Reversible. Manuel Liñán cierra el Flamenco Festival de Londres

0

La compañía de Manuel Liñán cerró este Domingo la 14ª edición del London Flamenco Festival en el Sadler´s Wells Theatre. Un espectáculo que no dejó indiferente al abarrotado teatro del norte de Londres.

Manuel Liñán sorprende con su espectáculo Reversible

El bailaor y coreógrafo Manuel Liñán, ataviado con una bata de cola y un mantón, sorprendió con su espectáculo Reversible. Un auténtico reto que fusiona las raíces de este género folclórico, con una esencia renovadora y un intercambio de roles poco usual en el mundo del flamenco.

El fundido a negro silenciaba un teatro en el que no cabía un alfiler. Cuando se subió el telón, Liñán apareció con una bata de cola negra, mantón negro y una coletilla, acompañado de David Carpio que comenzaba con una bulería su profundo cante. La feminizada silueta del bailaor taconeando en el tablao contrarrestada con sus masculinos pasos, los desgarradores gestos flamencos que al compás de palmas por bulería y con la melodía de las guitarras de Pino Losada y Francisco Vinuesa, encendió el teatro nada más empezar.

El espectáculo continuaba con un Romance sólo a guitarra que mostró la calidad de los músicos escogidos para la obra. Los claveles comienzan a hacer acto de presencia formando una línea casi perfecta al borde del gallinero. La bailaora “La Piñona” dejaba sutilmente su rastro en forma de flor y desaparecía de un escenario en el que la oscuridad era el principal protagonista. Miguel Ortega marcó los ritmos con unos quejíos que resonaban hasta lo más profundo del teatro.

Manuel Liñán comenzó su carrera en 2008 en Tauro. Algo más tarde saltó a la fama con el espectáculo Sinergia, que se paseó por los festivales de flamenco más prestigiosos del mundo como el de Jerez, en el que logró el premio al mejor bailaor revelación. Un año después fue agraciado con el premio Max de las artes escénicas a la mejor actuación masculina, y el primer premio de la crítica por parte de Flamenco Hoy.

Manuel volvía a escena junto con su bailaor, Jose Maldonado, esta vez sin bata de cola, ataviado con una camisa y pañuelo flamenco, dando una exhibición de danza folclórica fusionada con flamenco y utilizando una cuerda como elemento de encaje entre las masculinas figuras.

MANUEL-LIÑAN-ACOMPAÑADO-DE-SUS-BAILAORES-EN-EL-ESPECTACULO-REVERSIBLE-15

La piñona, Manuel Liñan, El Torombo y Jose Maldonado

A continuación, Pino Losada interpretó magistralmente Tremolo, un sólo de guitarra en un oscuro escenario que iluminaba los tintineos y quejíos que salían del instrumento flamenco por excelencia.

Otro fundido a negro y una pequeña pausa hacía de entrada  a los Tangos y los Tientos, con el percusionista Miguel “El Cheyenne” junto con los dos guitarristas y la colaboración especial de “El Torombo” daban un toque de alegría. Los claveles volvían a escena y seguían delimitando el perímetro con flores y luces que acompañaban a los bailaores.

De nuevo aparecía Miguel Liñán con su bata de cola y con el elenco asemejando un ring de boxeo, peleaba con unas cantiñas junto a “La Piñona” por un clavel que “El Torombo” haciendo de árbitro y mediando entre los dos artistas formando uno de los más espectaculares ambientes de la noche. Las cuerdas volvían a aparecer en escena y formaban un cuadrilátero en el que el arte salía por los cuatro costaos.

90 minutos de espectáculo que cerraban un exitoso festival de flamenco que ha vendido todo el papel y que vuelve a ser un éxito en su décimo cuarta edición. Los amantes del flamenco han vuelto a disfrutar de uno de los espectáculos con una esencia que nunca abandona sus raíces pero que cada año evoluciona y no deja a nadie indiferente.

Sobre el autor

Amante del deporte, interesado en política y sociedad. Privilegiado por vivir en esta era pero crítico con la sociedad actual. Me gustan los clásicos de la música. Sevilla es mi ciudad, Londres es mi casa.

Deja tu comentario