme ninguno de los dos partidos. De las primeras cosas que hice al entrar en El Ibérico fue, con el consentimiento de mi Director, Paco de la Coba, solicitar una acreditación para asistir como medio a ambos encuentros. No tenía muchas esperanzas, pero al cabo de varias semanas, me llegó un email con la grandísima noticia de que me había sido concedido. Iba a poder vivir la NFL desde dentro. No sólo el partido, sino que podría acudir a los entrenamientos, ruedas de prensa, eventos y así poder contar al mundo de habla hispana como es estar entre bambalinas en una de las competiciones más grandes del planeta.

Los Vikes, equipo que sirve como local, con su HC Leslie Frazier a la cabeza llegó a Londres el pasado martes. Nada más aterrizar en tierras británicas se pasaron por Wembley para hacer un clinic con niños de colegios locales. No todo el mundo tiene la suerte de poder jugar junto a uno de los mejores de la historia como lo es el RB Adrian Peterson, quién el año pasado se quedó a 9 yardas de conseguir el record histórico de yardas de carreras en una temporada conseguido por Eric Dickerson en 1984.

Al día siguiente, los Vikings comenzaron con su particular minicamp. El hecho de viajar tan pronto es un arma de doble filo para los de Minnesota. Por un lado puede pasar lo que su entrenador busca de afianzar más las relaciones entre los 53 jugadores y hacer piña o puede acabar como el rosario de la aurora y es que los ánimos no están muy allá dado el mal estado del equipo tras perder los tres primeros partidos de temporada. Desde luego, las cosas no empezaron muy bien. Su QB titular, Christian Ponder, se lesionó en las costillas el pasado domingo, y su participación en los entrenamientos es limitada, lo que le hace ser seria duda para el partido del domingo. Su suplente, Matt Cassel, firmado esta temporada como agente libre está esperando su oportunidad de demostrar que es capaz de liderar este equipo y así arrebatarle el puesto a Ponder que, por otra parte, está siendo muy cuestionado.

Por motivos de trabajo no pude acudir a esta primera sesión de entrenamiento. Pero definitivamente no podía perderme la de hoy. Así que esta mañana, bien temprano, para no perderme nada, salí de mi casa camino de Watford, ciudad situada al Norte de Londres conocida por acoger los estudios de Harry Potter, donde los Vikings han instalado su cuartel general. De hecho, cuando llego finalmente llego a la estación todo lo que veo es sobre el mago de Hogwarts. Ni rastro de NFL.

Cuando finalmente llego a la recepción del hotel, después de andar 1 kilómetro desde donde me bajé del autobús, recibo mi acreditación. Ilusionado, le hago una foto y la mando a mis amigos, familia y todo al que le pueda interesar. Con la emoción y el miedo a perderme algo he llegado demasiado pronto. La rueda de prensa no comienza hasta dentro de media hora, por lo que decido darme una vuelta a ver las instalaciones. Caminando me topo con el centro de entrenamiento que el staff de los Vikings ha improvisado en una de las varias explanadas del hotel. Me cuelo en el weigh room y me cruzo con los rookies Cordarelle Patterson y Michael Mauti. Si doy un paso más me meto en el locker room. De hecho desde donde estaba, veía las taquillas de los jugadores. Cuando salgo de allí veo a Matt Cassel salir a calentar antes que nadie, sin duda, sabe que está ante una gran oportunidad de demostrar su valía al staff de los Vikes.

Llego justo a tiempo para la rueda de prensa. Las cámaras y el resto de periodistas están preparados. Entre ellos se encuentra Neil Reynolds, voz de los partidos de NFL para la cadena Sky Sports, poseedora de los derechos de la NFL para Reino Unido. Los protagonistas de hoy son los defensas Jared Allen y Chad Greenway. El primero llega con una taza en la mano, bromea diciendo que se trata de té inglés, aunque a los pocos segundos confiesa partiéndose de risa que no, que es café. Durante su comparecencia, Allen muestra su obvia frustración por la situación del equipo y admite que la defensa pudo haber hecho mucho más en los dos últimos partidos, donde perdieron sus encuentros concediendo anotaciones en los últimos instantes. El DE confiesa que preferiría estar en casa con su familia, pero que es un trabajo y ha venido aquí a ganar. Todo esto aderezado con su humor socarrón que desata las risas de los presentes en más de un par de ocasiones. Por su parte, Greenway nos cuenta que es todo un honor para él jugar en Londres y que el partido del domingo significa mucho para el equipo, “es un todo o nada”.

Les sigue el HC Leslie Frazier. Su discurso se centra en la importancia de crear grupo durante esta semana y en cómo esta experiencia puede ayudar al equipo a conseguir sus objetivos. Como no podía ser de otra forma, los compañeros le preguntan sobre el estado del Cristian Ponder. Frazier nos cuenta que ayer, el QB salido de Florida State University, no estuvo al 100% y fue Matt Cassel el que entrenó con la primera unidad del ataque, aunque espera que esté disponible el domingo. Frazier no niega que Ponder pueda perder el puesto de titular independientemente de la lesión “Cristian ha hecho menos de lo que esperábamos de él, para situaciones como esta trajimos a Matt”. También tiene que responder a diversas preguntas sobre el Greg Jennings. El WR firmado esta temporada después de su paso por Green Bay es conocido por tener un fuerte temperamento. Frazier nos afirma que Jennings he hecho nada para crear problemas, sino todo lo contrario, está siempre dispuesto a ayudar y sugiriendo opciones para revertir la situación.

