Coge las riendas de tu vida

Hace tiempo fui una persona negativa y muy “enfurruñica”. Pensaba que todas las cosas buenas solo le pasaban a los demás, a los “suertudos”. Esas personas que tanto asco daban, que sus vidas eran toda felicidad, un encadenamiento de azarosos y geniales momentos que, por supuesto ellos, no se merecían en absoluto. Me da vergüenza admitirlo, pero esa era yo.

Paseando por una librería cayó en mis manos el libro “El secreto” – ohh, no, tú no, Caro- . Pues sí, me lo leí, y hasta me entusiasmé de veras pensando que las cosas podían funcionar, así de sencillo ¿Así que eso era lo que la gente feliz hacía? Tan solo pedir por esa boquita de pitiminí.

Siento decepcionarte y decirte que no, que las cosas no funcionan así de sencillo. En realidad es simple, pero no fácil.

Más que creer en la ley de la atracción, creo en identificar qué quieres e ir a por ello.

Sí, ya ves. La piedra filosofal vengo a descubrirte. El gran problema que veo: la gente no tiene ni p*** idea de qué es lo que quiere. Desde el trabajo que desempeñan hasta la pareja que eligen. Tampoco se está dispuesto a hacer sacrificios en post de eso que se anhela.

Nos quejamos del jefe, de los compañeros, de la compañía para la que trabajamos… pero las respuestas suelen ser vagas cuando se nos pregunta qué nos gustaría estar haciendo:

“No tener un jefe así, que las cosas se hagan de otra manera, un horario más adecuado” En vez de de “ Me gustaría trabajar de diseñador gráfico, en una startup con un horario flexible y compañeros a los que admire”. Ese es un punto de partida. Ya sabemos por dónde empezar a buscar.

En el tema pareja es aún más hilarante, si cabe:

– Quiero un novio, me decía una compañera de trabajo el otro día.

-¿Y cómo quieres que sea?

-Ahh, no sé, me da un poco igual, es que ya llevo cinco años soltera, y la verdad es que me ha ido muy mal en el mundo de las citas.

¡Acabáramos! ¿Así cómo vas a dar con alguien que te llene si no sabes ni lo que te llena? Es como ir a gran almacén sin saber lo que te vas a comprar. Una auténtica locura.

Estamos inmersos en la sociedad de la superficialidad, el todo para ya, tirado y masticado. Si no nos tomamos la molestia de coger las riendas de nuestra vida, dirigir el caballo hacia el destino que queremos y que nos salgan unas pocas ampollas por el camino ¿Cómo nos vamos a permitir el lujo de quejarnos sobre donde nos llevó un caballo desbocado y sin directrices?

Queremos que nos toque la lotería pero no compramos ni un puñetero boleto.

Y tú ¿Has cogido ya la riendas o sigues siesteando en el carro?

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio