Caracas, un destino de playa y montaña

La capital de Venezuela se presenta como un destino ideal para ir de vacaciones tanto para los amantes de la montaña como para los enamorados de las playas caribeñas. Su agradable clima intertropical, con una temperatura media anual de 23 grados centígrados, permite además la posibilidad de visitarla en cualquier época del año. Al mismo tiempo, Caracas es también un centro cultural por su amplia oferta de ocio a través de sus numerosos museos y galerías. Sin embargo, un simple paseo por sus calles del centro ya ofrece una visión de contrastes entre las construcciones modernas y las heredadas de tiempos atrás que hacen de esta ciudad uno de esos lugares que hay que visitar al menos una vez en la vida.

Caracas es una de esas opciones de viajes que no defrauda. Las variadas posibilidades que ofrece convencen tanto a los que les gusta pasar sus vacaciones cerca del mar como a los que les gusta adentrarse en el mundo de la montaña o ampliar su bagaje cultural.

La capital de Venezuela, la ciudad más poblada del país con aproximadamente cuatro millones de habitantes, está situada al norte del continente sudamericano, a unos 15 kilómetros de la costa. Al mismo tiempo, está próxima a la montaña El Ávila (2.600 metros de altura) y se ubica a una altitud media de unos 900 metros sobre el nivel del mar, lo que le hace disfrutar de un agradable tiempo durante todo el año, gracias también a su situación próxima al Ecuador.

Es precisamente esa privilegiada posición geográfica lo que convierte a Caracas en un destino ideal de vacaciones. Pero veamos paso a paso las diferentes posibilidades que ofrece esta ciudad.

Montaña

Caracas está situada a los pies del cerro El Ávila, su pulmón, donde se halla el Parque Nacional con mismo nombre. El área cubre unas 85.000 hectáreas y alberga importantes picos que superan los 2.000 metros de altura, como la Silla de Caracas; el pico Humboldt, el Naiguatá, el topo Galindo y el topo Goering, además de la cima de El Ávila. Para acceder a éste, se puede dar un paseo o coger el teleférico que lo conecta directamente con la ciudad. Las vistas durante el trayecto son impresionantes, por lo que se ha convertido en uno de los grandes atractivos turísticos de la cuidad. A una altura aproximada de 2.100 metros, además, se puede probar a poner en práctica la habilidad sobre unos patines en una pista de patinaje.

Además del Parque Nacional El Ávila, Caracas cuenta con numerosos parques en los que también se puede disfrutar de un buen picnic o de un paseo en un día soleado. Valgan sólo como meros ejemplos el Parque Francisco de Miranda, que cuenta con un pequeño zoológico, el Parque Jovito de Villalba, o las Cuevas del Indio, un paraje natural en el que se han localizado 30 cuevas, aunque sólo pueden visitarse dos de ellas.

Playa

Caracas se encuentra a tan sólo 15 kilómetros del litoral caribeño, por lo que es muy fácil acceder a playas de prolongada longitud y de extrema belleza. El agradable clima del que se goza en el área intertropical durante todo el año permite, además, que la playa no sea sólo un lugar de interés durante el verano, ya que, las temperaturas varían poco a lo largo del año y la media interanual se sitúa en 23 grados centígrados.

Un poco de cultura…

Todo viaje que se precie ha de contar con la exploración cultural del sitio que se visita. Caracas, en este sentido, ofrece también una amplia oferta, ya que cuenta con una variada diversidad de museos y galerías repartidos por toda la ciudad. Sin embargo, quizás lo más interesantes es pasear por la ciudad y descubrir los monumentos y edificios históricos que al mismo tiempo conviven con arquitecturas modernas y ofrecen altos contrastes al observador.

En el centro de la ciudad se ubican la mayoría de las construcciones históricas, como la Casa Natal del Libertador, la Plaza Bolívar, la Alcaldía Mayor, la Alcaldía de Caracas o la Casa Amarilla. Dando un paseo por el centro, nos encontramos también con la catedral y varias basílicas e iglesias, además de topar con los teatros municipal y nacional. En el centro se concentran además los principales edificios públicos, como el Palacio de Miraflores, el Capitolio o Palacio Legislativo, el Tribunal Supremo de Justicia, la Biblioteca Nacional o el Banco Central de Venezuela.

No muy lejos de esta parte histórica y central de la ciudad conviven algunos edificios emblemáticos de la urbe moderna, como las Torres del Centro Simón Bolívar, las Torres del Parque Central y el Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño.

Pero si prefieres callejear menos e ir directamente a museos y galerías, a pesar de que estén diseminados por toda la ciudad, existe un área próxima a estos edificios de arquitectura actual en la que se concentran algunos de ellos. Allí, podrás encontrar el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber (MACCSI), el Museo de Los Niños, el Museo de Bellas Artes, la Galería de Arte Nacional, el Museo de Ciencias y el Ateneo de Caracas, entre otros.

A parte de contraste de paisajes y de una variada oferta cultural, Caracas, como capital de Venezuela, cuenta con un importante atractivo comercial y en ella se vive además una intensa vida nocturna. Dispone de una gama diversa de restaurantes de gastronomía nacional e internacional y de locales de ocio y diversión, lo que pone la guinda final a unas vacaciones ideales de playa y montaña.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio