Un estudio vincula la nicotina de los e-cigarretes con los ataques cardiacos

0

Nuevos estudios suecos vinculan la nicotina que se utiliza en algunos de los cigarrillos electrónicos, más comúnmente conocidos como vapeadores, a un aumento en las probabilidades de sufrir un ataque cardiaco y riesgo de accidente cerebrovascular. El estudio sueco realizado por varios científicos de la Universidad de Medicina de Estocolmo, Karolinska Institute, determinó que las pruebas realizadas a los voluntarios que fumaron de vapeadores que contenían nicotina, demostraron que su presión arterial y las pulsaciones aumentaron pasados 30 minutos desde el test. A pesar de que los efectos fuesen temporales, el médico Magnus Lundback del Instituto Karolinska determinó que podrían acabar siendo permanentes.

El estudio consistió en el reclutamiento de 15 voluntarios sanos que no habían fumado este tipo de cigarrillos electrónicos antes. Los investigadores demostraron más tarde que aquellos que fumaron los e-cigarrettes que llevaban nicotina habían experimentado tres veces más de rigidez arterial, presión arterial y, además, un aumento de la frecuencia cardiaca. El mismo efecto no se produjo en aquellos voluntarios que fumaron los cigarrillos que no contenían nicotina.

La industria está comercializando los cigarros electrónicos como sustitutivo al tabaco normal

Lundback realizó estas declaraciones acerca del aumento del vapeo, la conocida práctica de fumar los cigarrillos electrónicos, debido a que el público cree que esta práctica y los conocidos instrumentos para ella son prácticamente inofensivos. Además, estos utensilios están experimentando un rápido crecimiento en pro de dejar de fumar tabaco industrial, pero la seguridad de los cigarrillos electrónicos es debatida y muchos estudios están evidenciando los efectos adversos que tienen para la salud.

Las últimas cifras de la Oficina Nacional de Estadística británica revelaron que alrededor de un millón de personas estaban fumando e-cigarrettes para acabar con su adicción al tabaco. Este fin de semana se van a cumplir 10 años desde la ley antitabaco británica que prohibe fumar en casi todos espacios públicos cerrados en Inglaterra.

Sobre el autor

Deja tu comentario