Alex Al-Bader, la diseñadora española que viste a muchas londinenses

0

En un pequeño rincón de Notting Hill se encuentra Soler, el gran tesoro de Alex Al-Bader. Desde hace ocho años, esta diseñadora española deleita a sus clientas con cada una de sus creaciones. La posibilidad de personalizar y crear prendas a medida conceden singularidad a la marca.

Tenemos la oportunidad de entrevistar a Alex Al-Bader para conocer algunos detalles de su vida personal y profesional aquí en Londres. Nos recibe en su tienda-atelier, un espacio muy acogedor que desprende creatividad por todas sus esquinas.

¿Qué te impulsó a venir a Londres?

La razón por la cual vine hace tantos años, que son casi 17, fue la moda. Trabajaba como modelo y me dijeron si quería venir a Londres unos meses.

¿Cómo fueron los inicios de Alex Al-Bader en la ciudad?

Mis inicios fueron buenos. Desde siempre me ha gustado Londres. Al principio vivía entre Londres y España. Con el idioma, cuando volvía de España sentía que retrocedía, que no acababa nunca de aprender inglés realmente. Hasta que al final estuve trabajando de modelo, pero también decidí ir a la universidad para finalizar mi carrera de económicas. Ahí fue cuando estudié mucho más el idioma hasta que llegó un punto en el que noté que ya lo hablaba bien.

¿Cómo surgió Soler?

Yo ya hacía años que vivía en Londres, me casé y tuve mis niños. De repente, cuando mi niña tenía dos años, me entraron ganas de crear algo único y diferente. Con los años también me he dado cuenta de que me gusta todo lo que es antiguo, lo vintage, los prints. Entonces empecé una colección muy sencilla y la enseñé en mi casa. Invité a todas mis amigas y a las mamás del colegio de mis hijos. Desde el principio fue muy positivo, a la gente le encantó.

Poco a poco mi casa se convirtió en una tienda hasta que mi marido dijo que no quería esto (risas). Me dijo que, si quería seguir con este proyecto, debería buscar un espacio donde poder trabajar. Fue así como encontré este local en la zona de Golborne hace casi ocho años.

¿Cómo definirías el proceso de diseño de las prendas? ¿Dónde encuentras tu inspiración?

¡Me inspiro con cualquier cosa! De repente voy por la calle y veo una combinación de colores que me gusta y me inspira a la hora de diseñar. Luego se lo transmito a mi hermana Mónica, que es pintora. Ella participa mucho en el proceso. Ella crea los estampados en papel y luego los imprimimos sobre tela. Me encanta el vintage, las cosas antiguas, la mezcla de encaje y algodón.

El proceso comienza con una idea, haces un patrón y creas la primera toile. Después, decides que prenda hacer: un vestido mid-lenght, un vestido maxi, un top. Después de ocho años haciendo esto me he dado cuenta de que al final creas “familias”.

Crear vestidos o recibir un estampado nuevo es lo más emocionante. La parte de diseño es la más divertida y la que más me gustaría hacer. Aquí siempre estamos inspirados, siempre salen cosas nuevas.

¿Y el proceso de producción?

La producción para todas nuestras clientas de Londres se hace aquí en el atelier. También viajo y hago muchos trunk shows, me llevo colecciones pequeñas y las vendo en otros países. Viajamos mucho a Noruega, Hamburgo, California y Nueva York. Vendemos también wholesale, a tiendas de esos lugares.

La parte del retail se realiza aquí en la tienda. Tengo que controlar cada prenda, es super importante. Esto requiere mucho tiempo, pero está muy bien porque trabajas con tus clientas y creas cosas únicas. En cuanto a la venta mayorista, producimos con una fábrica de la India que trabaja muy bien. En Soler las prendas son bonitas por fuera, pero también por dentro. Cuando compras un vestido es importante mirarlo también desde dentro, es decir, ver el tejido y su acabado.

Cada vez funciona mejor la venta online. Cuando ya te han conocido y han visto tu producto, se sienten cómodas de comprar a través de Internet.

En cuanto a la distribución, ¿este es el único punto de venta físico?

Solo tenemos una tienda Soler y es una tienda-atelier. Como puedes ver, aquí pasa de todo. A nuestras clientas les encanta venir y descubrir siempre cosas diferentes

¿Y la venta internacional?

Alex Al-Bader nos comenta que cada vez funciona mejor la venta online. Cuando viajo a otros países, mis clientas ven, tocan y se prueban la línea. Cuando ya te han conocido y han visto tu producto, se sienten cómodas de comprar a través de internet.

¿Cómo presenta Alex Al-Bader sus colecciones?

He hecho un poco de todo, desde ferias hasta pequeños showrooms. Sin embargo, no quiero hacer más ferias ni eventos tan grandes. Mi estrategia ahora mismo se basa en cuidar mucho las buenas relaciones que tengo y presentar nuevas colecciones. Por ejemplo, si me voy a Nueva York, reservo una suite en un hotel e invito a mis clientas para que vean la colección. Así es todo más personal. En cambio, si la presentación es aquí en Londres, reorganizo este espacio y los clientes vienen a la tienda. A mí me encantaría vender siempre mis colecciones desde aquí porque es donde se ve lo que sucede en Soler.

Hasta el momento, ¿cuál ha sido el punto más álgido de tu carrera como diseñadora?

Todos estos años han sido de mucho aprendizaje. El retail es un mundo difícil. Estás todo el tiempo invirtiendo e invirtiendo. El negocio siempre ha ido bien, pero personalmente estoy notando un giro muy importante desde hace un año. Además de las ventas, siento que la gente me está reconociendo como marca. En la compañía siempre ha sido todo muy orgánico, nunca hemos utilizado una compañía de relaciones públicas; todo ha sido a través de nuestras propias clientas, del boca a boca. El proceso es más lento, pero creas relaciones más fuertes.

Las prendas de confeccionadas por Alex Al-Bader han llegado a personalidades tan importantes como Madonna, que tiene cuatro prendas de la marca, o Heidi Klum.

Tus diseños han llegado a las manos de celebridades como Salma Hayek, Madonna, Heidi Klum o Courteney Cox. ¿Cómo sucedió esto?

Con Salma Hayek coincide que mi hija y su hija fueron al mismo colegio y se conocieron. Yo conocí a Salma, vino un día a la tienda y se volvió loca. Sobre todo, le encantó la parte pintada. Mi hermana Mónica, aparte de diseñar los estampados para la línea, también pinta a mano sobre el tejido. Son como cuadros en tu cuerpo.

En cuanto a la actriz Courteney Cox de Friends, una clienta mía es muy amiga de su estilista en Los Ángeles. Le comentó que cuando viniese a Londres debería visitar Soler porque le encantaría. Vino a la tienda y se llevó una selección de prendas que introdujo a Courteney.

A Madonna no la conozco personalmente. Vendemos mucho a un hotel maravilloso en Puglia, en el sur de Italia, donde ella estuvo dos semanas. Fue a la boutique y salió con cuatro prendas de Soler.

Heidi Klum también nos conoció a través de su estilista. Me contactó, le envié muchas prendas y se las quedó.

¿Tiene Alex Al-Bader proyectos futuros en mente? ¿Algo que puedas adelantarnos?

Estoy muy emocionada por el print que presentaremos el año que viene. Hemos hecho con mi hermana un estampado que ocupa tres metros de tela. Como es tan grande, cada prenda que cortemos será diferente.

Esto sí es un plan de futuro y realmente te lo digo. Me encanta la tienda y no me quiero ir de la zona. En cambio, si pudiera encontrar un espacio igual de bonito, pero más grande, sería ideal. Noto que nos falta espacio.

E instalar un punto de venta físico en España, ¿nunca ha entrado en tus planes?

Me han hecho varias ofertas, pero abrir otra tienda es una gran responsabilidad. De momento no lo veo claro. Me encantaría, pero no lo podría controlar de la misma manera. Sería necesario encontrar a alguien que realmente entendiera el concepto Soler. Si me hubieras preguntado esto hace cuatro años, te hubiera dicho que es algo que estoy considerando. Con el tiempo ha sido todo lo contrario. Me he dado cuenta que es mejor concentrarlo todo desde aquí.

A modo de curiosidad…

¿Otras pasiones que tenga Alex Al-Bader aparte de la moda?

Hago mucho yoga porque me funciona muy bien. No solo por el cuerpo, sino por la mente. Trabajo mucho, tengo dos niños, llevo una familia y el yoga me ayuda a centrarme y desconectar. También me interesa mucho el tema de la nutrición y la buena alimentación. Cosas que puedan hacerte sentir bien para transmitir buena energía a los que te rodean.

Me imagino que también te gusta viajar.

Sí, me gusta mucho. Viajo mucho por trabajo, pero intento verlo también como vacaciones. Me encanta viajar, me inspira mucho

Aunque tengo que reconocer que viajar por trabajo es muy distinto. Viajar a menudo puede ser agotador. Por eso intento buscar un equilibrio y practicar yoga o estar en la tienda, aquí me siento muy cómoda. Pero tienes que salir y explorar, no puedes quedarte en un solo sitio.

¿Te gusta Londres para vivir?

Sí, me gusta. Es un sitio donde te das cuenta de que te rodeas de amigos de todo el mundo. Es una mezcla de gente, de culturas y esto me encanta. También es una ciudad que te abre muchas puertas. Empezar cualquier cosa en Londres significa que lo va a ver gente de todo el mundo.

Podría Alex Al-Bader dar algún consejo para los recién llegados a la ciudad, que se quieran dedicar o no al mundo de la moda.

El diseño y el retail son mundos difíciles en los que hay que luchar mucho. Pero si realmente te gusta, ¡adelante!

Además, esta es una ciudad de oportunidades. Londres es un sitio bueno donde empezar las cosas porque te da visibilidad. Por la puerta de mi tienda ha entrado gente increíble. A lo mejor, si estuviera en un pueblo de España, esto no ocurriría.

Sobre el autor

Graduada en Administración y Dirección de Empresas. En El Ibérico he descubierto una nueva pasión, la escritura. Apasionada de la moda, desde Santiago llegué a Milán y ahora disfruto de Londres.

Deja tu comentario