Cinco lugares para descubrir viajando en la Circle Line

0
Circle line

Fuente: © Transport for London

Otra semana más os demostramos que el metro de Londres os puede ayudar a descubrir la ciudad sin bajarse del tren subterráneo. Londres es una ciudad con una gran variedad monumental que atrae a todos los turistas. Al ser una gran ciudad recorrerla en transporte público te hará acortar distancias. Además, es ideal para aquellas personas que están pocos días en la ciudad, ya que evita perder tiempo yendo de un lugar a otro. La Circle Line ofrece todas estas opciones.

A simple vista, el metro de Londres puede parecer un caos. Sin embargo, cuando lo descubras un poco te darás cuenta que te puede ser muy útil viajar en él. Desde El Ibérico te ayudamos a descubrir los cinco lugares más importantes que podrás descubrir viajando en la línea circular del suburbano londinense.

¿Qué ver si viajas en la Circle Line?

1. Palacio de Kensington

Esta enorme mansión ha sido propiedad de la monarquía desde 1689. Por ella han pasado personajes como el príncipe Guillermo III o Diana de Gales, entre otros. Actualmente es la residencia de los Duques de Cambridge, los Duques de Sussex y, también, de la Princesa Eugenia. El edificio es completamente de ladrillo rojo y fue reformado por el mismo arquitecto que se encargó de de la obra de la catedral de St. Paul: Christopher Wren.

El edificio está abierto al público para recorrer algunas estancias de la realeza y descubrir una muestra de los enseres, vestidos y objetos personales de la familia real. El palacio ofrece una estancia dedicada a la reina Victoria, la cual también vivió en el palacio. Además, hay una exposición dedicada a la Princesa de Gales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Kensington Palace #kesingtonpalace #hydepark

Una publicación compartida por Jordan (@jordanjpennington) el

2. Cathedral St. Paul’s

La Circle Line no cuenta con una parada concreta a las puertas de este monumento, pero desde la parada de Monument se tarda diez minutos andando en llegar a esta basílica. Es un elemento primordial, que no debes olvidar al visitar Londres. Su cúpula es la segunda más alta del mundo, después de la de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Tiene tanto valor arquitectónico que en su interior se han rodado varias películas como Mary Poppins o Sherlock Holmes. También, sus columnas han sido testigos de acontecimientos muy importantes como la boda del príncipe Carlos y Diana de Gales, entre otros.

3. Teatro Apolo de Londres

Este teatro abrió sus puertas el 22 de febrero de 1901 con la obra ‘The Belle of Bohemia’. Fue el cuarto teatro construido en Shaftesbury. Con gran variedad de musicales y teatros por su escenario han pasado infinidad de actores. El 19 de diciembre de 2013 sufrió un derrumbe, durante un pase de la obra ‘The Cruious Incident of the Dog’, debido a las fuertes lluvias de otoño. Hubo 88 heridos, pero ninguno mortal. Su oferta de ocio y cultura es una buena opción para hacer después de ver monumentos al aire libre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#liveattheapollo

Una publicación compartida por Tristan (@nztristannz) el

4. Banco de Inglaterra

Aunque en sus orígenes era un banco privado de la aristocracia británica, ahora es el banco que controla la economía del país. Encargado de dictar la política monetaria de Reino Unido, su verdadero atractivo es su fachada arquitectónica. El edificio fue construido por el arquitecto británico John Soane entre los años 1792 y 1823.

5. Palacio de Westminster

Conocido como la casa del parlamento, es uno de los cuatro lugares Patrimonio de la Humanidad que tiene Londres. A la orilla del río Támesis, es uno de los monumentos de obligada visita. Situado al lado del famoso reloj Big Ben, ha sido fotografiado por innumerables objetivos. En principio fue pensado como residencia real, sin embargo entre sus paredes no ha vivido ningún monarca. El palacio además de albergar las cámaras del parlamento, en su interior hay bares, restaurantes y gimnasios. No te podrá faltar para descubrir la historia de Londres.

Historia de la Circle Line

Con 39 estaciones, la Circle Line se inauguró en 1949. Aunque desde 1854 consta en las actas del parlamento y hasta 1884 no empezaron las obras. Su principal peculiaridad es que su recorrido es circular. Si tienes tiempo, y te pasas tu parada no te preocupes, si esperas 49 minutos volverás aparecer otra vez en tu parada.  También, se le conoce como la línea virtual, ya que no posee ninguna estación propia y comparte la gran mayoría de paradas con la Central Line.

Sobre el autor

Doble Graduado en Marketing e Investigación de Mercados y Publicidad y Relaciones Públicas. Una de mis pasiones es la escritura y aquí la practico. Mientras, descubro el sinfin de oportunidades que Londres nos regala.

Deja tu comentario