Británicos e irlandeses, esclavos en Europa

saca a la luz la esclavitud que viven al menos 32 personas británicas que son obligadas a emigrar para trabajar como esclavos modernos

Una serie de bandas de delincuentes se dedica a recoger hombres que se encuentran en una mala situación económica para luego trasladarlos al exterior con promesas de empleo remunerado. Sin embargo, la realidad que se encuentran se basa en trabajos forzados a cambio de una miseria. «He visto como los han pateado y golpeado. A mí casi me lanzan desde un vehículo en movimiento. Es una situación muy tensa», afirma uno de las víctimas a la cadena británica BBC.

Por su parte, la comisionada europea para Asuntos Internos, Cecilia Malmstron, cree que detrás de todo esto se encuentra un problema mayor. «Están utilizando a gente muy vulnerable y especialmente durante tiempos económicos duros, gente que ha perdido sus empleos, que no tienen dónde vivir, que han sido expulsados de casa por sus familiares. Tenemos que actuar con más fuerza de lo que lo hemos hecho. Nos hemos dado cuenta del problema recientemente.», afirma Malmstron.

Entre los países donde se encontró ejemplos de este tipo de explotación se pueden destacar Bélgica, Noruega y Suecia. En este último, se halló en un informe de 2010, 26 reportes de tráfico humano que no tenían nada que ver con el sexo. Se trataba, en la mayoría de los casos, de británicos e irlandeses que realizaban trabajos de pavimento en Suecia.

Por su parte, el gerente responsable sobre tráfico humano en la Oficina Europea de Policía, David Ellery, afirma que estos asuntos no son nuevos, sino que se llevan cometiendo desde hace ya tiempo. «Han estado atacando a los vulnerables en la sociedad, obligándolos a trabajar, pero los casos no están categorizados como tráfico humano. El trabajo se hace normalmente en el norte de Europa donde trabajan en zonas rurales, concentrándose en conseguir víctimas locales de edad avanzada», afirma Ellery.

Además, los afectados por esta explotación no suelen reportar su situación por miedo, viven amenazados y desconfían de las autoridades.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio