Cada vez más hombres sufren trastornos alimentarios

Según un reciente informe publicado por el Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido, el número de varones con trastornos alimentarios va en aumento. En los últimos diez años ha habido un incremento del 66% de los ingresos hospitalarios en Inglaterra de hombres con trastornos alimenticios. Se estima que hay 1,6 millones de personas en el Reino Unido con uno de estos trastornos y se cree que uno de cada cinco víctimas son hombres.

Es difícil, sin embargo, conocer la escala real del problema porque el Departamento de Salud no mantiene registros que muestren exactamente cuánta gente sufre las enfermedades en el país. Los únicos datos disponibles son las hospitalizaciones, ya que los métodos de diagnóstico se centran predominantemente en las mujeres. Estas cifras podrían ser más altas ya que muy pocos hombres buscan ayuda especializada.

Así mismo estas enfermedades no afectan solamente a los hombres británicos, sino que es una tendencia que se observa también en otros países, incluido España. Se calcula que en EEUU hay casi un millón de varones con algún trastorno alimenticio. Hasta ahora la mayoría de la gente creía que la anorexia y la bulimia eran cosas sólo de chicas. Incluso nosotros mismos, como médicos, debemos ser más conscientes de este problema, ya que también sufrimos este prejuicio. Lo que está claro es que los jóvenes son ahora mucho más conscientes de su cuerpo, siguen dietas y se preocupan por su imagen, en algunos casos de forma obsesiva.

Las causas de este problema son las mismas que en las mujeres: la baja autoestima y un grado de insatisfacción con la apariencia del cuerpo, ya sea por presiones familiares o sociales; la constatación de que en nuestra cultura la delgadez se considera un requisito para el éxito. Parece ser que hay también factores genéticos ya que hay un riesgo mayor de padecerlo en familias que ya tienen miembros con trastornos de la alimentación.

El ciclo destructivo empieza con la presión del individuo por ser delgado, seguido por dietas restrictivas, ejercicio en exceso, insatisfacción personal, trastornos emocionales, ansiedad y depresión, y es muy difícil el poder romper este ciclo, ya que se perpetúa. Este problema se ha de tomar en serio ya que es una patología grave, con una incidencia muy alta de recaídas y una mortalidad de aproximadamente el 6% de los cuales alrededor del 30% son debidos al suicidio. El tratamiento consiste en corregir las anomalías metabólicas e intentar normalizar la alimentación recuperando el peso normal, junto con un tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico.

Cuando se sospeche que una persona tiene anorexia o bulimia, debe hacer que consulte lo antes posible con su médico de cabecera para que éste le remita a un médico psiquiatra experto o especializado en estas enfermedades. La meta última es que la persona se acepte a sí misma y logre llevar una vida emocionalmente sana y equilibrada.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio