Portada | Actualidad | Calvià prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública

Calvià prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública

La nueva ordenanza busca limitar los excesos de los turistas y el balconing

Situada en el suroeste de Mallorca, el municipio de Calvià es especialmente conocido entre los ciudadanos del Reino Unido. Una zona que destaca por su riqueza histórica y por sus playas como El Toro, y que cada año acoge a millones de turistas. Pero ante el reguero de escándalos acaecidos en los últimos veranos, tales como el balconing o burdos vídeos sexuales que se popularizaron en internet, el equipo gestor de dicho ayuntamiento ha aprobado una ordenanza que prohibirá el consumo de alcohol en vía pública, entre otras medidas, y cuyo objetivo es “lavar la deteriorada imagen del municipio”.

El punto de mira de dicha normativa está en el consumo de bebidas etílicas. A partir del 1 de mayo, entre las 22 horas y las 8 de la mañana, se sancionará beber en la calle en las zonas más turísticas del municipio, como Magaluf y Punta Ballena. Ante el gran número de personas que se dan cita en dicha zona la medida se hará extensiva a cualquier envase, dada la imposibilidad de los agentes de examinarlos individualmente.

También afectará a los comercios de la zona, puesto que éstos no podrán vender bebidas alcohólicas desde la medianoche hasta las 8 de la mañana. Hasta el momento, ésta era una práctica que sólo se daba en situaciones particulares, como la celebración de eventos deportivos o conciertos.

Del mismo modo, el balconing, consistente en saltar desde las terrazas de los edificios con el objetivo de alcanzar las piscinas situadas en el centro de los complejos hoteleros, será sancionado como falta grave. Pese a un descenso en el número de víctimas mortales y heridos el pasado verano, el objetivo es minimizarlo ante el deterioro de la imagen que conlleva.

Las populares rutas etílicas o pub crawling no quedarán prohibidas tal y como se planteó en un principio pero se regularán de forma mucho más restrictiva. A partir de este momento dichas excursiones se limitarán a grupos que no pueden exceder los 20 miembros, se obligará a los participantes a lucir camisetas identificativas y los organizadores deberán llevar un registro de clientes al objeto de garantizar su mayoría de edad y poder afrontar eventuales emergencias. También se prohíbe animar a los participantes con juegos sexuales, que normalmente eran camufladas como “sorpresas” al final del tour.

Más allá de estas medidas, y dado que el grueso del turismo en dicha zona en su mayoría de origen británico, se prevé también la cooperación con agentes de policía británicos, si bien no se ha precisado aún el número y si éstos procederán del cuerpo de los célebres bobbies.

Según fuentes municipales, el conjunto de medidas son necesarias para “mejorar la imagen, especialmente tras un verano muy difícil y negativo, particularmente desde el punto de vista mediático”.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio