Cinco rutas espectaculares para hacer en bicicleta desde Londres

0

Una bicicleta es todo lo que se necesita para improvisar un pequeño viaje que te permita también experimentar el placer de emprender una aventura personal que, además, es gratis. Recorrer caminos nuevos abre y relaja la mente. Muchos expertos afirman que practicar ejercicio puede ser un remedio para aliviar el estrés, especialmente en ciudades tan frenéticas como Londres. Éstas son algunas rutas, con distintos niveles de dificultad, que El Ibérico propone para hacer en bicicleta desde Londres y acabar en lugares que no dejan indiferentes después de un recorrido espectacular.

Del Parlamento a Box Hill

Esta aventura de 42 km comienza cruzando el mítico puente de Westminster que, como todo el mundo sabe, se eleva sobre el río Támesis para unir el Parlamento en el lado oeste de la ciudad con Lambeth en el lado este. Una carretera en zig-zag forma parte de esta ruta más adelante, como también lo hizo en las Olimpiadas de 2012. Este reto comienza saliendo de Londres a través de Richmond Park, donde se recomienza evitar la colina para reservar fuerzas. Pasando Hampton Court Palace finalmente se ve el verde de Surrey. A continuación, el mejor consejo es sacar fuerzas para seguir pedaleando hacia el horizonte. La ‘Zig Zag Road’ de Box Hill ha sido incluso comparada con escalar los Alpes pero, en realidad, es sorprendentemente factible. Además, las vistas que ofrece solo juegan a su favor.

Ruta en bicicleta por el Westminster

De Londres a Brighton

Esta es una ruta pensada para valientes. Una ruta en bicicleta de 98 kilómetros de distancia hasta llegar a la costa sur de Inglaterra. El camino arranca al salir de la periferia desde la capital dirección sur para atravesar South Downs y descender hasta llegar a Brighton. Para ello, hay que coger la National Cycle Route 20 desde Wandsworth, que es llana la mayor parte del recorrido y pasa por muchos pueblos de lo más acogedores. Sin embargo, no hay que dejarse engañar. Ditchling Beacon, el tercer punto más alto de South Downs, se perfila al final del recorrido como el obstáculo final, aunque es cierto que las vistas son un espectáculo que puede hacer que merezca la pena, además de la satisfacción de disfrutar del mérito descanso al llegar al mar.

playa de Brighton Londres

 

De Greenwich a Gravesend

Esta ruta ofrece unas vistas que recrean un ambiente urbano extrañamente tranquilo. Tomando la National Cycle Route 1 a lo largo del camino del Támesis desde Greenwich hay que coger como referencia algunos puntos a lo largo del recorrido, como Cutty Sark, el O2 y la Thames Barrier que es, por cierto, una de las barreras de prevención de inundaciones más grandes del mundo. Hasta llegar a Erith se cruzan por el camino unas cuantas fábricas industriales abandonadas y plantas de tratamiento químico para hacer el asunto más interesante. Una vez en Erith la ruta se dirige hacia Darent Valley Path (vía Dartford) para continuar todo seguido hasta llegar a Gravesend. En total, la bicicleta habrá circulado durante 43 km.

Ruta en bicicleta a Gravesend

 

Desde Olympic Park a Epping Forest

La fuerza de voluntad lo es casi todo pero, en este caso, unos cuantos kilómetros menos también ayudan a conseguir el objetivo. Una distancia de 25 kilómetros separa la meta desde Olympic Park, donde comienza el trayecto. Dirección norte desde Hackney Wick por el canal del río Lea se pueden apreciar casas flotantes por el camino. Cruza la A110 y, poco después, sigue recto hasta llegar al espacio público al aire libre más grande de Londres con más de sesenta kilómetros de camino para perderse por el bosque. Por aquí, antes de llegar al destino, esperan senderos cubiertos de hojas que ayudan a olvidarse de ajetreo de la frenética ciudad de Londres.

Ruta en bicicleta hasta Epping Forest

The Tamsin Trail

Para terminar, más fácil aún, un último empujón de 12 kilómetros de distancia. Una vuelta muy agradable por el parque Richmond, durante el que se pueden hacer un montón de paradas para descansar a tomar un buen helado a lo largo del recorrido, para reponer fuerzas. Muchos ciclistas se ven circulando en los alrededores de este gran parque, en el que además se ven ciervos que alegran el paisaje. Aquellos que quieran un paseo más desafiante en el Richmond pueden abordar la subida de la colina de la Ruta Nacional 4.

bicicleta en el parque Richmond

Fotografía del sitio web de TimeOut

Sobre el autor

Deja tu comentario