Una vez finalizada la conferencia de prensa, esperamos en una especie de jardín a que nos llamen para acudir al campo de entrenamiento y poder filmar y hacer fotos. Nos permiten ocupar una de las redzones y la sideline izquiera durante 30 minutos. Cuando llegamos los jugadores se encuentran estirando. Los QBs lanzándose pases entre ellos. A simple vista no se percibe ningún problema con Ponder, que se empareja con Matt Cassel, mientras que el tercer stringer, McLeod Bethel-Thompson, tiene que calentar con un miembro del staff. Las miradas pronto se dirigen a la verdadera estrella del equipo, el anteriormente mencionado, Adrian Peterson. El WR Jerome Simpson en una de sus excentricidades abandona el campo de entrenamiento para acercarse a un fotógrafo que tengo justo a mi lado y pedirle consejo sobre qué objetivo comprar. Cómo os podéis imaginar todos los que estamos alrededor no podemos hacer otra cosa si no sonreír.

Tras el calentamiento inicial llega el momento de los equipos especiales. Los Vikings entrenan punts, kickoffs, field goals y retornos con una organización y rapidez pasmosa. Una vez terminados estos ejercicios, llegan los drills posicionales. En este momento, los miembros de seguridad nos prohíben filmar o fotografiar a los QBs, podemos dirigir nuestros objetivos a cualquier parte del campo, menos a la zona donde se encuentran Ponder y Cassel. Lo más espectacular los WRs, el orden de participación en los ejercicios es Greg Jennings, Jerome Simpson, Cordarelle Patterson, Joe Webb y Jarius Wright. El penúltimo hace un catch espectacular delante de mis narices clavando las punteras de sus dos pies justo antes de la línea de banda que provoca los “ooooh” de los allí presentes.

El tiempo permitido llega a su fin y nos invitan a abandonar el campo de entrenamiento, emplazándonos a las 15:15, hora de finalización del mismo para volver y poder conversar con algunos jugadores. Cuando volvemos al centro de operaciones que hemos montado, escuchamos un sonido proveniente del campo de entrenamiento. Se trata de grabaciones simulando los gritos de aficionados, fingiendo situación de partido.

Llega el momento que todos esperábamos. Un miembro del staff viene y nos avisa que el entrenamiento ha terminado y ya podemos acercarnos al campo a proceder con las entrevistas. Cuando llegamos están haciendo piña y lanzando su grito de guerra. Una vez terminado este ritual, todos salen en dirección de los vestuarios salvo un jugador: Bethel-Thompson que se queda practicando pases con un entrenador asistente durante varios minutos. Varios de los jugadores salen corriendo sin pararse a hablar, otros sí que atienden a los medios.

Mi pasión enfermiza por los Texas Longhorns de la NCAA me hace rápidamente ponerme a buscar a Brian Robison, que vistió de burnt orange en college. El DE que anotó su primer TD en un retorno de fumble hace dos semanas, es de los primeros que abandona el campo de entrenamiento para meterse al vestuario, pero afortunadamente he podido “pillarle”. Charlamos durante poco más de un minuto sobre Texas y me da un apretón de manos.

El otro Longhorn en el roster de los Vikes es Cullen Loeffler. Se trata del long snapper del equipo, es decir es un jugador de equipos especiales que apenas concentra atención. Sin embargo, para mi sorpresa es el jugador que más tiempo pasa hablando con los medios, su simpatía y capacidad para hablar hacen de él el blanco perfecto para los periodistas. Espero pacientemente a que termine de ser entrevistado y me acerco a él. Me saluda con un apretón de manos. Charlamos sobre su experiencia en college, Mack Brown, Vince Young, Ricky Williams y su trabajo como long snapper durante más de 10 minutos, incluso nos hacemos fotos. Antes de despedirse, me dice que está encantado de conocer a un español amante de UT y que le encantaría visitar alguna vez España.

Aparte de Loeffler, los últimos jugadores en abandonar el recinto son el TE de tercer año Kyle Rudolph que juega con varias niñas por el césped y el QB Matt Cassel sin duda el más requerido por la prensa. Cuando termina su entrevista con Sky Sports sale corriendo y al pasar por mi lado me pregunta la hora. “It’s ten to four” le digo, a lo que él me responde con un “Oh my God”, aún así tuvo tiempo para hacerse una foto conmigo.

Como no podía ser de otra forma, Adrian Peterson se ha llevado gran parte de la atención. A pesar de su condición de super estrella, AD atiende a todo el mundo con una sonrisa y con una amabilidad poco usual en deportistas con su status. El RB que ha fijado su objetivo de esta temporada en 2.500 yardas, ha protagonizado la anécdota del día lanzando un cubo de agua helada a varios jugadores que estaban relajando los músculos en bañeras de agua con hielo.

Cuando todos los jugadores desaparecen yo me doy una vuelta por el recinto para digerir lo que me acababa de pasar. Me pongo en marcha y vuelvo a Londres. Me doy cuenta que son casi las cinco de la tarde y ni siquiera he comido. Estoy cansado pero ha merecido la pena.

La aventura no termina aquí y mañana viviré el segundo capítulo de esta apasionante experiencia cubriendo la NFL. Los Steelers llegan a Londres y yo voy a estar, primero en la conferencia de prensa de Mike Tomlin y Ben Roethlisberger y más tarde en el campo de entrenamiento, viendo las novedades del equipo de Pittsburgh.

Si quieres ver el albúm con todas las fotos pincha aquí.

Un saludo.

Compartir.

Sobre el autor

El Ibérico Gratuito es el único periódico quincenal escrito en español para la comunidad española e hispanoparlantes de Londres.

Deja tu comentario