Theresa May defiende el plan para acabar con los residuos plásticos de Reino Unido en 25 años

0

Theresa May ha defendido hoy el plan medioambiental por el que el gobierno británico se compromete a eliminar todos los residuos plásticos no reciclables en el Reino Unido en un plazo de 25 años. Nuevos envases libres de plásticos o acabar definitivamente con las bolsas gratuitas son algunas de las medidas que se contemplan para los supermercados, el principal foco generador de desechos.

Downing Street se ha fijado así el 2042 como fecha límite para acabar con este tipo de plásticos. El plan lleva anunciado desde 2015 pero se ha ido retrasando hasta ahora, aunque ya se han puesto en marcha varias políticas complementarias como la prohibición de las microperlas de plástico, utilizadas principalmente en cosméticos y productos de cuidado personal, que entró en vigor hace escasos días.

El contexto en el que más se centrará el plan será el de los supermercados. Por ejemplo, se les instará a instalar pasillos únicamente dedicados a que los compradores puedan comprar productos que no estén envasados en plástico. Además, la carga de 5 peniques a las bolsas de plástico se extenderá a todas las tiendas de Inglaterra, acabando con la excepción sobre los pequeños negocios. Por otro lado, el gobierno seguirá preparando un impuesto para los productos de plástico como envases de comida para llevar o cubiertos de usar y tirar.

Reino Unido pretende encabezar la lucha mundial contra los residuos plásticos

La intención de la primera ministra May es que Reino Unido encabece la lucha mundial por acabar con los desechos de plásticos no reutilizables, tomando medidas en cada una de las fases de producción y consumo de un producto. Además, el gobierno británico ayudará económicamente a los países en vías de desarrollo para que emprendan sus propias políticas para hacer frente a la contaminación y reducir los residuos. También se pretende aumentar las zonas marinas protegidas en Reino Unido y establecer un “cinturón azul” protegidos en los territorios de ultramar.

Otras medidas a nivel nacional incluyen la inversión en charlas dirigidas a jóvenes estudiantes para concienciarlos del problema. El objetivo final es lograr que la primera generación de británicos que deje a la siguiente un mundo medioambientalmente mejor que el que ella se encontró.

Sobre el autor

Un graduado en periodismo que hace cuatro años no había salido de su pueblo y ahora está en Londres. La vida es aceptar cosas.

Deja tu comentario