9 curiosidades sobre los zorros urbanos

3

Como toda ciudad, Londres dispone de su propia fauna. A las omnipresentes palomas se les suman ratones, patos en humedales y estanques, ardillas en zonas de vegetación frondosa…y zorros. Convertidos casi en el animal emblema de la capital británica, hoy desde El Ibérico os comentamos una serie de curiosidades sobre un animal visto por algunos y oído por casi todos:

1. Llegada a las ciudades

Los zorros son animales que se han visto en la capital británica y otras ciudades del Reino Unido desde tiempo inmemoriales. No obstante, parece que su presencia ha aumentado en el último siglo.

Existen informes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Comida (en la actualidad llamado DEFRA) que certifican la presencia de zorros en ciudades como Londres Bristol desde 1930. Algunos científicos aseguran que su presencia aumentó en la década de los 50, ya que en dicha década se expandió la mixomatosis que mermó las poblaciones de conejos, su principal fuente de sustento, lo que obligó a éstos a desplazarse a zonas urbanas en busca de alimento. Sea como sea, parece que a finales de la década de los 80 ya había colonias permanentes en la mayoría de ciudades de todo el Reino Unido, incluyendo Cambridge, Norwich, Edimburgo o Glasgow, y que a la hora de colonizar nuevos territorios éstos optan por ciudades con grandes zonas residenciales y su número es considerablemente menor en núcleos de población industriales y zonas sin jardines o pocos parques.

2. Población y distribución

La población de zorros urbanos se estima en 33.000 ejemplares en Reino Unido.Resulta casi imposible certificar con exactitud el número de zorros urbanos. El último informe realizado al respecto y que cuenta con mayor fiabilidad fue elaborado en los años 1999 y 2000 por la organización Mammal Society. A través de los excrementos recogidos en diferentes puntos de la geografía británica se estimó que el número de zorros rurales podía ser aproximadamente de 225.000. Actualmente se cree que su número ha aumentado ligeramente hasta un total situado en la horquilla entre 240.000 y 252.000.

El número de zorros urbanos parece sin embargo haberse estabilizado durante  este período, y se estima que su número es de unos 33.000 adultos.

3. Alimentación omnívora

La alimentación de los zorros es tan amplia que puede ser considerada omnívora, y se adapta no tan sólo al momento del año sino también al tipo de comida que abunda en el ambiente en el que se mueven.

En condiciones normales estos se alimentan de invertebrados (todo tipo de insectos y gusanos), pequeños pájaros y mamíferos e incluso fruta. En el caso de los zorros urbanos, casi dos tercios de su alimentación lo constituyen productos de desecho humano, incluyéndose comida arrojada en la calle o parques y también la proporcionada por residentes. En algunas zonas de Londres y otras grandes áreas industriales como Manchester o Birmingham se ha constatado que ratas y palomas constituyen una parte importante de su dieta, lo que evidencia su uso como control natural de animales que pueden constituir plagas.

4. Un número de ataques ínfimo

Existe constancia de algunos ataques a animales domésticos e incluso personas, pero lo cierto es que los ataques de zorros constituyen una extraña excepción. Por ejemplo, en Bristol, ciudad en la que hace años se elaboró un censo con los ataques de estos animales, se cree que anualmente una media de 8 mascotas, en su mayoría gatos, mueren en ataques perpetrados por zorros.

La mayoría de ataques a personas se producen por intentar alimentar a los zorros urbanos, los cuales pueden interpretar la aproximación de los humanos como el primer paso de un ataque.

5. Una plaga en Australia

Los zorros en Australia ponen en peligro a las especies autóctonas.La población de zorros urbanos está bajo control en todo el mundo, con la excepción de Australia. Introducidos a mitad del siglo XIX por los británicos como herramienta de control frente a los conejos y para ser cazados, la multitud de mamíferos con los que alimentarse y la ausencia de depredadores ha hecho que su número se haya disparado. Considerada una especie invasiva, son los principales responsables de la merma en la población de ratas canguro y zarigüeyas, y su presencia en zonas urbanas ha dado lugar a que el gobierno australiano hay puesto en marcha varios programas para controlar la población.

6. Estuvieron al borde de la extinción

Caza con trampas o a caballo, envenenamientos, atropellos… los zorros en general y los urbanos en particular se ven expuestos a multitud de peligros que diezman su población. No obstante, el mayor procede de un pequeño animal, la pulga Sarcoptes scabiei, la cual da lugar a la enfermedad conocida como sarna sarcóptica. Esta enfermedad, que también puede afectar a perros, gatos e incluso humanos, se produce porque las pulgas excavan en la piel del animal afectado, depositando huevos o dejando restos de heces o secreciones digestivas. La sensación de picor es tan intensa que los animales acaban por arrancarse el pelaje, dando lugar a que estos mueran por hipotermia.

