Portada | Cultura y Ocio | Alan de Val, vinos gallegos con personalidad

Alan de Val, vinos gallegos con personalidad

Fundada en el año 1993, Adega Alan de Val es una bodega familiar, artesanal, que a partir de la experiencia heredada de padres y abuelos siempre se ha dedicado al viñedo, al vivero, a la elaboración y venta de vinos. En el año 2006 se construye la nueva bodega, enclavada en la comarca de Valdeorras y rodeada por la Finca Pedrazais. En esta nueva etapa se incorporan nuevas técnicas y conocimientos con el fin de obtener los mejores caldos.

Imagen de los viñedos, con la bodega al fondo.

 

En la actual eclosión de los godellos de Valdeorras, nos encontramos en el punto de creación de vinos complejos y de altísima calidad. En Adega Alan de Val se da una enorme importancia a la viticultura. En 2006 empiezan a elaborar vinos de finca, buscando la peculiaridad, la singularidad de cada viñedo. La bodega ha recibido numerosos reconocimientos como el de la X Edición de las Distinciones Gallaecia, que reconoció a la bodega por ser la primera en recuperar, como vino de calidad, a la garnacha de cepas viejas que todavía permanecen en las laderas que miran al rio Sil. Asimismo, la bodega recibió en 2010 dos premios (1er puesto y 3er puesto) en la Cata-Concurso de «Viños Tintos Galegos» celebrada en Euskadi.

La finca Pedrazais
Anclada en una región climática de carácter continental con influencia atlántica, se caracteriza por inviernos fríos, veranos cálidos y otoños y primaveras suaves. La finca Pedrazais presenta suelo en pendiente y ladera de exposición sur, lo que le proporciona menos fertilidad y buen drenaje, garantizando un rendimiento más moderado y con unas uvas de maduración adecuada.

Además posee suelos de pizarra poco profundos (30-50 cm) con abundantes piedras sueltas sobre todo en superficie, con textura franco-arenosa. Este tipo de textura permite maduraciones suaves, dado que por el día irradian calor y por la noche se enfrían antes; esta diferencia de temperatura entre el día y la noche permite incrementar los valores de azúcar con la luz solar y evitar pérdidas importantes de acidez por las noches. El resultado final son unos vinos con elevados componentes aromáticos y sápidos muy sutiles, con un marcado carácter mineral. La finca fue plantada en el año 1996, abarcando 1,5 hectáreas de viñedo en espaldera de las cuales 6.000 metros cuadrados son de uva godello, y dan un rendimiento en torno a 3.000/4.000 kilos al año.

Las Uvas

Adega Alan de Val, siempre con vocación de calidad, está acogida desde su inicio a la D.O. VALDEORRAS. Diferentes clases de uva:

Mencia: Tinto. Variedad cultivada para la producción de vinos tintos de calidad. Sus orígenes se remontan a la Antigua Roma y se cultiva principalmente en el noroeste de la Península Ibérica. Produce racimos pequeños y compactos con bayas de tamaño medio y piel gruesa. Proporciona tintos de color púrpura, intenso y elegante, aroma frutal y tierna carnosidad no exenta de nervio, muy en la línea de los más actuales gustos internacionales.

Godello: Blanco. Variedad representativa de Valdeorras. Es de producción media, racimos más bien pequeños, con uvas blancas apiñadas muy sabrosas y aromáticas de color verde amarillento. Proporciona vinos de gran personalidad; de muy fino aroma, elegante y floral, y de excelente estructura en boca. Se considera una de las mejores variedades en blancos para fermentar en barrica.

Brancellao: Tinto. Variedad cultivada antiguamente en toda Galicia. Actualmente casi todo se encuentra en antiguos viñedos o en nuevos viñedos recuperados en las laderas del rio Sil. El racimo es de tamaño pequeño medio, cónico y no muy compacto. La uva es muy pequeña, de forma elíptica corta y hollejo de color azul-negro. El vino es de un hermoso color rubí. Posee un fino aroma y un paladar muy personal. Pero lo más destacado en este vino es su excelente equilibrio grado-acidez.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio