De la brecha salarial a la de desplazamientos

0

Las diferencias económicas en cuanto a remuneraciones laborales entre hombres y mujeres, o más conocido como brecha salarial, es una de las tantas distintivas que se producen entre géneros. La mujer no solo sigue cobrando menos en puestos equitativos al de un hombre. Además, se ha descubierto que las restricciones en el cuidado infantil la obligan a trabajar más cerca de casa.

De acuerdo con la Office for National Statistics, las mujeres de Reino Unido, excepto tienen más probabilidades que los hombres de vivir dentro de un viaje de 15 minutos a su lugar de trabajo. Esto contribuye a un aumento en la brecha salarial de género. La situación se repite en todo Reino Unido. En Londres, sin embargo, no ocurre de la misma manera.

El patrón se invierte para desplazamientos más largos, lo que se agrega a la llamada brecha de conmutación de género. Según los datos, aproximadamente el 61% de los viajeros que viajan más de una hora son hombres. En total, más de tres cuartas partes.

La brecha salarial aumenta con la distancia al trabajo

Uno de los múltiples factores que contribuyen a la brecha salarial de género, según apuntan los economistas, es la restricción para tomar trayectos extensos que limita la elección de trabajo. Esto sucede generalmente en la década posterior al primer hijo. Por el contrario, la paternidad tiene poco efecto en los tiempos de viaje de los hombres.

La economista e investigadora del IFS -Institute for Fiscal Studies-, Agnes Norris Keiller, declaró que “todos los principales partidos políticos de Reino Unido están comprometidos a reducir la brecha salarial de género. Se necesitan más pruebas para arrojar luz sobre cómo se vincula con los patrones de viaje”.

A pesar de la disyuntiva entre Reino Unido y el género, el aumento de los desplazamientos más prolongados por parte de las mujeres de Londres es la fuerza impulsora del aumento más amplio de los tiempos de viaje. El número de mujeres que viajan más de una hora para trabajar en la capital ha aumentado en un 46% en los últimos siete años, según apunta la ONS.

Sobre el autor

Deja tu comentario