Brexit, Covid y gripe: los 3 factores que harán temblar al NHS en invierno

0

La combinación de una segunda ola de coronavirus, la posibilidad de una fuerte gripe estacional, un aumento de los casos de cáncer y el caos del Brexit podrían dejar a Gran Bretaña ante una situación muy compleja para el próximo invierno. Además de todo esto, la actual pandemia ha dificultado que los fabricantes y proveedores puedan predecir la demanda de algunos medicamentos. En este sentido, un servicio público fuerte como el NHS, se vería gravemente afectado. Los expertos ya han advertido sobre la dificultad de la situación y han instado al Gobierno británico a tomar medidas inmediatas.

Y es que esta combinación de factores suponen una amenaza real para los servicios sanitarios y su economía. Así ha manifestado la preocupación que existe al respecto el Dr. Chaand Nagpaul a The Independent: “Los médicos están muy preocupados por un segundo pico de contagios, y alrededor de la mitad de los encuestados por la Asociación Médica Británica (BMA por sus siglas en inglés) han dicho que no creen que el NHS (Servicio Nacional de Salud) pueda hacer frente a una segunda oleada de infecciones”. Si la posibilidad de un rebrote llegara a finales de este año, unido a las presiones invernales y la gripe estacional, el resultado para el sistema sanitario sería muy negativo. Un mal invierno respecto a la gripe estacional sería desastroso, sobre todo para aquellas personas que ya han tenido dificultades respiratorias y se han visto afectadas durante la pandemia.

La desvinculación total del Reino Unido y la Unión Europea llegaría en el peor momento para el NHS

Además de esto, la BMA ha escrito al Primer Ministro, advirtiéndole que el cierre de las relaciones actuales entre el Reino Unido con la Unión Europea en el próximo invierno, llegaría en el peor momento posible. Una salida del mercado único europeo y de la unión aduanera puede generar retrasos relacionados con la documentación en la salida de los puertos de la UE; esto significaría un mayor retraso de la importación de los productos médicos y un déficit de material para los servicios sanitarios. Además, la demanda de carga aérea adicional, impulsada por la necesidad de suministros para frenar la Covid-19, ha elevado las tarifas aéreas. Por ello, los médicos temen que todo esto pueda interferir con los suministros y equipos fabricados por la UE.

La pandemia también ha dificultado que los fabricantes y proveedores puedan predecir la demanda de algunos medicamentos. En la situación actual, la industria farmacéutica no puede predecir el comportamiento del mercado, y los fabricantes y proveedores necesitan recibir con mucha antelación (antes de que se agoten las existencias) la demanda del NHS. Por tanto, la salida de Gran Bretaña de la UE y de la unión aduanera requerirá un gran esfuerzo de los servicios sanitarios, el NHS y de los políticos británicos para frenar un posible contratiempo con el rebrote.

Sobre el autor

Deja tu comentario