Ruby necesita un donante de médula

0

Aún tenemos en nuestras retinas el triste caso de Pablo Ráez, un joven marbellí deportista y bloguero famoso por su lucha activa a favor de la donación de médula ósea tras haber sufrido leucemia. Desgraciadamente Pablo falleció el pasado 25 de febrero como consecuencia de su enfermedad y hoy descubrimos un caso similar:

Ruby, una trabajadora social latinoamericana con dos niños pequeños, descubrió que tenía cáncer de sangre tras ir al médico a chequear un bulto. Desde ese día, Ruby busca desesperadamente un donante de médula compatible con ella para poder salvar su vida.

En estos casos siempre se recurre en primer lugar a la familia, ya que hay más posibilidades de compatibilidad debido  a los genes pero, desgraciadamente, su hermano no es compatible, al igual que nadie lo es tampoco en el Registro Internacional de médula ósea, donde Ruby acudió en segundo lugar.

Se buscan donantes de médula para Ruby

Desde ese momento familiares y amigos de Ruby se han movilizado para conseguir un donante compatible con ella. La campaña, llamada Register for Ruby, está teniendo mucho éxito aunque escasos resultados. Desde las redes sociales y páginas web de crowfunding se pide a las personas que gocen de buena salud y que tengan entre 16 y 55 años que se registren como donantes de médula ósea, para realizar lo que es un proceso muy sencillo e indoloro.

La campaña es mundial y cualquier persona puede registrarse para ayudar. Sus allegados y familiares advierten que “no hay tiempo que perder,” ya que Ruby cada día está cada día más débil y la enfermedad más avanzada. Las personas con más probabilidades de ayudar Ruby han de tener herencia racial latinoamericana, debido a que Ruby nació y vivió en El Salvador hasta que tenía 10 años, cuando después de vivir la guerra se fue Australia como trabajadora social. En 2008 se mudó a Londres, donde continuó trabajando con personas con discapacidad en el aprendizaje y en 2013 contrajo matrimonio con Sam, con el que tuvo dos hijos: Daniel y Sofía.

Debido al tratamiento de quimioterapia que está siguiendo, Ruby se ha perdido muchos momentos especiales del crecimiento de sus hijos Sofía y Daniel. Además, los efectos de su enfermedad van más allá de lo físico y han supuesto un duro golpe económico para toda la familia, de ahí que amigos y familiares hayan creado una campaña de recaudación de fondos.

“Mi mayor temor es no estar allí para cuidar a mis hijos. Quiero desesperadamente permanecer en sus vidas para ayudarlos y guiarlos y vincularlos con sus raíces salvadoreñas y su familia extendida en el extranjero”, asegura Ruby desde el hospital.

Por su parte, el marido de Ruby afirma que el hecho de pedir dinero es una  “lección de humildad” basada en una decisión difícil. Él mismo dice que necesitan encontrar un donante para Ruby con la mayor celeridad posible, ya que se encuentra “muy débil”.

Ben Mourra ha producido un cortometraje en la que se cuenta la historia de Ruby. En el filme Sam cuenta el efecto que la enfermedad de Ruby ha tenido en la familia y se recoge en la página web registerforruby.com.

Gracias a la campaña Register For Ruby ya se han añadido unas 17.000 personas al Registro Internacional de médula ósea. A día de hoy se sigue estudiando el caso para encontrar un donante compatible con ella. Algunos famosos como Samuel L Jackson, Irvine Galés, Caitlin Moran y Peter Andre se han implicado en la causa dando voz a este caso por las redes sociales.

La campaña también ha lanzado una petición para exigir que el Gobierno británico facilite las oportunidades para para que más madres puedan donar su cordón umbilical después del parto y así salvar a personas como Ruby, ya que este cordón umbilical es rico en las células madre que se necesitan para ser trasplantadas a personas con cáncer de sangre.

En la actualidad solo 6 hospitales en el Reino Unido ofrecen la oportunidad de donar el cordón umbilical por medio del Sistema Nacional de Salud: el Hospital General de Barnet, el Hospital de Northwick Park, el Luton y Dunstable Hospital, el Hospital General de Watford, el St George’s Hospital y el University College Hospital (donde Ruby está siendo tratada).

Elspeth, una de las amigas que inició la campaña, podría haber donado su cordón umbilical si hubiera sido informada por los médicos. “Duele saber que perdimos una oportunidad que podría haber salvado la vida de mi amiga”, aseguró.

En estas páginas web puedes encontrar más información sobre el caso de Ruby: información del caso, recogida de firmas y recaudación de dinero.

Sobre el autor

Deja tu comentario