Portada | Actualidad | Celebra el Día Internacional de Nelson Mandela en Londres

Celebra el Día Internacional de Nelson Mandela en Londres

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.»

Nelson Mandela. Un largo camino hacia la libertad (1995).

El 18 de julio se celebra el Día Internacional de Nelson Mandela, coincidiendo con el cumpleaños del célebre político y revolucionario sudafricano. Este día, reconocido oficialmente por la Asamblea General de Naciones Unidas, empezó a celebrarse en 2010. Hoy se cumplen 5 años.

Faltan fechas para conmemorar la obra y el legado del ex-Presidente de la República de Sudáfrica, el último de una generación de luchadores por la justicia como Mahatma Gandhi o Martin Luther King. En Londres se preparan actos y eventos para honrar la contribución de esta figura a la cultura de la reconciliación, la paz y la libertad.

Un joven revolucionario

Nelson Mandela nació en el pequeño enclave de Mvezo el 18 de julio de 1918. Descendiente de la nobleza local, su padre formaba parte de la realeza Tembu. Mandela cursó estudios de Derecho en la Universidad de Fort Hare y la Universidad de Witwatersrand. Es relevante apuntar que el joven Mandela era uno de los pocos estudiantes de color en dichos centros.

Tras su estancia en la universidad, el joven letrado se fue a residir a Johannesburgo para realizar una pasantía, donde vivió las contradicciones del sistema del apartheid sudafricano. Este sistema de segregación racial establecía claras diferencias legales entre las diferentes comunidades que conformaban la sociedad sudafricana; el sistema de libertades, derechos políticos y derechos civiles diferenciados enajenó sobremanera al joven Mandela, que entró a militar en el  Congreso Nacional Africano (ANC) y, posteriormente, en la Liga Juvenil del mismo (ANCYL) en aras de la emancipación material y legal  de los miembros de todas las comunidades oprimidas por el apartheid. 

 En su lucha frente al gobierno racista, el ANC unió fuerzas con otros grupos progresistas, nacionalistas africanos, revolucionarios y colectivos blancos opuestos al apartheid. El resultado fue la celebración de un foro, el Congreso del Pueblo, que adoptó una declaración de principios, The Freedom Act de 1955, que sentaría las bases para la acción política posterior del propio Mandela: una Sudáfrica democrática, progresista y libre de racismo institucional.

El régimen del  Partido Nacional (partido de ideología supremacista blanca), que desde 1948 gobernaba Sudáfrica gracias al voto de la minoría afrikáans (únicamente la comunidad blanca tenía derecho al sufragio universal, mientras que el resto de comunidades tenían el sufragio restringido a una pequeña élite dentro de cada colectivo) impidió las reformas necesarias para extender los derechos cívicos a las personas de color. El mantenimiento del gobierno de esta minoría, en clave racial, propició un cambio de postura del ANC que apostó por la acción directa contra el régimen.

El propio Mandela inició, a principios de los años 60, una gira por países africanos recién independizados que apoyaban los procesos de liberación nacional, en busca de armas, entrenamiento y financiación para una campaña de guerrillas. Visitó el Egipto de Nasser, Túnez, Etiopía (donde recibió entrenamiento en guerra de guerrilla), Marruecos, Guinea, Liberia, Senegal, Mali y Sierra Leona.

El preso 46664

La celda de Nelson Mandela en Robben Island. Convertida en la más macabra atracción turística de Ciudad del Cabo.

El gobierno de minoría blanca asistía con aprensión a la organización de diferentes actores políticos opositores. Buscando desarticularlos, los miembros de la oposición fueron represaliados de manera reiterada. Se hicieron trágicamente célebres las matanzas de Sharperville, Bisho, Durban, Soweto o Boipatong.

La militancia política del Mandela fue la causa de su encarcelamiento. Detenido en 1963, junto a otros nueve líderes del ANC y condenado en un juicio (conocido como el Juicio de Rivonia) con pocas garantías para la defensa. Se les acusó de cuatro delitos: reclutamiento de personas para su entrenamiento en actividades terroristas; conspirar para cometer actos de terrorismo; actuar en pro de los planes del comunismo internacional y solicitar y recibir dinero de simpatizantes extranjeros.

Mandela fue encarcelado durante 27 años. Estuvo preso en tres centros penitenciarios, el más famoso, el de Robben Island, una cárcel de máxima seguridad reservada a disidentes políticos donde estuvo recluso 18 años, de 1964, a 1982. De ahí su número de recluso 466/ año 64. Más tarde pasaría otros 9 entre rejas repartidos entre Pollsmoor Prison y Victor Vester Prison.

Mandela se convierte en Madiba

A finales de los años 80, el sistema del apartheid se volvió insostenible. El aislamiento internacional al que estaba sometida la República de Sudáfrica, sumada a la ya madura oposición interna conminó al ejecutivo sudafricano a buscar una salida negociada. Estaban presentes los recuerdos de otras crisis semejantes durante la descolonización africana, que acabaron en la expulsión o eliminación violenta de las minorías blancas. El gobierno, dirigido por Frederik Willem de Klerk, accedió a iniciar un proceso de transición democrática y convocar elecciones libres en 1994.

La reclusión convirtió a Mandela en un símbolo. Liberado de su encarcelamiento en 1990 (una de las primeras medidas transitorias fue liberar a los presos políticos) inició en seguida una campaña de movilización pacífica con otras fuerzas políticas para conseguir ganar las elecciones, y lo consiguió. Nelson Mandela fue el primer presidente sudafricano (1994 – 1999) elegido por sufragio universal. 

Su mandato es recordado por sentar las bases del proyecto político más ambicioso de la historia sudafricana. Su hoja de ruta, el Programa para la Reconstrucción y Desarrollo, sentó las bases de una democracia representativa funcional: el redactado de una nueva constitución;  la reconciliación nacional; programas sociales de pensiones, sanidad y educación; redistribución de la riqueza nacional y el abandono del aislamiento internacional de Sudáfrica. Todo un ejemplo de transición política. 

En Sudáfrica es considerado el padre de la nación. Se utilizan los apelativos cariñosos de  «Madiba» o «Tata», de su lengua Xhosa natal, que significan padre.

¿Cómo celebrar el Día de Nelson Mandela en Londres?

Londres celebrará el aniversario del Día Internacional Nelson Mandela con eventos lúdicos y festivos en 89 Garratt Lane, al lado de King’s George Park. Por el precio de cinco libras, que incluye la comida, es posible acceder al recinto y disfrutar de los actos. La recaudación se destinará a Starfish Greathearts Foundation, que ofrece tratamiento y apoyo a niños afectados por el SIDA en Sudáfrica

Por la mañana, a las 11:05, se disputará un partido de rugby amistoso entre Sudáfrica y Australia. Tras el partido habrá un descanso para comer y por la tarde, hasta la noche, se celebrarán conciertos con Casey Leigh y Babalas como artistas invitados.

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio