Un estudio revela que pensar en otro idioma afecta a la imaginación

0

“La capacidad para evocar imágenes mentales se ve afectada cuando no pensamos en nuestra lengua materna”, esto es lo que concluye una investigación llevada a cabo por psicólogos de la Universidad de Chicago. Cualquier persona que haya aprendido un idioma extranjero, sabrá que pensar en algo que no sea su lengua materna requiere un gran esfuerzo. La investigación explica que “nuestras imágenes mentales cambian cuando usamos una lengua extranjera”.

Los investigadores Sayuri Hayakawa y Boaz Keysar evaluaron a 359 individuos, todos ellos hablantes nativos de inglés que también hablaban español. Se les pidió simular mentalmente 35 experiencias sensoriales diferentes, por ejemplo, imaginando ciertos gustos, sentimientos o puntos de vista. Luego se pidió a cada participante que calificara cómo había vivido la experiencia.

Los participantes se dividieron en dos: la mitad recibió instrucciones en inglés y la otra mitad en español. En seis de las ocho categorías, las personas que realizaron la tarea en su segundo idioma tuvieron imágenes mentales menos nítidas que las que lo hicieron en su lengua materna.

Un segundo estudio con nativos de mandarín que dominan el inglés

A continuación, 307 personas hablantes nativos de mandarín que también dominan el inglés, tuvieron que completar una prueba de palabras que requeriría visualización. Por ejemplo, a los participantes se les mostraron las palabras “zanahoria”, “pluma” y “hongo” y se les preguntó cuál tenía la forma más diferente.  A la mitad se les dieron las palabras en mandarín, y la otra mitad en inglés: los que usaban su segundo idioma tenían un desempeño peor que los que recibieron las palabras en su lengua materna.

Para probar el error, los investigadores repitieron la prueba con los mismos participantes, pero usaron imágenes de los elementos en lugar de palabras, por lo que ya no requieren visualización. Los resultados mantuvieron que la precisión era peor cuando los participantes usaban su segundo idioma y necesitaban usar la visualización.

“En los últimos años, ha habido una creciente evidencia de que el uso de un idioma extranjero afecta muchos aspectos de nuestras experiencias que van desde la respuesta emocional a la toma de decisiones”, concluyeron Hayakawa y Keysar.

Sobre el autor

Periodista de Madrid amante del deporte y del espacio. Nadadora de competición haciéndose hueco poco a poco en el mundo del periodismo.

Deja tu comentario