Los zorros parecen ser animales muy propensos a ser afectados por dicha pulga. Una vez que una población se infecta es difícil mantenerla bajo control. En la década de los 90 la expansión de un brote de dicha enfermedad afectó globalmente a la población de zorros, y aquellos en el Reino Unido se vieron especialmente perjudicados. En el caso de los zorros urbanos éstos virtualmente desaparecieron de muchas ciudades, y por ejemplo Bristol constató un descenso del 95% del número de zorros en tan sólo dos años.

7. La opinión que hay sobre ellos

La mayoría de los británicos tiene una opinión favorable de los zorros urbanos.Quizás son ruidosos, pueden esparcir basura, provocar miedo entre algunos… pero en general hay una opinión favorable hacia ellos. En una encuesta realizada por YouGov  en 4000 hogares, casi dos tercios contestaron que ven positiva la presencia de zorros urbanos, uno de cada cuatro indicó sentirse indiferente a su presencia y aproximadamente un 8% indicó que lo consideraban un animal dañino.

8. Una corta esperanza de vida

En cautividad, los zorros pueden ser animales relativamente longevos, con una esperanza de vida de hasta quince años. No obstante, ésta se reduce drásticamente para animales en libertad, que no suele superar los dos años. En el caso de los zorros urbanos es todavía más baja; por ejemplo, en Londres se estima en catorce meses y en Bristol entre ocho y diez meses.

La causa más común de muerte, en los años en los que no hay brotes significativos de sarna, es el atropello o impacto con coches. Un estudio demográfico llevado a cabo por el profesor Stephen Harris calcula que cada año dos de cada tres zorros mueren de este modo, lo cual ayuda a explicar el que la población se mantenga constante.

9. What does the fox say?

Cualquiera que viva fuera de zonas céntricas y próximas a parques o zonas con abundancia de jardines habrá oído los alaridos de un zorro, especialmente en época de celo. Al igual que perros y lobos, animales con los que están emparentados, los zorros disponen de una de las más amplias gamas de vocalización. Tanto que hace difícil que se pueda sintetizar el sonido que hace un zorro en una sola palabra onomatopéyica. Así que quizás, la famosa canción del dúo noruego Ylvis, en el que estos sugieren algo como “Gering-ding-ding-ding-dingeringeding” o “Wa-pa-pa-pa-pa-pa-pow” no estén tan alejados de la realidad.

 

Sobre el autor

Economista y abogado de formación y profesión, y curioso por vocación. Un libro pegado a un hombre, llegó a Londres por ver qué hay detrás. Analítico, pero sencillo y (demasiado) despreocupado, jamás dirá que no a un café. Lleva más de un año tecleando para EL IBÉRICO, y lo que aún le queda.

3 comentarios

  1. Holas! Son lindos animales, en su forma física y colorido. Para que no se introduzcan en la ciudad deberían poner alimento en las afueras, en puntos específicos. Y dicho alimento debe contener un anticonceptivo canino, para asi regular el número. En algunos sitios se ha probado este procedimiento con palomas.
    En Arg. es tierra de zorros grises (a un cuerpo de policía le decían así), pero se andan con cuidado porque con los “gatitos” que hay aquí no se jode (tomar a la ligera) =D
    Puma:
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/2e/CMM_MountainLion.jpg/270px-CMM_MountainLion.jpg
    Jaguar:
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/2/21/Junior-Jaguar-Belize-Zoo.jpg/250px-Junior-Jaguar-Belize-Zoo.jpg
    Jaguar en un mal día, que se levantó con ambas patas izquierdas: ^^
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/0c/Panthera_onca_at_the_Toronto_Zoo_2.jpg/220px-Panthera_onca_at_the_Toronto_Zoo_2.jpg
    Hasta luego!

    • Saludos Andrés. Pues verá, hasta cierto punto es bueno que se hayan introducido en las ciudades. Cualquiera que haya pasado una temporada por aquí sabe el problema que representan los ratones y las palomas, y bueno, los zorros ayudan a reducir sensiblemente éstos. Y respecto a los anticonceptivos, la población aumenta tras la temporada de cría y desde allí se reduce hasta el siguiente año. Es extraño, pero parece que se haya establecido un equilibrio natural y el número de zorros no ha variado drásticamente en muchos años.

      Un animal precioso el puma, aunque se me antoja un pelín menos accesible que los zorros o nuestros linces. Hasta la próxima amigo, saludos de acá.

  2. Pingback: Madrid suma en el debate hacia ciudades más verdes | Blog Seres Urbanos – Clivento

Deja tu comentario