Brazilian Film Festival muestra lo mejor del cine brasileño en Londres

El emblemático edificio Bafta (British Academy Film and Televisión Arts) se vistió de largo el pasado 6 de septiembre para acoger la ceremonia de apertura de la tercera edición del Brazilian Film Festival en Londres. Uno de sus lujosos salones dio cabida a una fiesta íntima y estilosa dirigida a las personalidades más destacadas del panorama cinematográfico brasileño, la prensa y la gente vip, entre los que destacó con creces Ronnie Wood, miembro del popular grupo de rock Rolling Stones. Copas de vinos, un exquisito catering y unas espectaculares vistas al centro de la ciudad ayudaron a disfrutar de una velada muy acogedora, a la que le siguió la proyección de la película O homem do futuro (El hombre del futuro), del director Claudio Torres, que se estrenará en Brasil el próximo mes de septiembre.

El circuito Inffinito 2011 hizo su primera parada en Europa para exhibir largometrajes como El hombre del futuro y homenajear a la productora Paula Barreto

Durante el resto de la semana las salas de cine Odeon, en Covent Garden, proyectaron una amplia variedad de producciones cinematográficas, seleccionadas por el cineasta Fernando Meirelles, la productora Paula Barreto, el director general del sitio Filme B, Paulo Sérgio Almeida, la productora y directora general de la Migdal, Iafa Britz, el distribuidor Marco Aurélio Marcondes así como la productora y distribuidora Bianca de Fellipes. Todos ellos han puesto en marcha el Circuito Inffinito de Festivales 2011, que este año celebra sus 15 años como el mayor escaparate del cine nacional brasileño en el extranjero.

Tras el éxito de las ediciones celebradas durante este verano tanto en Nueva York como en Miami, Londres celebró la primera parada en Europa del Circuito, dando a conocer títulos como Filhos do Joao, o admirável mundo novo baiano (Los hijos de Joao, el admirable mundo nuevo baiano), de Enrique Dantas, lanzada al mercado en Brasil el pasado julio; el drama 180º, de Eduardo Vaisman, o Além da Estrada (Por el camino), de Charly Braun, entre un total de 9 películas y 9 cortometrajes.

Sin embargo, la vencedora de esta edición fue la comedia romántica De Pernas Pro Ar (Patas arriba). Este trabajo, llevado a cabo por el director Roberto Santucci, se hizo finalmente con el Premio Lente de Cristal al Mejor Largometraje elegido por el público, que se entregó durante la jornada de clausura del festival, el pasado 10 de septiembre. Una producción centrada en los placeres y los conflictos de la vida amorosa contemporánea, tales como las limitaciones, las alegrías, las fantasías o las insatisfacciones. En la categoría de cortometrajes, el galardón quedó en manos de A Casa das Horas (La casa de las horas), producida por Heraldo Cavalcanti, y protagonizada Nicette Bruno y Oscar Rooney, entre otros.

Una vida dedicada al cine

Brazilian Film Festival de Londres clausuró esta edición con un evento muy especial, en el cual la WFTV (Woman in Film and Television) homenajeó a Paula Barreto a través de la proyección de su primera producción cinematográfica, O casamento de Romeu e Julieta (El casamiento de Romeo y Julieta), de Bruno Barreto. Paula lleva casi toda una vida trabajando dentro del mundo de cine; en los años 80 comenzó a desarrollar su profesión en el área de la producción, hasta que años después llevó a cabo varios largometrajes. Su más reciente producción, dirigida por Fabio Barreto, es Lula, filho do Brasil (Lula, el hijo de Brasil), elegida para representar al país en la disputa para el Oscar a la Mejor Película Extranjera de 2011.

El mercado cinematográfico brasileño «está muy activo», consideró Paula Barreto, añadiendo, sin embargo, que «todavía estamos por detrás de los números que se alcanzaron durante la década de los 80». Por este motivo, «en este momento lo que tenemos que hacer es construir más salas de cine para la población en general», prosiguió.

Asimismo, Barreto destacó la importancia que tiene el hecho de mostrar el cine brasileño a las audiencias de otros países como Reino Unido. «Cuando nuestras películas se proyectan fuera de Brasil, muchos sectores de la economía se benefician directamente, tales como el turismo, la industria de la moda, las artes así como una serie de sectores que salen favorecidos de las semillas plantadas por la exhibición de nuestras películas en el extranjero», especificó la productora.

Los organizadores del Brazilian Film Festival insistieron en que con la realización de este tipo de eventos «se reafirma el compromiso de promocionar y divulgar el producto audiovisual brasileño en todo el mundo, fortaleciendo la imagen de Brasil». Para ello, los organizadores del festival quisieron seleccionar una serie de producciones cinematográficas nacionales muy concretas, una «diversidad» de trabajos que «alcanzan a un público muy ecléctico», detalló Paula Barreto.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio