Antonio D’Apuzzo, el ortodoncista preferido por los hispanoparlantes en Londres

1

María Eugenia Rey

“A los pacientes los recuerdo sobre todo por su personalidad. Cuando estoy en consulta trato de hacerme una impresión integral de la persona que tengo enfrente, por lo que el intercambio no se agota únicamente en los detalles del historial médico. Conversar con ellos y oír sobre sus vidas me ha ayudado no sólo para que los pacientes se sientan en confianza, sino también para orientar el tipo de acción que seguiré con cada uno: no es lo mismo tratar con una persona de negocios cuya preocupación es optimizar el tiempo lo mejor posible, a recibir a un adolescente en dudas que requiera mayor información para decidir sobre el tratamiento dental que tenga que escoger”. Son palabras de Antonio D’Apuzzo, un dentista  y ortodoncista venezolano con estudios de Posgrado en Ortodoncia que luego de cinco años de ejercicio profesional en la capital británica se ha posicionado como el ortodoncista preferido de los hispanoparlantes en Londres. Asegura que la clave de su popularidad reside en su firme compromiso de priorizar el cuidado de los pacientes por sobre la rentabilidad económica; una fórmula sencilla pero que no se puede dar por sentada en una ciudad que para alguien del trópico o del mediterráneo puede a veces parecer fría, calculadora, y hasta un poco superficial.

Desde muy pequeño Antonio supo que su destino estaba ligado al campo de la salud; fue formado en una familia llena de médicos, observó su primera cirugía a los 12 años de edad, y con frecuencia asistía a las clases de odontología de su prima. Esto último fue decisivo para desarrollar su pasión por la Odontología, de manera que al entrar a la Universidad optó por cursar Estudios en Odontología, iniciando así una admirable trayectoria como dentista que no ha parado hasta el sol de hoy y que incluye formación académica y experiencia profesional tanto en su país natal como en Europa. Su constante preocupación por mantenerse al día con los últimos avances de esta ciencia de la salud le ha permitido destacarse en el tratamiento de la ortodoncia, siendo especialmente relevante su periodo como dentista oficial de uno de los concurso de belleza más famoso en Venezuela, así como su etapa de profesor universitario en Madrid.

dentista

Antonio D’Apuzzo atiende a una paciente en su consulta.

Pero Antonio no sólo es un ortodoncista reconocido sino también (y sobretodo) un emprendedor irremediable, tal como él mismo se define. De hecho, aunque su salida de Venezuela primero y de España luego coincidió con el régimen chavista y con la reciente crisis española, respectivamente, afirma que en ambos casos su partida no estuvo motivada por las razones políticas y económicas que han empujado a millones en busca de mejores oportunidades, sino por la convicción de que solo asumiendo riesgos es posible llegar al éxito. Ese mismo espíritu fue el que hace más de tres años le llevó a inaugurar Stonehealth, la primera clínica hispanoamericana de Londres (un proyecto que fundó junto con otros tres colegas), y que más recientemente le permitió lanzar su propia página web en la que explica paso a paso el tratamiento de la ortodoncia.

De la combinación del doble perfil de dentista apasionado y de hombre emprendedor nace su concepto sobre brindar un servicio odontológico especializado, atendiendo en cada caso particular a los objetivos (si el tratamiento es para fines cosméticos o de orden funcional), tiempos (hay quienes acuden porque tienen una boda en tres meses, y hay quienes están dispuestos a ir tras la mordida perfecta), y hasta idioma requeridos. Además, al mismo tiempo que trabaja sobre la sonrisa perfecta, Antonio también ofrece servicios de mejoramiento estético facial donde incluye procedimientos como el antiarrugas, los rellenos dérmicos, el blanqueamiento dental y el smile makeover. El resultado, en opinión de sus pacientes, es que las consultas de D’Apuzzo no se sienten como una simple visita al médico sino como una auténtica experiencia de bienestar en la que se compagina profesionalismo, explicación e información detallada sobre el tratamiento, y disfrute personal.

dentista

Antonio es un dentista venezolano muy reconocido en la ciudad de Londres.

De ahí que se puede afirmar que la aproximación médica que ofrece este venezolano representa un rayo de luz dentro del cuestionado sistema de sanidad pública en Reino Unido. Si bien es cierto que para los ingleses el NHS es motivo de identidad y orgullo, no es menos cierto que en el pasado dicho servicio ha estado marcado por serios escándalos y críticas, llegando incluso a ser materia de primera línea en la agenda pública británica. No hay que olvidar que el servicio de salud en Gran Bretaña funciona por un sistema basado en puntos y bandas, lo que significa que mientras más dinero los doctores le ahorren al gobierno, mejor presupuesto se les asignará a sus respectivos centros médicos. Lejos de lo esperado, la competitividad presupuestaria ha conducido a un servicio médico que pone el acento sobre la productividad en lugar de la calidad, siendo común la excesiva racionalización de recursos: las citas duran 10 escuetos minutos, se omiten radiografías, se recetan los fármacos más baratos, y se evitan consultas con especialistas.

Pese a ello, hay muchos que se resisten a anteponer el interés económico por el bienestar de los pacientes, tal como es el caso de D’Apuzzo, para quien lo importante es hacer las cosas bien y cuidar tanto de sus pacientes como de su equipo de trabajo, estableciendo lazos duraderos con ambos. La atención que reciben quienes acuden a su consultorio es tan gratificante que algunos de sus antiguos pacientes continúan frecuentándolo después de terminar con el tratamiento; al preguntarles sobre el motivo detrás de sus visitas esporádicas, respondían “because I need to be listen”.

 

 

Sobre el autor

El Ibérico Gratuito es el único periódico quincenal escrito en español para la comunidad española e hispanoparlantes de Londres.

1 comentario

  1. Consuelo Campo de Rodriguez on

    Excelente Antonio muy orgulloza de Ti, por ser familia mia y por dejar el nombre de Venezuela en alto.

Deja tu comentario