6 consejos imprescindibles para visitar Londres

2

No sabemos qué tiene Londres que todo el mundo quiere venir. Se dice que la capital británica es una ciudad gris, ruidosa, que va muy rápido, siempre está llena de gente, y donde por supuesto, dicen que llueve mucho. Sin embargo, Londres sigue siendo la ciudad que más visitantes recibe al año de toda Europa.

Es probable que en fin de semana, tengas algún amigo o familiar visitando la ciudad. Probablemente te habrá escrito urgentemente para saber qué llevarse o qué comprobar antes del viaje. Puede que, incluso, seas uno de esos viajeros que este fin de semana se está dejando caer por aquí y necesitas alguna guía. En cualquiera de los casos, aquí te dejamos seis consejos que a muchos nos hubiese gustado haber tenido la primera vez que pisamos la capital británica.

1. Mirar la previsión meteorológica en Londres

Se rumorea que en Londres llueve mucho, demasiado. Vamos, que no para de llover los 365 días del año, pero señores, esto es un auténtico mito. Para los que vivimos desde hace tiempo en la capital británica, hace mucho que sabemos que en Londres no llueve tanto como se dice, que no siempre el cielo es gris, y que hay días de sol y calor. Entonces, ¿qué le pasa al tiempo de Londres? Pues que es una auténtica veleta. En un día puede hacer sol, mucho viento, nevar, caer el diluvio universal y volver a hacer sol y calor. Si los que vivimos aquí miramos cada día la previsión a la hora de salir de casa, lo mejor es que revises el tiempo que va a hacer para poder preparar mejor  la maleta.

 2. Planea tu ruta

Londres es una ciudad muy grande, con muchos lugares imprescindibles que ver, y otros muchos que por elección propia se quieren visitar convirtiéndose en una larga lista de “sitios a los que ir” cuando se visita la capital británica. Por ello es muy importante que antes de llegar a Londres tengas muy claro los sitios que vais a visitar. Lo mejor es dividir los días por zonas, y así evitar perder el tiempo en distancias en el transporte público y poder aprovechar al máximo tu viaje. Por ejemplo, dedica un día a los clásicos british visitando Westminster, con el Parlamento, la Abadía, el Buckingham o Trafalgar Square. Otro día podrías dedicarlo a visitar la City y la rivera del Támesis. Y por último, visitar los mercadillos más famosos, -asegúrate qué día se celebra cada uno-.Así que la recomendación es que no improvises y planea.

3. No sin mi Oyster

Conseguir entender cómo funcionan las tarifas del transporte público de Londres, es un poco, por no decir bastante, complicado. Pero lo único que tienes que saber, es que sin la Oyster no vas a ningún sitio. Es lo que en España conocemos como una tarjeta monedero. Con la Oyster puedes pagar todo el transporte de Londres, que incluye: metro, autobús, tren, tren ligero DLR,  barco e incluso un teleférico.  Es cierto que ahora se puede pagar con tarjeta de crédito contactless, pero no sale tan rentable. La Oyster cuesta 5 libras, que es realidad, un depósito. Si decides devolverla al final de tu estancia, el Transporte de Londres te reembolsa el depósito más lo que no hayas gastado.

¿Compro un pase diario? La respuesta es no. Hay varias razones, y la primera es que las atracciones turísticas de Londres se encuentran todas entre zona 1 y 2, por lo que no necesitas un pase que incluya todas las zonas de Londres. La mejor forma de pago es “pay as you go”. Esto es que pagas lo que viajas, pero además es que con la oyster tienes “daily cup”, -algo que con la tarjeta de crédito contactless no tienes- que es un límite de gasto diario, independientemente de las veces que uses el transporte. Y esto es algo que sale muy rentable. Si venís con niños hasta diez años es gratis, y hasta 16, existen descuentos especiales. Recuerda que es muy importante pasar la tarjeta aunque las puertas estén abiertas. La tarjeta tiene que tener entrada y salida. De lo contrario, pueden cobrarte una penalización que deje tu Oyster en número rojos.

4. Revisar líneas de metro

Siempre que vayas a salir del hotel, apartamento, casa de vuestros amigos o donde sea que te alojes, es muy importante que revises las líneas de metro. ¿Y por qué? Londres es una ciudad muy grande, obras, retrasos o pequeños accidentes pueden hacer que vuestra línea o vuestra estación no estén operativas y tengas que buscar vías alternativas. Una recomendación para moverte por la ciudad es que te descargues la aplicación Citymapper. Es la app perfecta para deciros cómo está el transporte, ofreciendo todas las posibilidades para llegar a cualquier punto de la ciudad. Por otro lado, también hay que conocer cómo funciona el metro por dentro y cuáles son las estaciones que  con más o menos bullicio, las más accesibles o con mejores atajos.

5. Horarios

Es muy importante tener en cuenta los horarios. No olvides que en un país como Reino Unido lo normal es cenar pronto, y los negocios cerrarán antes. En una ciudad como Londres, los horarios varían en función de la afluencia de gente o el grado turístico que tengas las zonas. Lo normal es que los museos y atracciones turísticas cierren entre las 6 y las 7 de la tarde. También hay  que adaptar los horarios, dependiendo de los sitios que visites. Si decides visitar Flower market o Bricklane un martes, lo encontrarás desierto. Y si vas a Notting Hill un domingo, ocurrirá algo parecido. Por eso, es muy importante a la hora de hacer el planning del viaje tener en cuenta los días y horarios.

6. Adaptador

En la era en la que vivimos pegados a un pequeño ordenador que llamamos teléfono móvil, o en la que en nuestras salidas llevamos cámara en mano, no podemos olvidar nuestro adaptador para el enchufe. Es cierto que ya en muchos hoteles disponen de ellos, y podrás encontrarlo en muchas tiendas de souvenirs. Sin embargo, lo mejor y más económico, es que traigas tu propio adaptador inglés de España. Muchos negocios aprovechan la fuerte demanda y los despistes de los viajeros para incrementar el precio de los enchufes a límites descarados.

 

Sobre el autor

Mis pasiones comunicar y viajar. Adicta a la información, el aguacate y el chai latte. Cinéfila y seriéfila. No sobreviviría un verano sin helado de vainilla. Amante de la montaña y la playa a partes iguales. No soporto el viento sur, la gente pesimista ni el desorden.

2 comentarios

  1. Super, he estado allí un tiempo, siempre me gusta vivir informada diariamente de todo lo que sucede es esta linda ciudad , gracias ?

Deja tu comentario