Reino Unido ha dicho Brexit: ¿Y ahora?

0

1,267,501. Esa ha sido la cantidad en que ha aventajado la opción Brexit a la opción Bremain. Ni los más fervientes defensores de la salida confiaban en que esto pasaría. El objetivo, aparentemente, ya está conseguido: El pueblo ha hablado. Pero ahora es cuando de verdad comienza la negociación con Europa que si ya se bajó los pantalones en el último acuerdo con Cameron veremos hasta dónde es capaz de llegar. Oportunistas como la líder de la extrema-derecha gala, Marine Le Pen, han aprovechado para llamar a filas a su electorado con el objetivo de que otros países sigan los pasos británicos.

Extremismos aparte, el resultado del día de ayer traerá unas consecuencias; consecuencias que, digan lo que digan, son imposibles de predecir, aunque en algunos aspectos ya se empiecen a manifestar.

David Cameron, out

El primer y más relevante efecto que han dejado los comicios celebrados el día de ayer es que el primer ministro británico ha puesto su renuncia sobre la mesa. Un político -David Cameron- que brinda a su pueblo la opción de hablar en las urnas (por segunda vez, tras Escocia) a pesar de que lo que se decide en ellas es lo contrario a lo que él defiende. Un político que trata de obtener las mejores condiciones para su país en la Comunidad Europea aunque él sea favorable a la integración completa. Un político que plantea su dimisión tras decirle “NO” el electorado -por la ínfima cantidad de menos de cuatro puntos- a la opción que él había venido liderando. Un político que decide irse… Un verdadero representante  de la voluntad popular. En cambio, serán otros, como Boris Johnson, los que se verán aupados en su carrera política por la penosa -y hoy imperante- organización de los partidos: El ex-alcalde londinense aprovechó el vacío que dejaba el posicionamiento de Cameron para colocarse en la opción contraria (la principal del ala tory), y si esta fuera avalada por las urnas -como así ha sido-, escalar hasta la cima del partido conservador y postularse como principal candidato de cara a unas nuevas elecciones para primer ministro.

Primer Ministro Británico

Brexit: Tiempos para la salida de Reino Unido de Europa

La primera fecha que se ha propuesto tras los resultados es la de octubre, momento que, en relación con el anterior párrafo, David Cameron abandonará su cargo. En cuanto a Europa, Alemania ha convocado a los países fundadores para una reunión el sábado, de modo que en los próximos días presenciaremos la toma definitiva de posturas y si hay algún tipo de paso atrás por parte de uno de los dos bandos negociantes: Previsible, como he dicho, es que el retroceso vuelva a ser de Europa, ya que ahora Reino Unido está obligado por fuerza a defender la tendencia mayoritaria de sus electores. Antes se jugaba con que no había algo definitivo, un resultado. Hoy la decisión está tomada. Los británicos han decidido irse. No quieren ser parte de Europa.

El referéndum por zonas y edades

Curiosas han sido las estadísticas que dejaron ayer las votaciones. A nivel de países, Escocia e Irlanda apostaron en su conjunto por la permanencia, mientras que Inglaterra y Gales lo hicieron en contra. En estas dos últimas, en cambio, han habido señeras excepciones: Para empezar, las capitales de ambas, Londres y Cardiff, que votaron por la permanencia. Otras grandes ciudades, como Liverpool, Leeds o Cambridge, actuaron de igual modo. Poco hay que argumentar en esto: Las urbes desarrolladas, con un mayor porcentaje de inmigrantes entre sus habitantes y una mentalidad obligadamente más abierta, cosmopolita, abogan por un proyecto integrador y razonable. Las ciudades pequeñas, al igual que pasó con Cataluña, repletas de una población más hermética e inflexible, impulsiva, acudieron en su mayoría a las urnas provistas de borricas orejeras no valorando posibles consecuencias y solo repitiendo en su cabeza el mantra “Europa nos roba”.

Sin título

En consonancia van las estadísticas con respecto al rango de edad. La población más joven, más formada, ha votado en casi un 65% por Europa, no llegando al 25% la favorable de la salida. Hasta los 50 años, pese a que la opción Remain sigue siendo mayoritaria, sí que decrece (45% vs. 39%). Colofón es que la población más anciana -la que menos habrá de convivir con la situación resultante- es la que más empuje da a la salida, produciéndose aquí el cambio de tendencia con un 35% (Bremain) vs. 49% (Brexit) entre los 50-64 años y un 33% vs. 58% a partir de los 65.

Sobre el autor

Córdoba, 1990. Licenciado en Historia. Colaborador de FHM, DT y Diario de Actualidad. Redactando ahora para El Ibérico.

Deja tu comentario