Baterías inalámbricas para los autobuses londinenses

El transporte público de Londres siempre se ha considerado un elemento icónico y característico de la capital inglesa. Los turistas suelen fotografiarse cuando hacen uso de éste con la intención de demostrar que han estado en Inglaterra y que se han transportado en los famosos autobuses rojos de dos plantas y en el metro más antiguo del mundo.

Debido a que son medios de transporte con una historia demasiado longeva éstos han de ir modernizándose y adaptándose a los nuevos tiempos y tecnologías, y al igual que lo ha hecho el metro con la reforma que se pretende efectuar renovando el tubo londinense para mediados de 2020, ahora los autobuses rojos también van a sumarse a modificaciones para mejorar la calidad de los servicios. Esta modificación consiste en una nueva actualización tecnológica que tiene como base un sistema inalámbrico de recarga de batería.

Hasta ahora, el modelo más famoso de autobús londinense es Routemaster, que salió a las carreteras inglesas en 1950, con una puerta trasera desde la que los pasajeros podían subir y bajar sin problema. En 2005 fueron retirados y hoy día solo operan en algunas rutas turísticas. Fue en 2012 cuando una nueva versión de este modelo, New Routemaster, apareció funcionando con un motor híbrido, diésel y eléctrico.

Ahora, las autoridades planean mejorar este último modelo para 2015, introduciendo una recarga de batería inalámbrica que permita tener cargados en todo momento los cientos de autobuses que circulan por la ciudad y que puedan operar con el motor eléctrico el 80% del tiempo. Algunas de las ventajas de este método incumben al impacto ambiental mejorando la calidad del aire y disminuyendo la producción de CO2, como explicó el director de autobuses Mike Weston, además de aumentar el tiempo en que pueden circular sin tener que hacer uso de diésel.

Uno de los momentos en que los autobuses recargarán sus baterías será al final de sus rutas donde se colocarán sobre unas placas de inducción que cargará las baterías a una velocidad de 10 kw cada cinco minutos. A través de este método el conductor no necesita siquiera bajar del autobús ni utilizar ningún tipo de cables o aparatos de recarga, que permite mejorar la eficiencia en este trabajo .

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio